Confucio y el caos histórico

Por Alice Socorro Peña Maldonado

El Maestro Confucio, dijo: «Atrapado por la pobreza, un hombre valiente quizá se rebele. Si se le empuja demasiado lejos, también puede rebelarse un hombre sin moral.» (Analectas 8.10.)

Según la teoría del Caos, este forma parte de un proceso complejo (Caos-orden-organización-desorden-caos…) y depende de distintas variables por lo que es imposible definir y establecer lo que puede ocurrir. Solo que en lo humano, la Palabra liberadora del potencial y fuerza vital lo deriva tarde o temprano a su regeneración y transformación de lo histórico.

Hay tres elementos en un sistema caótico: a) Movimiento oscilante y periódico donde las trayectorias no se ajustan a un punto fijo, b) Determinismo donde el sistema no actúa al azar sino de modo determinista causado por una forma previa, no lineal y, c) Sensibilidad a las condiciones en la que las trayectorias que comienzan cerca, con el tiempo se separan exponencialmente. condiciones iniciales muy similares acaban dando lugar a comportamientos diferentes pasado un tiempo suficientemente largo.

Si miramos nuestra historia de vida o las realidades históricas de un pueblo o de la misma humanidad podemos observar estos ciclos orden-organización-desorden-caos y así sucesivamente. Todo cambia y está en permanente movimiento ya lo decía Heráclito de Éfeso. Esto nos permite comprender que ese cambio incesante puede ser ordenado en forma evolutiva o involutiva, hacia la humanización o deshumanización. De allí la responsabilidad y conciencia de los hombres y mujeres para constituir cambios epocales profundos y alcanzar la utopía que nos hace libres, sanos e innovadores de saberes y prácticas favorables a todos en sus distintos niveles etarios (infancia, juventud, adultez y ancianidad).

En la actualidad diversas condiciones y variables sistémicas han creado o están creando una situación caótica donde la humanidad viene siendo sometida a la máxima esclavitud y que no le permite retomar su propio dominio y soberanía como ser humano. Entendamos que existe un macrosistema que bien estructurado arremete e impone sus intenciones y busca que la humanidad se amolde a ella. De allí que buscan el control de las masas y la manipulación permanente convirtiéndolos en un “no ser” y por tanto no persona humana. Pero no toma la humanidad está conectada con ese sistema, por eso es posible subvertir ese orden caótico impuesto. Esto conlleva a un despertar de los que han sido esclavizados de modo total y parcial. Nadie escapa a ello.

Desde que los pueblos tomaron forma de civilizaciones (período matriarcal y matricéntrico) y luego en ciudades “desarrolladas” y se establecieron con poderes fácticos (periodo patriarcal hasta el presente), lo que era mundo de la vida produjo el sistema mundo que ahora conocemos, solo que el sistema mundo construyo “un mundo” que se convirtió en lo establecido, lo que no le permite al mundo de la vida constituirse y constituir plenamente.

Para el tiempo que vivió Confucio ese sistema establecido patriarcal basado en la enemistad, la guerra y el poder militar de unos contra otros, creó desajustes en la vida de los ciudadanos y comunidades de entonces, por lo que la miseria y la pobreza se instauró de modo permanente (siendo él y su familia afectados por la precariedad), pero el Maestro se antepuso como investigador y pudo observar ese fenómeno no solo para comprenderlo en cuanto lo causaba sino en cuanto lo mantenía. Pero fue más allá se planteó la pregunta ¿Cómo superar esa situación desfavorable para los pueblos?

Cuando ud. se dé la oportunidad de leer Analectas donde aparecen las enseñanzas de Confucio podrá entender el contexto histórico de ese momento y el sentido de su aporte esencial para nosotros como humanidad. Hoy me voy a referir a tres aspectos:

  1. La fuerza moral suprema sobre la renuncia al dominio del mundo. Si algo está presente en sus enseñanzas es valorar el comportamiento de sus discípulos cuando eran capaces de anteponer sus intereses egoístas por los valores altruistas de la bondad, la verdad y la belleza.(8.1)
  2. La ritualidad de un nuevo concepto de humanidad. Donde la ofrenda, el regalo y el don como persona no se basa en algo externo sino que surge del corazón. El Maestro dijo: «Sin los ritos, la cortesía cansa; sin los ritos, la prudencia es tímida; sin los ritos, el valor es pendenciero; sin los ritos, la franqueza es dañina. Cuando los caballeros tratan a sus propios familiares con generosidad, las personas ordinarias son atraídas a la bondad; cuando no se olvidan los viejos vínculos, las personas ordinarias no son volubles.» (8.2.) 
  3.  Defender la buena vía con el testimonio aunque otros no la entiendan. Y se defiende con la actitud, evita la temeridad y la arrogancia; en su expresión, se atiene a la buena fe; en sus palabras, renuncia a la vulgaridad y al sinsentido. El Maestro dijo: «Mantened la fe, amad el conocimiento, defended la buena Vía con vuestra vida. No entréis en un país inestable; no residáis en un país revuelto. Brillad en un mundo que sigue la Vía; ocultaos cuando el mundo la pierde. En un país en el que prevalece la Vía es vergonzoso permanecer pobre y anónimo; en un país que ha perdido la Vía, es vergonzoso convertirse en alguien rico y recibir honores.» (8.13.) 

Estamos en tiempos de caos pero no pueden faltar las intenciones de la humanidad o como pueblo que sufre las consecuencias pero que en su situación opresora aún sueña y anhela su liberación. Confucio nos da tres ideas fuerza para reflexionar y hacer conciencia con los otros. Sin Objetivos ni concienciación el caos y la incertidumbre no cesarán. Y estos tres aspectos señalados 1) La fuerza moral suprema sobre la renuncia al dominio del mundo. 2) La ritualidad de un nuevo concepto de humanidad. y 3) Defender la buena vía con el testimonio aunque otros no la entiendan nos ayuda a direccionar nuestro sentipensar, a ponernos en prueba y a construir Objetivos históricos que se convierten en trazos hasta darle la forma y concreción necesaria. El tiempo dirá sí lo hicimos conforme nuestro potencial y fuerza moral como pueblo de libertadores.

salgamos

 

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Confucio y el caos histórico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s