Confucio y el talento como servicio

Por Alice Socorro Peña Maldonado

cargosExiste una curiosa anécdota entre Francisco Villa, al mando de la División del Norte, y Emiliano Zapata, comandante del Ejército del Sur, que cuando llegaron a los alrededores de la Ciudad de México, no a pelear, sino a conferenciar, ambos jefes revolucionarios se dirigieron al Salón Presidencial donde se encontraba la Silla Presidencial. Villa invitó a Zapata a sentarse en la silla, pero el jefe suriano no aceptó y se limitó a decir ¿esa es la silla con la que pelean tanto? pues resulta hasta mágica “porque cuando alguien bueno se sienta en ella, al levantarse ya se había vuelto malo”. Anécdota que me permite introducir el impacto y alcance de un cargo, talento y mérito de quienes ocupan los altos mandos de un gobierno pero que también incluyen a todos los servidores públicos por su tarea de garantes de derechos. Estos elementos son claves para la eficiencia y eficacia o no del poder constituido y que requiere de parte del aparato del Estado debe tomar previsiones y aplicar criterios para que los ciudadanos que trabajan lo hagan con honestidad, capacidad y sentido ético.

¿Cargos que recargan la nómina estadal o una forma de dar empleos?

El Maestro Confucio dijo: «Es difícil encontrar a un hombre que pueda estudiar tres años sin pensar en alcanzar un puesto.» (Analectas 8.12.)

  • El sistema educativo técnico y universitario está orientado para el mercado laboral ya sea del sector público como privado. En las últimas décadas los contenidos curriculares ha recibido la influencia neoliberal por lo que sus egresados se orientan al lucro mas que al servicio. Mas al consumo que a la producción de bienes y servicios. Efecto que no tarda en sentirse en el mundo laboral del Estado, cuando sus instituciones conjuntamente con sus líderes, muchas de ellos sin claros sentidos y ausencia de planes de acción política gubernamental, trabajan de modo insuficiente o ejecutan sus tareas de modo equivocado, sin impacto y alcance social. Necesario es que al reclutarse, adiestrar y formar al funcionario público debe lograrse por una parte, ser asistido por políticas correctas y que la persona que ingresa responda al cargo donde se sienta útil, agradado y con posibilidades de crecimiento de modo integral.

Maestro dijo: «No entrometeros en el proceder de un cargo que no sea el vuestro.» (Analectas 8, 14)

  • Como ciudadanos solemos hacer críticas a quienes ocupan cargos en la administración pública. Solemos quejarnos continuamente del mal trato que recibimos cuando no somos atendido adecuadamente, conforme lo establecido. Pero es, en los cargos de mayor rango donde recae la lluvia de improperios a quienes lo ocupan. Esta práctica no es muy objetiva en si misma. A veces lo que asiste es la rabia y envidia de no poseer esos cargos por los privilegios que puede ostentar. De fondo no importa si lo hace o no bien, si no criticar sin mas. Pues hemos visto que luego obtienen un cargo del mismo nivel, no hacen mas que aprovecharse de los beneficios o prerrogativas del cargo.

¿Cómo superar la valoración del talentos masculinos y femeninos? 

Shun gobernó el mundo entero sólo con cinco ministros. El rey Wu dijo: «Yo tengo diez ministros.» Confucio dijo: «¡Cuán verdad es que es difícil encontrar personas capaces! Se supone que la época de Yao y Shun era abundante en talento, pero Shun encontró sólo cinco ministros; respecto al rey Wu, puesto que uno de sus ministros era mujer, de hecho sólo encontró nueve hombres. Aunque la Casa de Zhou dominaba dos tercios del mundo, seguía siendo tributaria de Shang. Puede decirse en verdad que la fuerza moral de Zhou era suprema.» (Analectas, 8.20.)

Ser ministro significa “hacer un servicio público”. En el mundo antiguo como aún hoy persiste la presencia mas de lo masculino que de lo femenino. No se trata de buscar una igualdad para obtener cargos sino de generar igualdad de condiciones y oportunidades para ambos, tanto a la mujer como al varón. Si queremos un pueblo potencia debe partir de la formación, competencia y preparación del ser humano desde su infancia. Formación que debe orientarse en humanidad, evitando así la presunción y la perversión a tiempo y destiempo. Hoy observamos escandalizados que tanto hombres como mujeres en el poder son capaces de hacer el mal sin importarle las consecuencias.

El Maestro dijo: «Un hombre puede tener los espléndidos talentos del duque de Zhou, pero si es arrogante y malvado, sus méritos no valen nada.» (Analectas, 8.11.)

Meritocracia basada en la rectificación y la humidad 

Confucio sostenía que, para que existiera orden en la sociedad, lo más importante era llevar a cabo lo que él llamaba “la rectificación de los nombres”. Es decir, lograr que las cosas reales estuviesen de acuerdo con el significado de sus nombres.

En otra ocasión, uno de los duques de la época le preguntó a Confucio por el correcto principio de gobierno, a lo que él respondió: “Que el gobernante sea gobernante, el ministro ministro, el padre padre, y el hijo hijo.” (Analectas, III, 11.)

“En otras palabras, cada nombre tiene ciertos significados que constituyen la esencia de la clase de cosas a la que ese nombre se aplica. Tales cosas, por consiguiente, deben concordar con su esencia ideal. Debe haber coherencia entre nombre y la realidad. Si no actúa así, no es gobernante, aun cuando pueda ser popularmente considerado como tal. Cada nombre en las relaciones sociales encierra ciertas responsabilidades y deberes. Los términos “gobernante”, “ministro”, “padre” e “hijo” son nombres de esas relaciones sociales, y los individuos que llevan estos nombres deben cumplir con las responsabilidades y deberes que les corresponde. Este es el significado de la teoría de Confucio sobre la rectificación de los nombres. ”  (Fuente: http://historiafilosofiachina.blogspot.com/2007/02/confucio-el-primer-maestro-captulo-iv.html).

Esto llama profundamente mi atención cuando el curriculum neoliberal implementó el preparar a las masas para hacer de todo pero nada en específico, convertirlo en un obrero intelectual, fragmentarlo en su saber. No así los grupos élites de universidades provenientes del norte que se especializaron en ser los directores, gerentes y gestores de las nuevas instituciones. Se trata de educar para ser completo y como equipo de trabajo.

En cuanto a la humildad son muchos los ejemplos que aparecen en Analectas donde Confucio se revela mas que simple transmisor, un creador de un sentido nuevo, que sus discípulos supieron  hacernos llegar como el Maestro Zeng de la Escuela Confuciana muestra el sentido del verdadero servidor público.

 

Aquí algunos relatos que les permitirá comprenderlos en texto, donde se exalta la acción de hombres que aplicaron las enseñanzas ofrecidas por Confucio:

  1. El Maestro dijo: «De Taibo, puede decirse en verdad que su fuerza moral fue suprema. Tres veces renunció al dominio del mundo entero, sin dar ninguna oportunidad a los demás para que lo alabasen.» (Analectas 8.1.) – Fuerza Moral.
  2. El maestro Zeng dijo: «Hace mucho tiempo que tuve un amigo que practicó lo siguiente: competente, pero dispuesto a escuchar a los incompetentes; con talento, pero dispuesto a escuchar a los que carecían de él; poseyéndolo, parecía no tenerlo; aceptaba los insultos sin ofenderse.» (Analectas 8.5.) – Escucha a pesar de su competencia y talento.
  3. El maestro Zeng dijo: «Podéis confiarle el cuidado de un huérfano, podéis confiarle el gobierno de todo un país; si lo ponéis a prueba, permanece inalterable. ¿Es alguien así un caballero? Sin duda, lo es.» (Analectas 8.6.) – Valor de la pequeña acción.
  4. El Maestro dijo: «No encuentro defecto alguno en Yu. Comía y bebía frugalmente, pero mostraba una absoluta devoción en sus sacrificios a los espíritus; se vestía pobremente, pero sus túnicas ceremoniales eran magníficas; su morada era modesta, pero empleó su energía en canalizar las inundaciones. No puedo encontrar defecto alguno en Yu.» (Analectas 8.21.) – Modestia y ser útil.
  5. El maestro Zeng dijo: «Un erudito debe ser fuerte y resuelto, puesto que su carga es pesada y su jornada larga. Su carga es la humanidad, ¿acaso no es ésta pesada? Su jornada se termina sólo con la muerte, ¿acaso no es ésta larga?» ((Analectas 8.7.) Responsable de la Humanidad.

Cuando miramos las noticias internacionales del Norte y del Sur de la tierra, estas están plagadas de malos ejemplos de corrupción, de olvido de promesas electorales. Élites económicas se apoderan del Poder político y hacen de ese espacio un negocio para sus amigos y trasnacionales para enriquecerse de los recursos bioenergéticas de los pueblos. Está ausente la fuerza moral, no son obediente al mandato del pueblo, no son capaces ni de pequeñas ni grandes cosas auténticas, no muestran ninguna utilidad sus acciones y sobre todo no se hacen responsable de los destinos de los pueblos, a no ser para controlarlos, someterlos y envilecerlos.

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Confucio y el talento como servicio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s