Confucio y el sentido y direccionalidad de la Via

Por Alice Socorro Peña Maldonado

la-via

Cuando se estudia el Libro de Analectas de Confucio vamos a encontrar en 32 fragmentos de 15 capítulos la palabra Vía. Término que no pasa desapercibido por el lector si pretende conocer desde que lugar de enunciación se expresa el Maestro y sus seguidores.

Recomiendo la lectura total de libro. A continuación sistematizaré las enseñanzas que he obtenido en la reflexión de cada uno de los fragmentos y que me ha permitido valorar y reconocer su filosofía tanto para la vida de los ciudadanos, las comunidades, las naciones y los pueblos del mundo.

La Vía puede entenderse a partir de las siguientes 11 consideraciones:

a) Ésta debe estar presente en la realidad humana. Cuando está ausente se genera el caos y desorden. Para que permanezca requiere de personas que responsables de si y de otros, la enseñe, muestre lo suprema que es la fuerza moral que la constituye y que crea armonía y paz entre los seres humanos.

b) La Vía es la Palabra Alma que escuchada y puesta en práctica le da sentido a la existencia para dar vida. Se informa sobre la Vía pero no se puede compartir necesariamente pues para cada quien se establece un compromiso diferente. Compromiso que está basado en una intención y motivación propia.

c) La Vía no puede ser explicada en totalidad y es tan única en cada persona que no se puede imponer la propia. Al contrario se constituye en la unidad de la diversidad.

d) Cuando prevalece la Vía los pueblos son inteligentes y cuando está ausente se vuelven necios. La Vía es la puerta donde es posible el desarrollo y armonía de los conciudadanos.

e) La Vía puede ser asumida por todos, según su conciencia y voluntad. Triste cuando alguno ni siquiera tiene conocimiento o abandona sin hacer ningún esfuerzo por pereza o infidelidad hacia si mismo. Para seguir la Vía no se tiene que haber logrado totalmente el conocimiento o la virtud, basta con emprender el camino de los pequeños pasos hacia su propia bondad, verdad y belleza.

f) La Vía permite mantener la fe de unos a otros, amar el conocimiento verdadero y útil, y de ese modo mantener y defender la armonía  con la propia vida. Cada ser humano que se pone en camino a la Vía de su bondad, verdad y belleza tarde o temprano demuestra la grandeza de su propósito de su vida. Quien cultiva la Vía ama a todos sin excepción y busca la excelencia en cada uno de ellos. La Vía se da por etapas y es necesario respetar el proceso de humanización.

g) Una comunidad o un espacio vital que sigue la Vía brilla por sí misma, no hay pobreza, todos son incluidos. No existen los ricos y menos son adulados pues de haberlos son considerados una vergüenza, dado que su riqueza es fruto de la pobreza de otro. Se trata de una comunidad que estimule la vida humana plena y para ello debe comenzar a liberar al pueblo de la ambición, de la presunción, del resentimiento y de la codicia.

h) Un ser humano que asume la Vía de su Bondad, de su Verdad y de su Belleza sirve para administrar bienes, liderar personas y gestionar procesos que al final garantizará bienes y servicios a un pueblo. Si esta manera de ser/hacer no es reconciliable con quienes rigen el poder debe dimitir y renunciar pues es simplemente usado como escudo ante las quejas del pueblo. Servir al Estado que ha perdido la Vía, es sin duda vergonzoso. Sin embargo, un ser humano tiene una obligación moral de servir al Estado aunque prevea que no prevalecerá la Vía. ¿Con quién seguir en compañía si no es con los de mi propia especie? Si el mundo siguiera la Vía, no tendría que reformarlo.

i) Elegir Vía y sus principios (de la Bondad, Verdad y Belleza) va a encontrar sus detractores. Ya la maldad, la mentira y la mediocridad tienen sus adeptos, pues no tuvieron oportunidad a tiempo de conocer la Vía. Tiempo perdido es querer dialogar convencer e influenciar a aquellos que han decidido estar fuera de la Vía.

j) Para asumir la Vía se requiere convicción y determinación propia. Evitemos la ilusión y el posterior desengaño de creer que remontar la Vía se hace de la noche a la mañana. Requiere profundidad de su propia historia y del entorno cultural que le rodea, focalización del objetivo y disciplina de guerrero donde se convierte en su propio maestro. Si se avergüenza de si mismo no es digno de la Vía. El que permanece en la Vía será valioso en donde esté y con quienes se encuentran.

k) Si un pueblo es fiel a la Vía tendrán lideres que procederán bajo el espíritu de la libertad de conciencia de sus pueblos hasta hacerlos sanos, innovadores y productivos. Preferirán ser gobernados por hombres y mujeres virtuosos y sabios. Habrá justicia y tendrán autoridad entre todos. Restauraran las ciudades para enaltecer lo humano, cultivaran generaciones felices y ganaran el corazón del pueblo en todo el mundo. Los asuntos de su agenda pública que mas importan serán: el pueblo, los alimentos, el duelo y los sacrificios. La generosidad gana a las masas. La buena fe inspira confianza al pueblo. La actividad asegura el éxito. La justicia aporta alegría. En un mundo que sigue la Vía, la iniciativa política no pertenece a los ministros; en un mundo que sigue la Vía, los súbditos no tienen necesidad de cuestionar la política.

En fin, la Vía es tener como guía la Bondad, la Verdad y la Belleza como sentidos y direcciones que resignificados desde la realidad con los otros deben ser vividos en armonía, evitando la carencia o su exceso de unas con otras.

Anuncios

3 comentarios sobre “Confucio y el sentido y direccionalidad de la Via

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s