Sistematización y construcción de conocimiento para una praxis contralora: Los artículos de Aporrea como unidad de análisis

Por Alice Socorro Peña Maldonado

comunas_13_apure

Cuando se plantea estudiar los artículos de Aporrea sobre contraloría social pareciera un trabajo relativamente fácil, ya que existe una sección sobre “Anticorrupción y contraloría social”, donde se encuentran estos temas. Sin embargo, en las otras secciones se hallan críticas a la gestión estadal o a las actuaciones de empresas privadas por no garantizar los derechos constitucionales desde lo colectivo (civiles, políticos, económicos, sociales, educativos, culturales, ambientales etc.) y el tema ético es una constante. Lo que pondera la complejidad de la CS cuando engloba todas las realidades de la vida diaria.

La necesidad de hacer visibles los saberes populares hace que esta comunidad virtual resulte idónea, por diversos motivos: a) porque el encuentro de hombres y mujeres que expresan sus miradas y voces acerca de este tema sin cortapisas de ninguna índole que no sea la misma del autor, es un ejemplo de libertad de expresión y de opinión, consagrada por la misma carta magna; b) el interés de los articulistas en expresar sus ideas desde una visión que construya al proceso bolivariano y con la intención de ser escuchados; c) hacer cuestionamientos a problemas que afectan a colectivos de ciudadanos y su llamado a los dirigentes políticos e instituciones competentes. Esta posibilidad es interesante, para el acto dialógico no se impone, quien escribe lo hace por conciencia y no porque alguien le solicita su opinión. d) porque quienes los leen pueden apoyar o contradecir sus argumentos a través de otro artículo; evitando ser atropellado por otro que no le permite terminar su idea. e) la posibilidad de escribir según su capacidad y contando con un espacio para publicarlo. No hay límite para su propia exposición; f) una actitud de confianza en el cambio y en la transformación, lo que significa de aceptación de las cosas, muy al contrario, de inconformismo pues la postura “contralora” de grupos opositores asoma una actitud permanente de desconfianza, de descalificación en la que objetan todo y para ellos no hay nada bueno. La confianza es una característica de los procesos recreadores y transformadores. Los saberes populares originarios y contrahegemónicos gozan de esta cualidad.

Ya en la elección de los artículos, estos se hicieron en función de palabras claves vinculadas a la contraloría social, pues este tema en el debate político del proceso bolivariano es de reciente data cuando se comenzó las discusiones del anteproyecto de Ley de la CS (2005) y posteriormente su aprobación en diciembre de 2010. No obstante, este tema es debatido permanentemente por los articulistas por las causas estipuladas en la Ley como “comportamientos, actitudes y acciones contrarias a los intereses sociales y a la ética en el desempeño de las funciones públicas, así como en las actividades de producción, distribución, intercambio, comercialización y suministro de bienes y servicios necesarios para la población, realizadas por el sector público y privado. (LOCS, art. 3). Están: burocratismo. corrupción, ineficiencia e ineficacia, especulación, acaparamiento e impunidad. Por su puesto se incluyó contraloría social. El artículo debía llevar en su titulo uno de estos términos y se le hacia una lectura desde las preguntas básicas que haría un lector: qué dice el articulista, por qué lo dice y para qué lo dice, a modo de precisar si el artículo correspondía al objetivo de investigación. Lo que supone que algunos fueron descartados.

figura7

Como complemento al cuadro anterior veamos información del número de los articulistas, artículos y claves de lectura sobre el tema de contraloría social:

figura 8

Por ser la contraloría social (83 artículos) un tema que desde 2006 se venía discutiendo en la Asamblea Nacional no resulta tener un número de artículos elevado. Sin embargo, desde la crítica de los ciudadanos, la corrupción (113) y la burocracia (75) tuvieron un número significativo.

Al leer detenidamente cada artículo con la intención de responder las preguntas iniciales, comienza a reflejarse unos énfasis que fueron dando forma a una primera construcción de categorías: sentido u orientación del articulista, planteamiento critico o propositivo, la confianza o no en las instituciones, en los lideres o en el proceso, los valores que expresa, casos específicos de contraloría social y memoria histórica.

figura9

Por lo que lleva a argumentar que los articulistas hacen énfasis en estos aspectos y que se denominaron del siguiente modo:

figura10

Luego todos los resultados de una categoría fueron estudiados uno por uno. Revisando, analizando e interpretando esos resultados por categorías. Lo que permitió desarrollar un concepto sobre cada categoría:

a)    Visión o utopía: se entiende como la capacidad y/o potencial del ser humano de visualizar en perspectiva futura y utópica. Se materializa en una visión, en un querer ser y hacer.

b)    Crítica de la realidad: se concibe como la capacidad y/o potencial del ser humano de confrontar la veracidad de su pensamiento respecto a la realidad (personas, cosas y situaciones).

c)    Propuestas para revertir la realidad: es la capacidad de producir posibles acciones o alternativas para superar lo problematizado.

d)    Confianza o desconfianza hacia las autoridades e instituciones: se expresa como la capacidad y/o potencial del ser humano de creer en sí mismo, en el otro y en el entorno.

e)    Acciones éticas: se entiende la capacidad y/o potencial del ser humano de construir la realidad desde los principios rectores, valores y acciones que surgen desde su sentido de vida.

Estas ponderaciones o énfasis de los autores pueden ser comprendidas como el propósito o intención de quienes escriben, que buscan convencer e influir en otros para buscar su apoyo, dar aportes, cambiar situaciones, a través de su utopía, criticas y propuestas, etc. Estas cinco categorías no siempre se dan en un solo artículo. Hacen énfasis en dos o más. Esto dado al propio interés del articulista. Cuando se expresan puntos de vista acentuamos aspectos que consideramos válidos y pertinentes mientras otros hacen énfasis desde su interés. Cada categoría es autónoma pero vinculada a las otras. Lo que permite ser trabajada individualmente y procesada para construir un papel de trabajo en el que surgen nuevas sub-categorías que es necesario comprender y contextualizar desde el tema de la contraloría.

Este segundo nivel de construcción de categorías que van a definir los propósitos de los articulistas refleja que cuando hablamos o escribimos es necesario apuntar a todos para que el discurso sea lo más completo posible. Y que la ausencia de unas de estas categorías en un discurso de interés sociopolítico podría tener menos alcance e impacto en el lector, debido a que su énfasis no se halla en el texto, lo que perdería cierto interés.

Ya vaciado cada artículo a cada categoría se recoge en uno como un papel de trabajo y se comienza a ordenar por ideas que se repiten o son novedosas. Estas se analizan, interpretan y se construye un nuevo papel de trabajo que tiene coherencia con la realidad contralora y da una nueva sub-categoría. Por ejemplo, en el caso del ítem (del primer momento) denominado ética, valores y acciones al cual posteriormente dentro de las ponderaciones se llamó “Acciones éticas”, produjo nuevas sub-categorías como: normas y procedimientos, edios de comunicación social y publicidad, punidad, contraloría social, contralores sociales y Estado.

Así a cada texto por categoría y subcategoriza se trabajo de nuevo en otro documento pero a de modo integrarlo, evitando la dualidad de texto aunque reconociendo de su articulación con los otros.

Este momento de sistematización es vital para el proceso de investigación donde el objetivo de los saberes populares se va reconociendo en representaciones originales, hegemónicas, contra-hegemónicas y emergentes. En cierto modo, nada se desecha. Todo tiene una importancia relativa.

Debido al volumen de artículos se hace bastante complejo su reorganización y construcción del nuevo texto que permitirá luego componerlo en un discurso coherente y con sentido al propósito investigador. Este trabajo de sistematización y de construcción del discurso es donde se requiere de un alto nivel de reflexión, síntesis y por supuesto, de ética y respeto al otro que escribe para evitar la manipulación o tergiversación de lo que quiso expresar. Aquí ocurre un fenómeno interpretativo del discurso individual para transformarse en colectivo. Puede ocurrir que los articulistas no se sientan identificados del todo pero si de algunas partes del mismo que va a depender de sus énfasis y aportes particulares. Esto puede ser visto por la incapacidad humana de la comprensión de la totalidad en un momento dado y menos en un discurso producido desde diversas visiones y posturas frente a un tema o problema común. Es en el momento de su validación cuando se efectuaron los conversatorios que me permitió observar mejor este fenómeno. Cada participante se mantenía en su postura original aunque también escuchaba al otro y se reafirmaba muchas veces en su posición.

De todo esto resultó un documento donde se sintetizan todas las voces y miras presentes en los artículos denominados “Visibilizando los saberes populares en la contraloría social” (Anexo 3)

Veamos a continuación los componentes derivados del estudio de estos artículos en que se conforma un pensamiento integral e integrador. A modo de explicar cada uno de ellos para una mejor comprensión se ha asignado un titulo que caracteriza sus contenidos:

a)    Componente Histórico Cultural ó Hacia una praxis emancipadora del pueblo contralor

En este componente el elemento histórico es de suma importancia pues constituye el marco donde se desarrolla el tema desde las perspectivas de los escribientes. Dos puntos centrales que reflejan los ciudadanos es hacer memoria de nuestro pasado y presente histórico que va desde la colonia, republicanismo, hasta el actual proceso bolivariano y el elemento cultural que supone y está contenido en la vivencia histórica vinculada a la CS. La historia se revela como una caja de pandora llena de antagonismos y contradicciones que desde una lectura general y parcial de los problemas de la corrupción, burocratismo, ineficiencia e ineficacia, impunidad, etc. podían no develar el entramado que supone; y la producción cultural ya sea en términos ideológicos, axiológicos y de acciones. De fondo el elemento cultural surge como la acumulación de las virtudes y vicios de los ciudadanos y las instituciones. En base a ella se producen o no los cambios y las transformaciones en el tiempo. Lo recurrente de este tema por parte de un grupo importante de articulistas y por caracterizar el fondo del problema resultó ser un componente esencial para su comprensión desde la complejidad histórico-sociopolítico.

Lo que exige de un proceso de concienciación por parte de los ciudadanos y las instituciones, pues su olvido e indiferencia hacen que retornen y se profundicen más los vicios en saberes, prácticas erróneas y perversas para la vida de la republica.

b)    Componente Percepciones Humanas ó Hacia una ciudadanía que se construya desde el reconocimiento de las voces y las miradas como acto de confianza y solidaridad.

De la fe y confianza que un pueblo tiene de sí mismo, en los otros, en el proceso y en las instituciones van a depender los cambios y las transformaciones anheladas y requeridas por los ciudadanos. La gente manifiesta su conformidad o inconformidad respecto a los dirigentes y funcionarios públicos, grupos políticos y económicos, procesos e instituciones. Esto explica que la gente aún cree, lo que no significa que son ingenuos. En este componente se hace evidente que el tema de la CS tiene rostros, y éstos se mueven por intereses ocultos. Es un aporte al tema de la CS pues muchas veces y conforme al discurso jurídico se señala más los que tienen que ver con los procedimientos y se oculta muchos actores que permanecen invisibles en la dinámica contralora.

Se puede correr el riesgo que la fe y la confianza de un pueblo como Poder Constituyente se vea golpeado cuando las instituciones como Poder Constituido no se sienten amenazado por las percepciones humanas y se mantienen indiferentes. Basta hacer una rápida lectura a las expresiones de los articulistas que no es más que la voz de un pueblo que se expresa pese a que las instituciones no escuchen.

Esto evoca a nuevas instituciones que sistematicen las voces de sus propios públicos y las legitimen institucionalmente. Remite a nuevos comportamientos y conductas institucionales que promocionen espacios para la participación y el intercambio de los puntos de vista que favorezcan el gobierno del pueblo desde su sentipensar y no proveniente de las intuiciones de quienes la dirigen.

¿Qué dice la gente de la institución? De sus proyectos, de sus planes, de sus inversiones, ¿los conoce, se le informa, se rinden cuentas de lo invertido y planificado? Son interrogantes que cada institución debe hacerse para mantener una interacción permanente con sus públicos objetivos, los ciudadanos con derecho a la información. Así se evita malos entendidos e interpretaciones erradas si las hay. Permite aclarar y despejar situaciones.

c)    Componente Estructural organizativo del sector público y privado ó Estado Burócrata organizado para la élite a un Estado organizado para la participación contralora del pueblo.

Una fuerte crítica al Estado burgués, burócrata y corrupto responde este componente. ¿Qué hacer ante esto, por dónde comenzar, qué teclas tocar, cómo construir con las herramientas que tenemos una nueva lógica social que implique el cambio del Estado? y ¿Qué capacidad tiene el Estado en su función de fiscalización y contraloría interna? Son preguntas que se hacen y responden los articulistas. Críticas que no se hacen como fin último, sino que les permite presentar propuestas que dan muestra de un pueblo con capacidades de crear y construir desde la realidad. No hay CS sin la crítica. Es la base donde se fundamenta la contraloría social cuando un pueblo observa que no se están haciendo las cosas conforme a lo establecido  ya sea por las leyes, los planes, o no se está viendo los resultados esperados.

El aspecto ideológico en la construcción del Estado subyace en las críticas y el deseo de participar en su conformación, son elementos claves de este componente.

d)    Componente Legislativo, Normativo y Procedimental ó Las leyes, normas y los procedimientos de contraloría social a partir del pueblo.

Este componente es el más vinculado a la Ley Orgánica de Contraloría Social aprobada en diciembre de 2010, que como constructo jurídico siempre tendrá aspectos por mejorar o considerar. Es un análisis crítico propositivo de 14 articulistas, se expresan las necesidades del ejercicio contralor, pero para ello consideran que la rendición de cuentas y el derecho a la información es la condición sine qua non de la práctica contralora. Por otra parte, se presenta el dilema de la contraloría social: individual o colectiva. Hay una afirmación hacia la práctica colectiva. Y una de las razones es que en grupo se pueden solventar los gastos de una acción que la ley presenta en el marco del voluntariado. Opción no muy clara cuando remite a un ejercicio ciudadano que ocupa tiempo y dinero para hacerlo, pues la voluntad de hacerlo es lo que debe privar, y el Estado debe correr con los gastos.

Finalmente, se hace un cuestionamiento al procedimiento de ley que para aplicar hay que pensar desde las realidades contraloras, desde sus complejidades e incertidumbres, en la que se pueden presentar conductas indeseables por parte de los funcionarios e instituciones que impedirían la acción contralora. Así como la necesidad de construir cultura contralora hacia el sector privado, pues el énfasis sobre la CS se refiere al sector público. Este aspecto sobre a quién se le hace contraloría social es un avance en materia legislativa, sin embargo, en el imaginario del pueblo aún no está asumido. Gracias a las últimas intervenciones del Estado por efecto de la especulación y acaparamiento del sector privado en desmedro del interés colectivo que ha afectado a un número importante de ciudadanos como ha sido el caso de la venta de viviendas, vehículos, entre otros.

e)    Componente formativo-educativo e informativo-publicitario ó Hacia una praxis ética contralor.

Este último componente que se complementa con los anteriores insta al Estado a ser formador y educador del ciudadano contralor. El Estado debe invertir en la educación para la vida ciudadana, no sólo de quien ejerce contraloría social sino en el servidor público o privado para que sea garante del derecho. Además debe invertir en información y promoción de la contraloría social para llegar a todos sin distinción y sin límites. Otro aspecto es regular la publicidad que incita al consumismo exacerbado, la cual impide la vivencia de valores de la solidaridad, honestidad y sentido de pertenencia.

Esta labor del Estado, aunada a la movilización, participación y organización de la contraloría social por parte de los ciudadanos, comunidades y colectivos representaría un esfuerzo mancomunado para la producción de una cultura y acción contralora para una praxis verdaderamente emancipadora.

Fuente: PEÑA MALDONADO. Alice Socorro. Praxis emancipatoria en la contraloría social desde la visibilización de los saberes populares- Tesis doctoral. Universidad Bolivariana de Venezuela. Dirección General de Producción y Recreación de Saberes, 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s