CARACAS: ¿CAOS URBANO O CUANDO LO IMPREDICIBLE ES GOBERNABLE?

Alice Socorro Peña Maldonado

caracas gobernable

RESUMEN

La participación ciudadana resulta una entelequia cuando creemos que basta un derecho que la establezca o un decreto que la apoye. Nuestra carta magna establece la participación en todas las formas vinculadas con los asuntos públicos pero esta no se hace desde la verticalidad burocrática propia como actúa las instituciones modernas sino desde los mismos constructos culturales históricos originarios, hegemónicos, contrahegemónicos y emergentes que son necesarios identificar y reconocer para impulsar procesos participativos desde los mismos saberes y prácticas sociopolíticas reales y sentidas.

Densidad y aglomeración de la población en edificios y viviendas, concentración de formas de trabajo comercial e industrial, mayor oferta y demanda de bienes y servicios, inversión del tiempo en el tráfico automotor, el hogar como dormitorio, la recreación como escape del caos de la ciudad, la ansiedad y la depresión como estilos de vida. “Pero la ciudad ofrece una libertad que no se encuentra en ningún otro sitio, aunque ello va unido también a la soledad”. (Capel, 1975). Frente a este panorama caracterizado por lo urbano en contraposición a la vida rural en la que unos más que otros hemos transitado cuando dejamos atrás nuestros pueblos y ciudades para venirnos a la capital con el sueño de mejores condiciones de vida. Sueño prometido por la democracia representativa (1961) y que desde la democracia participativa (1999) nos convoca  a tomar parte de los asuntos públicos como ciudadanos protagónicos, corresponsables y revolucionarios para hacer ruptura con la pretensión que sean otros los gestores de nuestra luchas y acción política y que solo nos ha convertido en sumisos y dependientes de quienes ostentan el poder político y económico.

Palabras claves: Participación ciudadana, Cultura urbana, Escuchar para organizar, Consejos Comunales, Saberes y prácticas sociopolíticas.

La participación ciudadana resulta una entelequia cuando creemos que basta un derecho que la establezca o un decreto que la apoye. Nuestra carta magna establece la participación en todas las formas vinculadas con los asuntos públicos. Y mucho más resulta una ficción cuando desde los sistemas de una sociedad se tiene una idea de la participación conforme a identidades culturales diversas a las nuestras. Y se valora aquellas en menosprecio a la participación basada en constructos culturales históricos originarios, hegemónicos y contrahegemónicos que si bien pueden ser superados algunos por su inoperatividad y no cónsonos a las nuevas realidades resulta necesario identificar y reconocer para impulsar procesos participativos desde los mismos saberes y prácticas sociopolíticas reales y sentidas.

Densidad y aglomeración de la población en edificios y viviendas, concentración de formas de trabajo comercial e industrial, mayor oferta y demanda de bienes y servicios, inversión del tiempo en el tráfico automotor, el hogar como dormitorio, la recreación como escape del caos de la ciudad, la ansiedad y la depresión como estilos de vida. “Pero la ciudad ofrece una libertad que no se encuentra en ningún otro sitio, aunque ello va unido también a la soledad” (Capel, 1975). Frente a este panorama caracterizado por lo urbano en contraposición a la vida rural en la que unos más que otros hemos transitado cuando dejamos atrás nuestros pueblos y ciudades para venirnos a la capital con el sueño de mejores condiciones de vida. Sueño prometido por la democracia representativa (1961) y que desde la democracia participativa (1999) nos convoca  a tomar parte de los asuntos públicos como ciudadanos protagónicos, corresponsables y revolucionarios para hacer ruptura con la pretensión que otros asuman nuestras necesidades, intereses y expectativas y luego las convierta en un poder de sumisión, dependencia e indefensión.

Una ciudad como Caracas cuyo escenario es un caos, entendiendo por esto lo impredecible y como el desorden ordenado de lo urbano con sus propias lógicas y simbolismos pero con sus habitantes, quienes en un orden espontáneo de su libre acción frente al orden establecido muestran sus rebeldías y resistencias aprendidas. En este orden espontáneo todos están interesados por el bienestar propio pero parece que nadie le interesa crear un orden. Persiste una autoorganización que no siempre es comprendida, es producto de la relación donde lo originario, lo geográfico y lo emergente se construyen y producen sus propias leyes y normas culturales, lo que hace sobrado un mando como suele revestirlo el poder institucional centralizado que planifica sin considerar estos elementos que materializan un orden desordenado o un desorden ordenado.

Esta introducción para dar cuenta de los hallazgos alcanzados cuando tuve la oportunidad de facilitar unos debates sobre el “Contexto sociopolítico para la participación ciudadana” a partir de las prácticas sociopolíticas, producto de sus saberes de 250 ciudadanos de 12 parroquias del Municipio Libertador (Santa Rosalía, El Valle, Antímano, La Vega, El Paraíso, Sucre, San Juan, 23 de Enero, La Pastora, San José, El Recreo, San Pedro) vinculados con los consejos comunales. Estos ciudadanos se expresaron acerca de la participación en vinculación con los problemas e instituciones y su manera de resolverlos e incluirse en su solución. La aplicación fue sencilla, se esperaba que la gente respondiera cuatro preguntas generadoras orientadas a la participación ciudadana, a los aspectos positivos y negativos de la comunidad, a los problemas de la comunidad y si participaban para resolver los problemas. Esta consulta se realizó en el 2010 cuando los consejos comunales venían forjándose lentamente con la movilización y organización de los ciudadanos que con voluntad y solidaridad aportaban su grano de arena en la consolidación del poder comunitario. Pese a los cinco años esto no le resta importancia al presente informe, pues los saberes sociopolíticos aquí registrados y visibilizados responde a una conciencia e imaginario colectivo que se hace presente cuando los pueblos se sienten identificados y convocados a ser hacedores y constructores de su propio destino.

Tratándose de un acercamiento al ciudadano que vive en lo urbano, a partir de la sistematización se puede reconocer los saberes que no solo problematizan y le afectan de modo colectivo sino que, plantean soluciones y esperan en la institucionalidad para su resolución definitiva. Sistematización que se hace a partir de la experiencia, “que está marcada fundamentalmente por las características, sensibilidades, pensamientos, emociones de los sujetos, los hombres y las mujeres que la viven” (Jara, 2009).

Frente a los resultados es vital saber escuchar y observarlos sin juicio y condena, interpretarlos desde sus códigos, desde la multiplicidad de mensajes con sus significados y significantes. Detrás de todo ello demuestra que el mundo de la vida tiene sus propias autonomías, sus propias riquezas, sus propias expresiones de poder y solidaridad, no siempre valoradas por el sistema que intenta siempre cooptar o apropiarse de ellas para dominar, controlar y mantener su supremacía.

 

CUANDO LA NECESIDAD OBLIGA

La participación protagónica, corresponsable y revolucionaria planteada en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en los planes de Desarrollo Económico y Social, y en los objetivos históricos de Plan de la Patria nos invita a comprender como nosotros los venezolanos participamos, nos comprometemos y actuamos en función del cambio y transformación en nuestros mundo de la vida y frente a los sistemas constituidos conocidos como el sector público y privado. El derecho a participar está establecido en la CRBV en los artículos 62 y 70 de los derechos políticos.

Pero ¿qué es ser participante protagonista? comencemos por protagonista que es un vocablo que proviene del griego, donde protos significa primero y agonistis quiere decir combatiente, luchador y jugador. El participante protagonista asume la realidad como es, como un guerrero que toma posición frente a la vida tal como viene dada, frente a unos seres humanos que de algún modo tienen las mismas necesidades, intereses y expectativas, estos lo reta, desafía, limita y problematiza la existencia, que busca superar, vencer y ganar, por lo que la lucha se convierte en una tarea de nunca acabar y de siempre comenzar.

Sabemos como ciudadanos que frente a los asuntos públicos (salud, vivienda, servicios públicos, educación, trabajo, ambientes saludables, entre otros) nos encontramos de modo individual y también como parte de un colectivo en un espacio geo-social que demanda participar queramos o no. No podemos mantenernos al margen, como el idiota que en el mundo griego, era llamado así, quien se mostraba indiferente, ignorante y ajeno a los asuntos públicos que afectaba a la ciudad. En cambio, participaba de modo protagónico, el ciudadano que daba su opinión en los debates, hacia propuestas y actuaba para la resolución de los mismos.

¿Qué es participante corresponsable? Es la capacidad de entender que la realidad no es una tarea de uno solo sino de muchos, que todos debemos tener conciencia de nuestros alcances y limites como individuos y entidades y que es necesario confluir en sentidos y direccionalidades para dar respuestas integrales y totales. Ciudadanos, comunidades e instituciones son corresponsables del buen vivir de todos. Y los derechos se garantizan en la medida que todos participan y no permiten que unos pocos se apropien de las tomas de decisiones.

Y que es ¿participante revolucionario? Participar conlleva al cambio individual y a la transformación en el entorno. No basta la reflexión si no se llega a la praxis revolucionaria. Donde el debate lleva a la acción y la acción es evaluada en el debate para nuevas acciones.

Por eso, la participación exige no sólo a plantear problemas y la necesidad de crear rupturas y quiebres de situaciones inaceptables sino a resolver a corto y mediano plazo, así como a derivar transformaciones profundas y de largo alcance.

En nuestro caso de estudio, las personas de estas once comunidades reflejaron como problemas más resaltantes, la basura (artículos nº 127 y 128 de los Derechos ambientales) y la inseguridad (artículos nº 43, 46, 47 de los derechos civiles). Generalmente la gente resalta el problema, no el tema o derecho que representa el asunto público. Veamos a continuación que plantearon los ciudadanos y ciudadanas de estas comunidades caraqueñas:

Ante el problema de la Basura resaltaron los siguientes aspectos:

  • El Estado debe implementar Políticas Públicas efectivas en la recolección de la basura y reciclaje de los desechos.
  • Realizar permanentemente jornadas de limpieza y recolección de chatarra por parte de la Alcaldía.
  • Planificación de los horarios del servicio de recolección en función del uso de los contenedores. Colocar más contenedores.
  • Ir a la alcaldía para exigir un mejor servicio del aseo urbano.
  • No pagar el servicio del aseo urbano hasta que no funcione bien. Pagar el servicio del aseo Urbano.
  • Crear espacios para la discusión del problema de la basura para que la gente se comprometa en su solución.
  • Organizarnos para un uso alternativo de reciclaje.
  • Crear brigadas ambientalistas conjuntamente con las escuelas, liceos y ciudadanos del sector.
  • Botar la basura dentro del contenedor. No botar la basura en la calle. Echarlas en bolsas resistentes evitando así se revienten.
  • Que el Consejo Comunal elabore proyecto con el fin del resolver el problema de la basura.

Ante el problema de la Inseguridad:

  • Presencia de módulos policiales o de la Guardia Nacional
  • Mayor presencia de la policía en el sector y prestar mayor atención a su servicio
  • Mayor patrullaje por el sector diurno y nocturno (las 24 horas al día)
  • Que la comunidad hagan justicia porque los policías no hacen nada
  • Control de las bandas que actúan libremente
  • No a los operativos sino al patrullaje participativo
  • Crear conciencia de la inseguridad y violencia en las comunidades, así como tomar decisiones para resolver el problema
  • Mano dura con el hampa: delincuencia, venta y consumo de drogas y alcohol, robo de vehículos, soborno a los policías
    • Ante el problema de la drogadicción tomar medidas preventivas y curativas
    • Denunciar a las personas incursas
    • Que la comunidad tome conciencia del problema de la droga para disminuir el consumo
    • Buen uso del tiempo libre, trabajo decente,
  • Que el Consejo Comunal o la comunidad organizada elabore proyecto con el fin del resolver el problema de la Inseguridad
  • Construir módulos policiales
  • Crear colectivos de seguridad a través de mesas de seguridad
  • Implementar sistemas de telecomunicaciones

Somos definidos por el lenguaje que permite  la construcción humana y a su vez condiciona nuestros actos del pensamiento y de la acción. Dentro del lenguaje encontramos en la oralidad un lugar teleológico para los fines de organización comunitaria y comunal que nos re-cuerda nuestro potencial originario: nos constituimos desde la Palabra desde la escucha de unos a otros. Escuchar esas voces y miradas de un pueblo que habla nos hace reconocer que todo puede ser de una manera más simple. Preguntar para encontrar respuestas es entender que el otro tiene la solución, el remedio o la medicina sobre sus propios problemas. Y muchas veces quienes asumen el poder manifiestan su rechazo, su desprecio o menosprecio de que “todo puede ser de otra manera” distinta al poder establecido.

Para los consultados participar tiene sentido cuando se busca mejoras, se colabora para el buen vivir, se contribuye en el desarrollo y al bien común, al ejercicio pleno de las facultades humanas, se busca la calidad de vida de toda la comunidad y un cambio positivo para vivir mejor, se da lo mejor con el concurso de todos, se lucha para transformar la realidad para el bienestar y beneficio de todos, cuando se superar las cosas y para construir la identidad colectivamente.

DE LOS SABERES A LAS PRÁCTICAS SOCIOPOLÍTICAS

Como sujetos sociopolíticos poseemos saberes y prácticas que reconocidas o no, valoradas o no, son constituyentes a nuestra identidad y a su vez instauran las realidades que deseamos. Lo que muchas veces observamos es que no siempre se logran alcanzar lo que se pretende. Del querer al hacer hay un abismo que pasa por procesos informativos, por espacios y encuentros dialógicos que favorecen la producción del conocimiento y sinergia necesarios que apuntan a acciones reales y concretas que produzcan situaciones nuevas.

Por sujetos sociopolíticos se entiende los hombres y las mujeres en sus diversos ciclos de vida (niños, jóvenes, adultos y ancianos) que actúan para lograr algo, así como las entidades que conformadas por seres humanos ofertan desde las demandas sociopolíticas de los primeros mencionados. Relatarlo parece simple, llevarlo a cabo resulta una odisea. Pues a esto se le suma no sólo los recursos espirituales y materiales para llevarlo a cabo, sino la honestidad, el talento y la responsabilidad de quienes tiene la tarea de garantizar a través de la dirección de recursos, liderazgo de equipo y gestión de procesos, el derecho establecido que conlleva a un deber para la contraparte.

Pero esto resulta imposible cuando los sujetos sociopolíticos (constituyente y constituido) no se escuchan pero hablan todos al mismo tiempo. Una torre de babel de exigencias, de inestabilidad, de descalificación, de intranquilidad, de resignación, de resentimientos, de desconfianza, confusión y arrogancia, de negación y rechazo al otro, que hacen que ambos, olviden su propio ser y quehacer.

Para Fernando Flores, las promesas, las peticiones, las afirmaciones y las declaraciones son los actos de conversación que generan acciones. Y es en el uso del lenguaje donde la participación da inicio al acto político que busca resolver problemas, abrir posibilidades y producir acciones. Esto tiene mayores posibilidades de materialización cuando la escucha existe en ambos sentidos. Nos hacemos entonces, desde la dialéctica y desde lo antagónico de ambos sujetos sociopolíticos, pero también desde nuestras propias inconsistencias y contradicciones. Donde debe persistir una red de conversaciones que permitan la construcción de prácticas sociopolíticas a partir del diálogo de saberes y donde la palabra es energía y motor esencial de cambios individuales y colectivos.

El lenguaje aparece conectado con la constitución, la efectividad o la transformación de la organización. (Flores, 1997). Veamos entonces como un pueblo se expresa y logra producir diversos constructos que son necesario asumir para quienes tienen la labor gubernamental. Para ello se ha resumido en tres ítems: los espacios de confianza y solidaridad, la acción ético político y el cómo de la participación. Sin embargo, es más real y sencillo en su expresión y realización.

Veamos sus respuestas:

  1. La participación como espacios de confianza y solidaridad

Es unidad, apoyo, integración, interrelación en la vida cotidiana comunitaria y local

Ser útil y hacer algo por la gente, ayuda mutua, trabajo de equipo, es actuar como familia, es proceder con humildad y humanidad, es ser compañeros, es estar disponible

Es solidarizarse, es valorarnos como vecinos, es respetar al otro, es buscar la convivencia, es amarnos

Es ser buen ciudadano, es mejorar la calidad humana, es ser un buen testimonio en la comunidad, es ayudarnos voluntariamente

Es seguir los consejos del presidente y conservar lo bueno que nos está dando

  1. Acción ético-política

Es trabajar socialmente con ética y responsabilidad, es luchar, es servicio, es actuar en un compromiso social, es organizarse en torno a los problemas que nos aqueja,

Es estar presente en las reuniones, es reconocernos con problemas y que podemos resolverlos juntos, es apoyar proyectos que permitan el cambio y la mejora de los servicios comunes, es emprender y actuar con actitud positiva

Es ser honesto, perseverante, tomar decisiones a favor de todos y en base a intereses comunes y colectivos

Es construir una nueva forma de hacer política e ilusionarnos de nuevo, es romper con la cultura de la decepción e incredulidad, es evitar decepcionarnos de quienes nos prometen y no cumplen, es enfrentar el descontento, es vencer la apatía

Es ejercer la dirección política de las comunidades, es organizar a la gente, elevar la conciencia política y llevar adelante el proceso revolucionario venciendo todos los obstáculos.

  1. El cómo de la participación

Convocando a todos, comunicándoles, informándoles, expresándolos públicamente, opinando desde sus saberes y conocimiento

Aportando ideas, discutiendo y debatiendo los problemas para dar soluciones concretas a los problemas, es participar en las tomas de decisiones,

Movilizando, colaborando, cooperando, contribuyendo, protagonizando, interviniendo, incluyéndonos, participando activa y pasivamente, es interesarse por el problema de todos, involucrarse, es interesarse,

Es un proceso mediante el cual la ciudadanía se empodera de las herramientas legales para darle solución democrática a los problemas colectivos

Al apreciar y valorar estos saberes podemos señalar que nuestra comunidad caraqueña representada por estas voces y miradas revelan conocimiento y madurez política.

Llama la atención en cuanto a la definición de la participación ciudadana incluyen el sentido, el cómo, y los fines últimos enfocados a una visión y ética social. No persiste un discurso acabado como el existente en el mundo político e intelectual.

CUANDO EL CAOS SE ORDENA PARA GOBERNAR OBEDECIENDO

La cultura urbana es la expresión relativamente grande, densa y permanente de individuos socialmente heterogéneos que se desenvuelven en una determinada ciudad. Sin embargo, “La organización social y el sistema cultural dependen de algo más que el número y la heterogeneidad de los individuos; hay que tener también en cuenta la estructura tecno-social, fundamento organizativo de la sociedad”. Caracterizado de distintos contextos sociales y culturales la ciudad quienes la integran se organizan para habitar y hacer su vida, de acuerdo con su estructura social y su actividad económica y cultural” (Castells, 1972).

Construir conocimiento a partir del dialogo de saberes resulta una tarea de las instituciones estadales tanto locales como nacionales. Consultar permanentemente para formular políticas públicas es un mandato constitucional pero esto no ha sido llevado a la práctica. Las emergencias, las improvisaciones, los cambios de planes y de encargados de la administración pública han impedido consolidar un Estado Popular que asuma el diálogo permanente y la escucha de lo que piensa y quiere la gente y actuar en función de esto. De hacerlo sería realmente un poder obediente al sentipensar del pueblo que no solo generaría confianza sino que estaría dando respuestas reales. “Cuando desde Chiapas se nos enseña que “los que mandan deben mandar obedeciendo” se indica con extrema precisión esta función de servicio del funcionario (el que cumple una función) político, que ejerce como delegado del poder obediencial” (Dussel, 2010). El poder obediencial es el poder que ejerce el elegido del aparato representativo, pero en el nivel de la participación el poder es ejecutivo. Para ello es necesario que el pueblo esté organizado y su voz sistematizada para generar líneas de acción pertinentes y precisas.

A continuación se presenta cuatro componentes sobre lo que propone los consultados frente a lo que la Comunidad/Estado debe organizar para resolver los problemas y transformar de fondo sus realidades:

  1. Componente Humano

Selección de los líderes naturales de la comunidad que contribuyan a la unidad de la comunidad

Organizar grupos de ciudadanos por intereses en el marco del liderazgo cooperativo

Construir las normas de convivencia y de encuentros comunitarios (puntualidad, respeto)

  1. Componente Formativo

Formación de liderazgo en materia de organización para resolver problemas o en función de aspectos concretos

Formación de la conciencia política y la concienciación de los problemas comunitarios a partir de un trabajo permanente

  1. Componente Critico Propositivo

Formar en herramientas informativas y comunicacionales para la creación de periódicos, trípticos, panfletos con el objeto de convocar, motivar, estimular a la gente a integrarse en los esfuerzos de resolución de los problemas

Creación de campañas de difusión sobre los problemas de la comunidad para involucrar a los vecinos y acordar juntos soluciones sustentables y sostenidas

Charlas, talleres y foros de reflexión para la acción ante los problemas cotidianos y en vínculo con las instancias competentes

  1. Componente Etico-Politico

Organizarnos para conocer a fondo los problemas y buscarle soluciones viables conjuntamente con las instancias competentes. Trabajo mancomunado.

Organizarnos por derechos, intereses y expectativas para formar comités comunitarios y trabajar conjuntamente con los del Consejo Comunal para ir a los organismos competentes.

Articular con las organizaciones afines a los problemas: basura, alumbrado público, inseguridad, condominio, transporte, vialidad, ruidos, electricidad, mercal, mendicidad, drogas, canchas, buhonería.

Movilización permanente ante las instituciones competentes para reclamar, quejarse y demandar eficiencia y eficacia solicitar la intervención del Estado en lo que la comunidad no puede resolver. Previo diagnóstico comunitario. Coordinación y activación de las comunidades con el gobierno. Organizarse para hacer presión y las autoridades dé respuesta a la comunidad. Exigirles la solución con el concurso de todos

Sanciones a quienes infringen la ley, los decretos. Multar quien incumple.

Todo esto indica la necesidad de organizar a la gente desde sus necesidades, intereses y expectativas. Un pueblo demuestra tener el saber, falta formar para la práctica ciudadana. Resulta rica la exposición de propuestas en su diversidad lo que afirma la capacidad de nuestro pueblo y de nuestras comunidades en pensar y dar solución, solo que no es consultada y valorada su opinión.

Pero no faltó la pregunta de las mil lochas: ¿Ud. participa o no, en qué y cómo?

Los que afirmaron si expresaron que lo hacían en: Conformación de consejos, Comités de tierra urbana, Mesas técnicas de ambiente, Misión cultura, Consejo Comunal, en el frente cultural, en el PSUV, en Barrio adentro, en los planes vacacionales, en la casa de alimentación, en el Club de los abuelos, en las Juntas comunales, parroquial y vecinal, en el comité deportivo y salud y  en la Protección al CDI.

No obstante, al indicar que hacían, fueron todas sus respuestas muy interesantes y útiles en la vida de la comunidad:

Acciones Actividades
1 Organización Fomentando la conformación del consejo comunal a través de charlas y reuniones

Supervisor del Centro Municipal de Apoyo del Poder Comunal

2 Cooperación Promoviendo la incorporación de políticas de desarrollo como medio para garantizar el fin de la exclusión de la vida y el pleno reconocimiento de la igualdad de todos

Elaboración de Proyectos de mejoramiento

Aportando ideas para la solución de los problemas

Colaborando cuando me llaman y me invitan a participar

Trabajando en la comunidad

Hacer un proyecto y llevarla a la alcaldía

Participo articulado con los médicos cubanos en el censo de los minusválidos como lo es del medicamento, sillas de ruedas, muletas y otros

Colaboro con los exámenes de laboratorio pues labora allí

Colabora en la organización de eventos en su sector

Colaborando  con materiales

Apoyo logístico a eventos y reuniones

Participo en el área de deporte induciendo a los jóvenes que practiquen el mismo

3 Comunicación y promoción Promoviendo la ley del Consejo Comunal

Vocero de salud, deporte, seguridad, educación, protección social

Mantengo contacto con mis vecinos para mejorar cada vez mas

Productor de audiovisuales

Llamando, comunicando, motivando e invitando a reuniones. Pido ayuda y colaboración a los vecinos

Colaboro con la elaboración de las cartas

Converso, comunico y veo los problemas

Conociendo a los vecinos, ayuda a otras personas, dando el ejemplo de buen ciudadano, tener una cultura de preservación

Trato de comunicarme por medio de mis escritos y si podría participar porque me inquieta la comunidad

Orientar a ciertos grupos de individuos para que de una forma a otra incidan en su entorno

4 Presencia y apoyo Asistiendo e integrándome al Consejo Comunal

En las reuniones de la comunidad

De voluntariado dependiendo de la situación de trabajo

Busco informaciones y las llevo a la comunidad

5 Inspección Contralora social de los recursos de la comunidad

Reclama los derechos cuando no estoy de acuerdo con algo o si veo que se está haciendo algo mal intervengo

Supervisando los trabajos realizados y en proceso

Resolviendo problemas que han sido abordados con pañitos caliente

6 Presencia a instancias estadales Realizo diagnóstico a las propuestas planteadas a la comunidad por escrito o verbal  para que el CC lo discuta, saque conclusiones y recomiende

Participa r en las organizaciones y organismos competentes para solucionar el problema

7 Cuidado y Vigilancia Pintando las señales de tránsito en caso de esta necesidad

Llamo a la policía cuando hay irregularidades en el sector educando a los discapacitados

Vigilando que las ordenanzas se cumplan y regaño a los infractores

Colaborando con las jornadas de limpieza

8 Acciones individuales No boto la basura donde lo hacen los demás en una calle ciega sino en un contenedor que está bajando

Limpieza de mi propia frente incluida la calle, cuidado de los árboles y arbustos cercanos, colaborando con el mantenimiento de las áreas verdes,

9 Estudiando y aplicando conocimientos Participando siempre que se haga necesario

En cualquier actividad que me inviten

Estudiando gestión social para el desarrollo local

Pongo en práctica mi conocimiento en pro de la comunidad

10 Condominio Lavamos el Edificio

Trato de no botar basura en las áreas comunes ni en la calle

Corro alguno de los muchachos que he pillado rayando las paredes

Estoy pendiente de lo que falle para notificarlo al condominio

Reclamo en el condominio por la basura

Reclamo a la gente que perturba mi tranquilidad

Evito lanzar basura en las calles

Comento a mis vecinos que cierren bien sus puertas

Fui miembros de la administración del edificio

Trato de mantener el Edificio limpio junto con mis vecinos

Doy mis opiniones al condominio

Mantengo limpia mi casa para dar ejemplo

Evito sacar mi perro a hacer sus necesidades en la calle

Vale destacar que en apariencia son tareas y actividades que pueden pasar desapercibidas pero que son las que hace y dan sentido de comunidad.

Los que expresaron que no participaban dijeron como razones lo siguiente: por motivo de enfermedad, porque ya no puede hacer nada y a los jóvenes le corresponde lidiar mucho para corregir estos problemas, porque la gente habla y nunca hace nada, por factor tiempo, porque me tienen excluida, trabajo y estudio y me encuentro fuera del hogar, estudio y me preparo cada día más, prefiero no preocuparme de mi entorno residencial, porque los CC se lo tomaron una empresa privada para ellos y para sus amigos y familiares, porque no existe mucha concientización en estos CC, porque no ha habido poder de convocatoria, no me llaman, si me dijeran lo haría con mucho gusto, en el momento que haga falta estoy dispuesta a colaborar, porque no hay organización, de haber mejor organización participaría mas, porque se me hace difícil, porque otros lo hacen por mí, por falta de integración entre los vecinos, falta de motivación pues predomina fuerte oposición, el horario del trabajo me lo impide, no pero tengo las ganas de hacerlo ahora con los CC. Otros expresan que en su trabajo como servidor público se realizan actividades en comunidades. Motivos todos estos que sirven para reflexionar y corregir lo que impide que la participación sea una experiencia enriquecedora y nutritiva.

Para los ciudadanos de la urbe de Caracas su visión de participación no se ajusta al deber ser de las instituciones ni implica estar en un espacio y tiempo dado, puede hacerlo con sus aportes, como bien se evidencia en las respuesta. La gente tiene modos y maneras de participar lo que contrasta con ciertas percepciones institucionales que sostienen que la gente no participa. Es importante comprender que hay formas de hacerla y que resultan más validas para la gente. Las instituciones deben abrirse a estas opciones y canalizarlas desde la realidad institucional.

CONSIDERACIONES FINALES

  1. Participar en lo urbano tiene sus propias lógicas, significados y órdenes, así como la existencia de rebeldías y resistencias
  2. Participar desde lo urbano va a depender de las necesidades, intereses y expectativas reales y sentidas por un grupo humano
  3. Participar protagónico, corresponsable y revolucionario va a depender de la conciencia y acción sociopolítica de cada ciudadano.
  4. Participar desde lo urbano se inicia desde la Palabra, desde las voces y miradas que constituyen saberes y prácticas aprendidas o imitadas.
  5. Participar significa partir con el otro algo y esta se inicia con los saberes, al compartir las propias vivencias y experiencias de vida para construir el mundo que nos rodea
  6. Participar en lo urbano convoca a un Estado e instituciones públicas a adecuarse a sus formas y maneras y educar para aquello que falta.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  • Austin, J.: (1962) Cómo hacer cosas con palabras. Paidos. Barcelona. España.
  • Capel, Horacio (1975) La definición de lo urbano, Estudios Geográficos, nº 138-139, febrero-mayo 1975, p 265-301.
  • Castells, Manuel. (1972) La Cuestión Urbana. Siglo Veintiuno de España Editores, S.A.
  • Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (1999). Gaceta oficial de la República Bolivariana de Venezuela. Nº 5.453. Extraordinario del 24 de marzo de 2000.
  • Dussel, Enrique (2010) 20 Tesis de Política. El perro y la Rana. 3era. Edición. Caracas. Venezuela.
  • Flores, Fernando (1982) Inventando la empresa del Siglo XXI. Editorial Hcichette. Santiago. Chile.
  • Freire, Paulo (1970) Pedagogía del Oprimido. Siglo Veintiuno. Argentina Editores, S.A.
  • Jara, Oscar (2009) La sistematización de experiencias y las corrientes innovadoras del pensamiento Latinoamericano. Diálogos de Saberes. Año 1 – Nº 3. Septiembre-Diciembre 2008
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s