APLICACIÓN Y VALIDACIÓN DE LA METODOLOGÍA DIALÓGICA EN LO COTIDIANO Y EN LO VIRTUAL

Por Alice Socorro Peña Maldonado

“Siempre creas mundos con las palabras que usas”

Humberto Maturana

 

En este artículo científico se presentan los resultados obtenidos a partir de la metodología dialógica aplicada al tema de la contraloría social a objeto de sistematizar y visibilizar los saberes populares producidos por diversos actores sociopolíticos o ciudadanos interesados en proponer desde la reflexión crítica, acciones que conlleven a nuevas prácticas sociales.

palabraReflexión crítica que se hace desde los espacios donde está la gente, pues es son los lugares idóneos para buscar los saberes populares que surgen de la misma dinámica cotidiana, pero también desde los espacios de la tecnología que permiten, ofrecen y resultan estratégicos para el debate, la crítica, la búsqueda de soluciones de los ciudadanos en función de la institucionalidad.

Para la sistematización y construcción de conocimiento desde la página de debate y opinión www.aporrea.org se aplicó el método que derivó finalmente en el documento constitutivo a los saberes populares en contraloría social. Esto permitió en su proceso desarrollar claves para la selección de los artículos, el reconocimiento de las ponderaciones de los autores en la exposición de sus ideas y los componentes de contraloría social derivados de la totalidad de los artículos estudiados.

Posteriormente se causa la validación y visibilización de los saberes populares desde el espacio conversacional en la consulta vía correo y los diálogos para corroborar la información obtenida de los 400 artículos a partir de articulistas y lectores de Aporrea.

Igualmente la construcción de una política de la contraloría social que surge en atención a los fines últimos de los objetivos de la metodología dialógica. De esta manera se aspira al desarrollo y consolidación de una ciudadanía contralora, que como Poder Constituyente, es potencia creadora, liberadora y transformadora en la construcción de instituciones responsables ante las necesidades, intereses y expectativas del Poder Constituyente.

1.        Espacios estratégicos para aplicar y validar la metodología

El espacio cotidiano, las calles y comunidades, el espacio virtual (páginas de información, opinión individual y colectiva, correos personales, redes sociales, etc.), resultan espacios estratégicos para reconocer y validar los saberes populares en tema específicos.

Es necesario acudir al espacio cotidiano de las personas, a las calles, comunidades. Muchas veces en estos espacios el ágora de discusión se convierte en foco de temas ordinarios y banales, pero no por ello, todos los procesos son intrascendentes o menos importantes. De igual manera, los internautas en su espacio virtual han creado el nuevo areópago. Evidentemente las TIC no sólo sirven para la discusión, muchas veces los internautas se distraen y dispersan, pero el debate de ideas y la libre expresión ideológica en la que se identifican las personas y los grupos de intereses es el objeto de estudio de este trabajo, que quiere ponderar estos dos espacios sobre la base de dos condiciones: Observar y escuchar para poder reconocer las voces y miradas de los ciudadanos, colectivos que hacen críticas válidas a la realidad institucional y a los servidores públicos.

1.1.   El espacio cotidiano y la contraloría social

En el caso de la contraloría social la gente habitúa expresar su opinión sobre las instituciones y sus responsables, lo que ha permitido valorar el lugar de la cotidianidad como espacio clave para la sensibilización y posicionamiento de la visión de esta investigación.

Los participantes/estudiantes del PFG de Comunicación Social, así como del Diplomado de Gestión Pública para el Poder Popular y el Desarrollo Comunitario, manifestaron en forma permanente y continuada inquietudes relacionadas con el problema de la corrupción, la impunidad; de como las instituciones no responden al interés del pueblo y la importancia de que este asuma su papel de agente de cambio. Ante esto, y con el fin de dar respuesta a las inquietudes colectivas, surgió la necesidad de discutir sobre participación y la contraloría social para el debate. Se generaron debates a partir de encuestas realizadas por los mismos estudiantes en sus comunidades a objeto de ampliar el rango de percepción y apreciación. Incluir los “otros” puntos de vista que pudieran permitirnos corroborar o alimentar los nuestros.

Es así que se llevo a cabo la aplicación de una encuesta sobre la participación y la vinculación con las instituciones donde participaron 250 ciudadanos de 12 parroquias del Municipio Libertador  Santa Rosalía, El Valle, Antímano, La Vega, El Paraíso, Sucre, San Juan, 23 de Enero, La Pastora, San José, El Recreo, San Pedro. Las personas expresaron los motivos para su participación como ciudadanos. Este hecho y efecto de la participación como base fundamental para la praxis de contraloría social sirvió para reconocer la forma en cómo se concibe la participación y cómo estaba presente directamente o no la acción contralora. De la forma en como se perciba la participación, esta puede afectar positiva y negativamente el ejercicio ciudadano en la CS: sus anhelos y resistencias propias como sujeto en situación o proyección. En este aspecto se develaron percepciones positivas a la participación, capacidad crítica y propositiva de un pueblo para resolver sus problemas, su ponderación hacia las instituciones como elemento clave para darle solución a sus problemas.

Respecto a otros resultados en función de la investigación, este constituyó un primer acercamiento a los ciudadanos, sus saberes y prácticas respecto a la participación ciudadana, aspecto relevante en cuanto al acto de observar el entorno donde se vive como capacidad para la CS y en el cual los ciudadanos demandan servicios ante las instituciones. En lo relativo a esto, los ciudadanos encuestados reconocen los problemas que le afectan de modo colectivo y de mayor impacto en su cotidianidad, planteando soluciones y esperando en las instituciones competentes para la resolución de los mismos.

Llama la atención en cuanto a la definición de la participación ciudadana. Se incluyen el sentido, el cómo, y los fines últimos enfocados a una visión y ética comunitaria. No persiste un discurso acabado como el existente en el mundo político e intelectual. Sin embargo, es más real y sencillo en su expresión y realización. Finalmente esta primera aproximación me permitió reconocer y validar los saberes y visiones de nuestro pueblo respecto a  su capacidad de observar su realidad con sus problemas y sus afanes y su reflexión crítica y constructiva para el cambio y transformación (Anexo 1).

Un segundo momento fue la aplicación de una encuesta realizada a cincuenta y ocho (58) transeúntes, buhoneros y choferes que enfrentan día a día la construcción de Bus Caracas que lleva más de 4 años. Resulta interesante cómo los ciudadanos hacen sus observaciones respecto a las acciones del Estado, las diferencias de género en sus respuestas como la memoria histórica, la confianza puesta en el liderazgo político, además de expresar lo que escuchan de otros, la conformidad o no respecto al tiempo de la realización de la obra, la esperanza y paciencia para soportar día a día que se ejecute, lo que comporta una pasividad y cierta indiferencia al momento de exigir que se ejecute conforme a lo establecido (Anexo 2).

Esta encuesta realizada el 18 de febrero de 2011 permitió validar en la realidad cómo las personas (hombres y mujeres) observan su entorno y son capaces de dar juicios críticos acerca de las cosas que suceden: una forma de acción contralora. Aunado a esta encuesta se realizó una revisión por Internet para conocer otros puntos de vista y se preparó un artículo publicado por Aporrea respecto al Bus Caracas, tomando en consideración otros articulistas de la página y notas informativas de otras páginas web en referencia del Bus Caracas (Peña, 2010) a modo de un ejercicio ciudadano de tomar postura respecto a la obra.

Ambas encuestas permitieron identificar lo difícil que significa afrontar la contraloría de modo individual y la necesidad de trabajar con otros que también son afectados por una mala práctica gubernamental.

Conocer qué sentipensaban otros afectados como forma de escucha, permitió reconocer la incapacidad de las instituciones de hacer este ejercicio, sea por fines políticos para medir su imagen y posicionamiento entre los electores reales y potenciales, o simplemente por consultar al pueblo, en un acto de respeto y consideración como ciudadano y usuario de los servicios. Cuando este trabajo lo hace una institución mediática a través de notas informativas o reportajes, no busca necesariamente la prontitud en la ejecución de la obra, pero se sirven de los ciudadanos que dan su opinión para rellenar con más palabras un diario o página web.

Al elegirse las personas que trabajan por las inmediaciones de la avenida Fuerzas Armadas, La Hoyada y la Av. Nueva Granada, así como los buhoneros y choferes que circundan, se buscó una muestra por igual de hombres y mujeres, que permitieron evidenciar la importancia del género a objeto de valorar sus miradas y voces por separado destacándose elementos contrastantes y complementarios.

Entre los aspectos más resaltantes obtenidos como saberes populares tenemos: la memoria como elemento clave para hacer contraloría; la crítica y la esperanza como actitudes ante las instituciones, autoridades y servicios; la crítica sin acción; la escasa Información por parte de los organismos competentes; la conciencia de la Contraloría hacia las instituciones pese al desconocimiento de la Ley; la ineptitud del sector público y privado (debido a que la obra la realiza una empresa contratista).

Esta experiencia investigativa ayudó a reconocer aspectos positivos de los ciudadanos a favor de acciones de CS a partir de los saberes contralores pero a identificar limitaciones que es necesario superar, si queremos que la Ley Orgánica de contraloría social no se quede en el papel. Además de validar que los saberes populares para el cambio político y Poder Popular real comienzan desde los ciudadanos y las ciudadanas como actores sociopolíticos reales o potenciales.

1.2.   El espacio virtual y la contraloría social: http://www.aporrea.org

Así como las comunidades interpretativas halladas en nuestras calles y en las comunidades formulan una significación hacia el mundo que les rodea e impacta, encontramos otro espacio estratégico para la búsqueda de interpretaciones: el espacio virtual de Aporrea.org donde concurren ciudadanos de todo el país que son afectos al proceso bolivariano de Venezuela para escribir sus puntos de vista sobre temas diversos. Este espacio virtual tiene en 18 secciones: Actualidad, Anticorrupción y contraloría social, Clase Trabajadora, Control Obrero, Propiedad Social y Desarrollo Endógeno, Contra el imperialismo, por la Soberanía, Energía Eléctrica y Petróleo para el Pueblo, Ideología y Socialismo del Siglo XXI, Internacionales, Lucha Campesina ¡A desalambrar!, Medios de Comunicación, Misiones Sociales, Movimiento Estudiantil y Educación, Oposición: Chávez los tiene locos, Poder Popular, Por los Derechos Humanos, contra la impunidad, Regionales, Tecnología y Defensa del Coco Criollo, Venezuela en el Exterior, ENcontrARTE.

La sección del tema de Anticorrupción y contraloría social fue abierta en la medida del número de artículos enviados por los ciudadanos. No obstante, otras secciones perfilan este tema más focalizado, como contraloría social en el ámbito educativo, salud, laboral público o privado.

Aporrea constituye un espacio estratégico para el proceso bolivariano porque reúne voces y miradas sobre temas de interés del ciudadano desde su misma cotidianidad. Al dar un aporte en este sentido, Aporrea con sus articulistas resulta un espacio de análisis y debate idóneo, no sólo porque nadie los obliga a escribir un tema en específico, ni a orientar sus reflexiones conforme una línea editorial, sino porque surge de la espontaneidad y necesidad critica de los autores. Por ser una página virtual de referencia nacional y latinoamericana son muchos quienes tienen acceso a su lectura.

Cuando se entrevistó a Gonzalo Gómez, director actual de Aporrea, expresó que en su noveno aniversario (nace el 14 de mayo de 2002), Aporrea representa un medio abierto que encierra una potencialidad donde la gente y los movimientos populares con sus artículos e informaciones le han dado forma y construido a partir de su accionar. Se ha configurado en un instrumento de resistencia, de crítica y autocritica al proceso revolucionario que no siempre es bien visto por voceros del Estado quienes creen que lo que provoca daños (del posicionamiento e imagen estadal) es que se hable de ello y no lo que sucede cuando la acción gubernamental está fuera del propósito de revolucionario. Añade Gómez, “el pueblo debe ser respetado en su expresión genuina, impertinente e inoportuna”

La página de opinión www.aporrea.org resulta ser una comunidad interpretativa de diversos tópicos de la vida nacional e internacional.

Aporrea.org como sitio web de divulgación de noticias y opinión socio-política y cultural, identificado con el proceso de transformación revolucionaria y democrática de nuestro país,  es una agencia popular alternativa de noticias, cartelera digital abierta e interactiva del movimiento popular y de los trabajadores. Es un medio de expresión, información, debate, denuncia y difusión de contenidos de interés colectivo, principalmente políticos, sociales, económicos y de promoción cultural para la generación de ideas, con miras a la construcción del Socialismo del Siglo XXI. Como periódico popular digital, un instrumento multimedia de comunicación en Internet, con noticias y material informativo de diferentes tipos de fuentes, ya sea por elaboración propia, sean procedentes de agencias y de organizaciones sociales, de personas individuales, activistas sociales y políticos del pueblo que envían sus ensayos, o simplemente ciudadanos que reportan u opinan sobre su propia realidad, sus necesidades e intereses, como parte de sus comunidades, de sus organizaciones sectoriales o espacios de lucha y como parte del pueblo en general. Como cartelera del movimiento popular venezolano y del activismo progresista-revolucionario del mundo con sus expresiones de vida y pensamiento que se transmiten a través de su sección general de noticias y de opinión-reflexión, así como de sus secciones temáticas sobre distintos aspectos relacionados con la defensa de principios y derechos, con la vida y las luchas del pueblo y sus organizaciones sociales. Finalmente, Aporrea también produce noticias por medio de su equipo publicador, generador de entrevistas y reportajes o través de su conexión con redes de colaboradores y colaboradoras que ejercen el rol de reporteros populares (Aporrea, 2011).

Así como la página de Aporrea, donde se pudo tener acceso a estos artículos, se contó con el correo electrónico de los articulistas (quienes dejan sus direcciones electrónicas al final de sus textos) y se utilizó para informales sobre el propósito de la investigación, la aplicación de una encuesta que permitiera validar y profundizar sus puntos de vista sobre la nueva Ley de contraloría social. Igualmente se aplicó una encuesta a través del Sistema SURVEYMONKEY. Estos espacios constituyeron alternativas para obtener información y validar los resultados.

Fuente: PEÑA MALDONADO. Alice Socorro. Praxis emancipatoria en la contraloría social desde la visibilización de los saberes populares- Dirigida por Lezy Vargas. Tesis doctoral. Universidad Bolivariana de Venezuela. Dirección General de Producción y Recreación de Saberes, 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s