Cuatro pasos sencillos para acabar con la especulación y el acaparamiento

Por: Felipe Pachano Azuaje

Paso 1: Decreto Presidencial que obliga a determinados establecimientos a suministrar información en línea de niveles de precio e inventario de determinados bienes y servicios.
Paso 2: Creación y activación del Sistema de Información para Consumidores y Usuarios.
Paso 3: Creación y activación de la Red Nacional de Consumidores y Usuarios; así como de sus distintas unidades asesoras. Esta organización tendrá la misión expresa de hacer que el pueblo consumidor y usuario protagonice las acciones para buscar las mejores condiciones del mercado para el beneficio sostenible del pueblo mismo.
Paso 4: Promoción intensiva del Sistema de Información, conveniencia de incorporarse a la Red y trabajo educativo por distintos medios.
Introducción
A pesar de que el título de este documento hace una referencia a estrategias para superar la especulación y el acaparamiento, lo que se busca va mucho más allá. Lo que se quiere es proporcionar mecanismos para consolidar el poder del pueblo, esta vez en el rol de Consumidores y Usuarios, y colateralmente en el rol de vecinos y de productores. Un aspecto clave de esta propuesta lo constituye la misión de la Red: “Hacer que el pueblo consumidor y usuario protagonice las acciones para buscar las mejores condiciones del mercado para el beneficio sostenible del pueblo mismo.” De modo que lo que se plantea es desarrollar una organización profundamente democrática, concebida para ser instrumento emancipador, y cargada de valores revolucionarios.
En las próximas líneas se proporcionarán más detalles sobre los cuatro pasos, y se discutirá la significación económica, política y social de la propuesta.

Paso 1
En la versión anterior de la Ley de Protección al Consumidor y Usuario aparecía un Artículo que precisaba que los establecimientos estaban en la obligación de suministrar al INDECU la información por éste requerida para el cumplimiento de sus fines. Lamentable e inexplicablemente, este artículo fue retirado de la versión actual de esta ley. Dado que dentro de las funciones del INDECU está la adecuada información de los consumidores y usuarios, estaba dada la posibilidad de exigir a los establecimientos información “en línea” de niveles de precios e inventarios.
El Paso número uno que proponemos precisa la creación de una legislación que permita una recopilación eficiente de los datos necesarios para generar información de utilidad para los consumidores y usuarios que les permita tomar mejores decisiones. El señalamiento como decreto presidencial tiene el objetivo de acelerar la creación y aplicación de la legislación.
Aquí se resalta el valor de los datos y de los análisis que se puedan hacer sobre los mismos como instrumento para la toma de decisiones. Se plantea inicialmente que dentro de los datos se manejen los precios y niveles de inventario; posteriormente se podrán incluir aspectos asociados a la calidad de los bienes de uso o de consumo.
Se plantea que la recolección se haga sobre determinados establecimientos. Dado que resulta un problema urgente y vital la distribución de alimentos, la selección inicial de establecimientos debe incluir a todos los Supermercados y Abastos que dispongan de modos computarizados para llevar facturaciones e inventarios. Así mismo deberán incluirse las empresas productoras y distribuidoras mayoristas de los rubros de interés. De este modo se podrá hacer seguimiento de la cadena de distribución de estos rubros, así como la dinámica de precios observada en los mismos.
En la medida que la dinámica social lo vaya determinando, se irán incorporando rubros de productos y servicios entre los cuales podrían requerir atención prioritaria los servicios de salud y de seguros; talleres mecánicos y venta de repuestos; inmobiliarias y servicios turísticos. Se mencionan estas por representar las áreas más denunciadas en el INDECU.

Paso 2
A partir de los datos es posible generar información valiosa en distintos sentidos. Por un lado, el INDECU podrá utilizar la información para tener una actuación más clara sobre aquellos que incumplen con la ley. Sin mayor necesidad de procesamiento, será posible determinar dónde se produce acaparamiento, remarcaje y especulación. Ahora bien, dado que lo que se busca es que no sólo el INDECU maneje la información, el pueblo mismo tendrá la posibilidad de monitorear el accionar de este instituto y presionarlo para que cumpla eficientemente con la aplicación de la Ley.
Pero más importante que la posibilidad de apoyar el funcionamiento del INDECU y de la posibilidad de tener instrumentos para ejercer contraloría social sobre esta institución; lo más importante de la información es la posibilidad de utilizarla para que el pueblo se convierta en agente consciente de regulación del mercado.
El pueblo consumidor podrá utilizar la información en dos niveles. A nivel individual, podrá conocer, al navegar por Internet, los niveles de precio y disponibilidad de productos en los establecimientos de su interés. Con esta información podrá planificar mejor sus compras y, en la medida que la acción individual se traduzca en patrones concientes de consumo, se podrá conseguir un mercado más competitivo y abastecido.
Para ilustrar mejor las bondades del Sistema se explica la siguiente aplicación del Subsistema de Supermercados. Un usuario podrá ingresar al Sistema para describir las características de su lista de compras, incluyendo cantidades, marcas y presentaciones; así como el establecimiento de su preferencia. Esta información entra al Sistema y se guarda como el perfil de compra del usuario. Luego, cada vez que el usuario lo solicite, recibe un informe que le indica en cuáles establecimientos podrá conseguir los productos seleccionados, en cuáles podrá conseguir los mejores precios, cuál es la combinación óptima de establecimientos (permitirá establecer una referencia), la mejor combinación con dos establecimientos, y el costo del mercado en el establecimiento de preferencia.
A nivel organizado, los consumidores y usuarios podrán definir estrategias para intervenir en el mercado y colocarlo en dirección de los intereses del pueblo. Este aspecto será tratado en detalle en la próxima sección.
En todo caso se requiere de una organización dedicada al diseño, construcción e implantación del Sistema de Información a consumidores y usuarios. Esta organización debe contar con personal capacitado en computación, estadística y economía; además de contar con la infraestructura física y computacional para llevar adelante su misión. Inicialmente, se podría contar con FUNDACITE; posteriormente, sería conveniente contar con una organización aparte que se convierta en una de las unidades asesoras de la Red Nacional de Consumidores y Usuarios.
El Sistema de Información además de reunir los atributos fundamentales de cualquier sistema debe permitir distintos niveles de uso. Para el usuario individual debe permitir una información abierta y en línea de las condiciones de mercado en cada instante. Para el usuario organizado y para el Estado, el Sistema debe proporcionar análisis más profundos que permita la adecuada toma de decisiones.

Paso 3
Como se mencionó anteriormente la Red Nacional de Consumidores y Usuarios debe ser una organización que tenga como misión: “Hacer que el pueblo consumidor y usuario protagonice las acciones para buscar las mejores condiciones del mercado para el beneficio sostenible del pueblo mismo.” Dentro de esta misión destacan tres elementos: Primero, el rol protagónico del pueblo; segundo, el mercado nacional como área específica de acción; y tercero el impacto social consciente.
La Organización habrá de girar en torno a los Consejos Comunales. En cada uno de ellos se nombrará un “Vocero(a) para la Red de Consumidores y Usuarios” que tendrá como misión el mantener el vinculo entre la comunidad y la Red, trasmitiendo información sobre problemas, análisis, soluciones y decisiones relacionadas con todo lo que tenga que ver con consumidores y usuarios.
Cualquier venezolano podrá incorporarse a la Red. Para ello bastará con proporcionar información sobre su número de cédula de identidad y lugar de residencia. Como miembro de la organización podrá participar en las denuncias, planteamiento de problemas y propuesta de soluciones; sin embargo las decisiones sobre acciones directas sobre el mercado o sobre el estado serán exclusivas de los Consejos Comunales a través de las vocerías. Por supuesto, el ciudadano individual podrá participar en las decisiones asistiendo a las Asambleas de los Consejos Comunales.
Los problemas que se discutan podrán tener un alcance local (propio de una determinada comunidad); comunal o parroquial; citadino (propio de la Ciudad que se defina; ejemplo: Zona Metropolitana de Mérida); estatal; o nacional. En tal sentido es necesario que la Red se conforme en forma piramidal, definiendo en cada Estado las Ciudades y Comunas que se consideren convenientes; y en cada comuna las respectivas comunidades.
Cuando los problemas tengan un alcance exclusivamente local, la discusión del mismo se podrá realizar con reuniones tradicionales. Sin embargo, el funcionamiento de las Asambleas de la Red debe ser a través de reuniones virtuales. La idea es que en cada Asamblea Virtual se discuta un solo punto y que se manejen tantas Asambleas simultáneas como sea necesario. El Coordinador de la Asamblea propondrá un lapso para la discusión, finalizado el mismo, propondrá un lapso para la votación final. La mayoría absoluta de las vocerías que pertenezcan al alcance de la decisión determinará la decisión de la Red.
Las Coordinaciones de las Asambleas se establecerán a nivel de cada Comuna, cada Ciudad, cada Estado y del país en general. Los Coordinadores Comunales serán elegidos democráticamente entre los voceros de las distintas comunidades; los Coordinadores Citadinos entre los Coordinadores Comunales de la Ciudad; y así sucesivamente. No obstante se deja claro que todas las vocerías comunitarias podrán participar en las decisiones que correspondan al alcance correspondiente. El papel de las Coordinaciones es el de definir el alcance de cada planteamiento, conformar una agenda de discusiones y enviar las comunicaciones que se requieran para la ejecución de las decisiones.
A este nivel del discurso considero conveniente presentar ejemplos sobre el funcionamiento de la Red. Suponga que se realiza un Estudio de Calidad que determinó que determinada marca de pollos beneficiados está vendiendo sus productos con niveles de agua que superan los límites permitidos. Dado que dicha marca tiene una circulación en el estado Mérida, la Coordinación Estatal decide abrir una Asambleas Virtual sobre este punto y se decide: 1º) Enviar una comunicación a la población para que se abstenga de comprar pollos de esta marca por el lapso de un mes. 2º) Enviar una comunicación al INDECU para que aplique las multas correspondientes y 3º) Enviar una comunicación a la empresa donde se le conmine a comprometerse a solventar la situación para evitar sanciones populares mayores.
Otro ejemplo: Un Estudio de Mercado ha determinado unos márgenes de ganancia muy altos para determinado producto. En consecuencia, la Red Nacional toma la siguiente decisión: Llamar públicamente a las Cooperativas y Empresas Socialistas a producir este producto, garantizando cierto nivel de demanda si ofrecen el producto a determinado precio, con un margen razonable de ganancias.
Otro ejemplo: Los Productores Socialistas se quejan de que los Productores Privados están tratando de sacarlos del mercado mediante una guerra de precios. La Red decide: 1º) Solicitar al ejecutivo subsidios para las empresas socialistas para confrontar esa guerra. 2º) Dirigir mensajes a la población para que entienda el significado de las guerras de precios como estrategias burguesas para refrenar los avances populares.
En los ejemplos se habla en forma genérica de “estudio de calidad” y de “estudio de mercado”. La idea es que estos estudios sean realizados por un equipo específico que forma parte de la Red. Esta organización, además de estar conformada por los ciudadanos individuales y por las vocerías de las distintas comunidades, lo que constituye su estructura central, contará con un equipo asesor. El equipo estará conformado por Profesionales y Técnicos en distintas áreas de conocimiento entre las cuales destacan la Computación, la Estadística, la Economía, el Derecho y la Comunicación Social.
Se entiende que el equipo asesor estará al servicio de la Red. Por lo tanto, deberá dar respuestas ante solicitudes específicas de cualquier división de la Red en cuanto a aspectos como Reportes específicos a partir de la Base de Datos existente, comparaciones de precios, dinámica de precios, evaluaciones de calidad, estudios de mercado y conducta del consumidor.
Resulta claro que un elemento fundamental para el funcionamiento de la Red lo constituye la computación. En primer lugar es fundamental que cada Consejo Comunal tenga acceso a Internet. Para ello sería conveniente que se amplíe la Red de Infocentros o que se adjudiquen computadores conectados a Internet en las sedes de los Consejos Comunales. Si esto no es posible en alguna comunidad, la Coordinación Comunal deberá acondicionar ambientes específicos para el uso de estas comunidades.

Paso 4:
El manejo mediático es fundamental para el éxito de este proyecto y para el buen funcionamiento de la Red y su Sistema de Información. Inicialmente el trabajo debe estar dirigido al trabajo educativo hacia los Consejos Comunales para que comprendan las bondades, posibilidades e impacto social asociados a la participación de la Comunidad en la Red. Luego el trabajo debe dirigirse al público individual, haciendo énfasis en que en la medida que cada quien se comporte como un consumidor y usuario consciente, en esa medida el mercado le será más favorable y podrá satisfacer mejor sus necesidades de consumo. Ya cuando la Red y el Sistema esté en funcionamiento, el manejo mediático debe centrarse en mostrar los resultados concretos que se han alcanzado en términos de participación ciudadana, medidas ejecutadas y evolución del mercado.
En un comienzo deberá contarse con los medios populares para hacer llegar la información. Posteriormente no habrá medio privado que se niegue a suministrar esta valiosa información al público. Sin embargo, en algún momento podrán surgir campañas mediáticas en contra de la Red, o del Sistema y la defensa de las mismas debe estar preparada.
Significación de la Propuesta
Venezuela es el protagonista fundamental del Socialismo del Siglo XXI. En ningún momento de la historia se había presentado la circunstancia en la cual los sectores socialistas llegaban al poder y controlaban el sector productivo fundamental nacional, como es nuestro caso con la industria petrolera. Esto hace que en Venezuela se pueda experimentar un proceso socialista distinto que se realice en forma evolutiva, por etapas, sin necesidad de que ningún sector de la sociedad tenga que imponerse sobre otro y sin necesidad de que alguna vanguardia determine cuál es el camino a seguir.
A continuación trascribo parte de un documento titulado “Lo que le Faltó a la Propuesta: Más Socialismo y Más Democracia” en la cual esbozo mis percepciones del Socialismo del Siglo XXI, la importancia de la Democracia, en su sentido etimológico, y la importancia de darle Poder al Consumidor.

El Socialismo ya Comenzó en Venezuela
Desde 1998 se inició “el proceso” y este proceso es el Socialismo, tal como lo conceptualizó Lebowitz. Decir que vamos “rumbo al Socialismo” es como decir que vamos en proceso hacia el proceso. Eso no tiene sentido.
Podemos decir que vamos “rumbo a una sociedad mejor,” una sociedad sin explotación, sin clases sociales, donde la economía funcione en torno a la satisfacción de las necesidades humanas, donde el pueblo tenga auténticamente el poder. Si ésta es nuestra situación, como así lo creo, ya estamos en Socialismo, aunque el mismo sea incipiente. De hecho, somos muchos los venezolanos que nos identificamos plenamente con el proceso y que tenemos conciencia de lo que éste representa. Con la propuesta, lo que sí podemos decir es que se está profundizando el proceso y haciendo más explícito el carácter Socialista de nuestra revolución.
Decir que vamos rumbo al Socialismo genera confusiones. Es preferible caracterizar en forma precisa cuál es el tipo de sociedad que estamos construyendo en el proceso. Es decir, es imprescindible establecer un rumbo claro e incorporar esa definición en el documento que describe nuestra esencia como nación: la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.
Por otro lado, es necesario caracterizar en forma más clara la naturaleza de nuestro proceso revolucionario. La historia ha presentado distintas variantes Socialistas que deben analizarse para que en esta oportunidad tengamos un proceso exitoso, referencia mundial para nuevas experiencias y fuente de esperanza para la humanidad.
Además de hacer explícitos los propósitos y estrategias, es necesario describir los elementos tácticos que harán posible que los planes puedan articularse. En resumen, la nueva CRBV debe, en mi humilde criterio, contener orientaciones precisas acerca del destino, el camino y los medios a utilizar para llegar a una sociedad mejor, cada vez mejor.

El Comunismo o Como lo Quieran Llamar.
“Comunismo” es un vocablo al cual muchos le tienen miedo, porque el mismo ha sido vilmente satanizado. Mi definición de comunismo es la de un modelo ideal. Aquí se usa la palabra “ideal” en sus dos acepciones, la que la ubica como una condición “deseable” y la que la ubica como producto de una “idea.” El comunismo es tan ideal y utópico como la salud, la felicidad o la perfección. Nadie goza de perfecta salud, nadie es absolutamente feliz, nada es perfecto. Sin embargo siempre buscaremos los mayores niveles de salud, felicidad y perfección. La perfectibilidad sí puede tener una condición absoluta y el comunismo, o como lo quieran llamar, representa la sociedad sana, feliz y perfecta.
La máxima felicidad social posible es la utopía bolivariana. La identificación de las aflicciones sociales, las que nos impiden la máxima felicidad, representa el primer paso en el proceso de su búsqueda. No puede haber paz ni felicidad sin justicia, libertad y hermandad. De modo que en el marco de estos valores humanos fundamentales se pueden distinguir los aspectos básicos de la sociedad ideal que estamos buscando.
La sociedad ideal, la utopía que debe orientar el proceso Socialista, la que habrá de conducirnos a la máxima felicidad social posible tiene como aspectos fundamentales los siguientes propósitos:
1. Los medios de producción están en manos de quienes efectúan el trabajo y se administran bajo la modalidad de Propiedad Social Directa. No hay explotación del hombre por el hombre en el proceso productivo.
2. La producción de bienes de consumo o de servicio se hace para la satisfacción de las necesidades humanas, sin sacar provecho ilegítimo de las mismas. No hay explotación del hombre por el hombre en la atención del consumo.
3. Todos tienen posibilidades de acceder a los bienes de consumo o de servicio que el ser humano necesite.
4. Todo individuo es libre de buscar su camino a la felicidad, siempre y cuando no entorpezca la búsqueda de la felicidad del colectivo. Los intereses colectivos tienen preponderancia sobre los intereses individuales.
5. Se hace ejercicio pleno de la Democracia en su definición etimológica, Poder del Pueblo. Ningún sector de la población, ni siquiera el Estado, tendrá mayor poder que el Pueblo. El Estado está al servicio del Pueblo.
6. Las relaciones sociales son guiadas fundamentalmente por una moral dominada por la solidaridad, el amor y el respeto al prójimo, el crecimiento espiritual individual, y la búsqueda permanente de mayores niveles de felicidad colectiva.
Como se ve, en estos seis propósitos se involucran aspectos económicos, sociológicos, políticos y éticos que hacen referencia a los valores de justicia, libertad y hermandad. Dentro de los aspectos económicos se hace mención particular de la superación de la explotación del hombre por el hombre en cualquier etapa del proceso productivo desde la producción hasta el consumo. Es bueno reconocer que la especulación y la usura son formas de explotación del hombre por el hombre y que la misma no sólo ocurre en el sector productivo.
En el aspecto sociológico, se hace especial énfasis en la satisfacción de las necesidades humanas y en el aspecto político la palabra clave es Democracia, la verdadera Democracia, el Poder del Pueblo. El papel del Estado debe ser un papel secundario. La idea de que el Estado debe representar un Gobierno del Pueblo, por el Pueblo y para el Pueblo debe materializarse.
El Pueblo tendrá el Poder que le confiere el pleno dominio del aparato económico, desde producción hasta consumo; tendrá en sus manos la toma de decisiones acerca de las necesidades a atender y el uso racional y sostenible de los recursos; y sobre todo, estará respaldado por una elevada moral. Con esta moral, la intervención del Estado se hace menos necesaria.
Es necesario precisar que la lista de propósitos presentada en esta sección constituye una referencia para la discusión. La lista definitiva debe ser discutida y decidida por el Pueblo Soberano y la misma debe quedar expresamente descrita en nuestro documento fundamental.

Nuestro Proceso
Una vez definido el destino, es necesario precisar cómo se habrá de desarrollar nuestro proceso. El propio Presidente ha definido nuestro proceso revolucionario (Socialista) como pacifista. Con este adjetivo hace una distinción de las revoluciones violentas que han marcado otros contextos.
Más que violentos, esos procesos revolucionarios estuvieron marcados por el carácter subversivo. Es decir, la visión de que para alcanzar el comunismo era necesario hacer que los que antes eran dominados pasaran a ser dominantes, y viceversa. Esta figura fue llamada Dictadura del Proletariado y se convirtió en un mecanismo que le daba excesivo poder al Estado. Con la intención o excusa de reprimir la “ideología pequeño-burguesa” en la población, el Pueblo perdió libertad, cedió poder y sucumbió ante una nueva hegemonía. Al estar los medios de producción en manos del Estado, y al estar el Pueblo al servicio del Estado, se genera otra forma de explotación del hombre por el hombre llamada Capitalismo de Estado.
Fiel al pensamiento gransciano, el Socialismo no se puede imponer. Es necesario que el Pueblo se vaya convenciendo de las bondades del mismo y que vaya cobrando cada vez mayor protagonismo en los asuntos sociales, políticos y económicos. Con el desarrollo paulatino del Poder del Pueblo y con la satisfacción creciente de las necesidades humanas, el Proceso se hará indetenible. De modo que, contraria a la visión violenta y subversiva de las versiones anteriores del Socialismo, en Venezuela estamos viviendo el surgimiento de un camino Socialista pacífico y progresivo: el Socialismo Evolutivo.
La proscripción de la propiedad privada de los medios de producción es una medida típica de un Estado Socialista Subversivo. En nuestro modelo Socialista Evolutivo, la propiedad privada de los medios de producción irá desapareciendo en la medida que el mismo Pueblo vaya identificando las estrategias para consolidar los modos de producción social sobre los privados.
Nuestro Pueblo Socialista debe tener siempre claro el rumbo, la referencia: el mejoramiento continuo, progresivo y permanente de los niveles de felicidad social, traducidos en los propósitos que se haya planteado el Pueblo mismo.
No es necesario ni conveniente establecer ninguna forma de dictadura. Nada debe obtenerse de modo compulsivo. La verdad y el amor habrán de prevalecer, sin necesidad de reprimir ningún sector del Pueblo.
Al Estado hay que vigilarlo. No solamente existen amenazas como la corrupción, el oportunismo y el burocratismo en las instituciones estatales, también debemos protegernos del vanguardismo. Nunca más debemos permitir que un grupo de sabihondos nos vengan a imponer lo que tenemos que hacer para conquistar nuestro destino. El protagonismo del Pueblo Soberano no se debe subordinar jamás a nada y a nadie. La condición de líder es distinta a la condición de caudillo u hombre de vanguardia. El líder convence, el caudillo y la vanguardia imponen. Afortunadamente a nivel nacional tenemos un liderazgo preciso en la figura del Presidente de la República. No obstante, las amenazas de distorsiones están presentes y seguirán latentes mientras el Poder del Pueblo se vaya consolidando.
Contrario a las definiciones que aparecen en muchas referencias, en el socialismo no se requiere que los medios de producción sean controlados por el Estado. Tal como está definido en la Propuesta de Reforma de la CRBV, existen diversas formas de Propiedad. Dentro de la modalidad de Propiedad Social existen dos variantes, la Indirecta y la Directa. La Propiedad Social Indirecta es ejercida por el Estado a nombre de la comunidad, mientras la Directa es ejercida por las comunidades, comunas o ciudades. Lo ideal es que los medios de producción sean totalmente Propiedad Social Directa. En la orientación Evolutiva de Nuestro Socialismo, se procurará que esta forma de Propiedad prevalezca progresivamente.

Todo el Poder para El Pueblo
La frase anterior la acuñó el Presidente de la República y constituye un elemento fundamental en la consolidación de Nuestro Proceso Socialista. El afianzamiento de la Democracia o del Poder Popular, como se quiera decir, además de constituir uno de los propósitos de nuestro modelo ideal, es la herramienta fundamental para llevar adelante los cambios y para afrontar las distorsiones.
Y a todas estas, ¿Qué es el Pueblo? El Pueblo es la población, es la sociedad de los humanos, es el soberano que se establece en nuestra constitución. Como humanos, nos caracterizamos por tener una vida que trasciende lo biológico. Somos seres sociales, políticos y culturales. Participamos en la sociedad con múltiples roles: somos educadores y educandos, sanadores y pacientes, vendedores y compradores, tenemos menores o mayores niveles de participación y conciencia ciudadana y social. Como humanos, tenemos múltiples necesidades que van desde las básicas hasta las necesidades de realización individual y colectiva.
Según el concepto anterior, todos somos igualmente Pueblo o, dicho de otra manera, nadie es más representante del Pueblo que otro. No obstante es natural que el Estado intervenga en las relaciones entre miembros de la sociedad para procurar mayores niveles de justicia y respaldar al considerado débil. Es así como surgen distintas legislaciones dirigidas a defender a los débiles, llámense estos niños o adolescentes, madres, consumidores o usuarios, trabajadores, etc. Esta práctica es cónsona con el principio bolivariano de una sociedad con la máxima felicidad posible y la intervención del Estado se hace necesaria para que los sectores débiles de la población se consoliden en sus respectivos roles.
A la luz de este concepto, darle todo el Poder al Pueblo representa la posibilidad de que la población se consolide en cada uno de sus roles sociales. Dentro de estos, especial interés debe existir en aquella parte de la población que por distintas circunstancias adquiere la condición de débil y en forma superlativa se debe atender a los sectores hasta ahora marginados.
Dentro de los distintos roles sociales menciono a continuación los que considero claves en el proceso de consolidación del Poder Popular y el Proceso Socialista en general:
• El Poder Comunal
• El Poder Productivo-Laboral
• El Poder del Consumidor
La importancia fundamental de la consolidación de estos poderes radica en que con los mismos será posible incrementar el control social sobre el Estado y sobre el aparato productivo y distributivo de bienes y servicios. De este modo el Pueblo tendrá progresivamente mayor control tanto de la infraestructura económica como de la superestructura ideológica cultural y social.

Todo el Poder para las Comunas
No hay duda de que la propuesta de Reforma Constitucional introducida por el Presidente tiene elementos que apuntan a consolidar el Poder Comunal. El reconocimiento de los Consejos Comunales, el otorgamiento de situado, la estructuración en comunidades, comunas y ciudades son avances constitucionales que refuerzan el Proceso Socialista. Con la posibilidad de un manejo autónomo del situado y con la transferencia de competencias, las instancias comunales adquieren poder de decisión y de acción. Con esto es posible que las propias comunidades encuentren mejor satisfacción de sus necesidades colectivas inmediatas. No obstante, no hay que perder de vista el papel contralor que deben tener las instancias comunales sobre los distintos entes del Estado. Por más que en la propuesta se plantea, de manera muy acertada, la transferencia de Poder a las instancias comunales, mientras existan funciones que se ejerzan fuera del Poder Popular será necesario establecer mecanismos de supervisión popular.
El ejercicio de las Juntas Parroquiales debe ser monitoreado por los Consejos Comunales de las comunidades que la integran. Así, subiendo en nivel de agregación, deben ser monitoreadas las Alcaldías, las Gobernaciones y hasta las propias Entidades Estatales Centrales. Cada ente gubernamental tiene que darle cuenta al sector de la población a la cual se debe, porque el Estado está o debe estar al servicio del Pueblo y el Pueblo debe tener control sobre el mismo.

Todo el Poder para los Trabajadores
La reducción de la jornada y el reconocimiento de prestaciones sociales para los trabajadores independientes constituyen avances indiscutibles introducidos en la propuesta. Más que eso, el reconocimiento de la Propiedad Social representa el camino para conformar empresas productivas Socialistas.
La Propiedad Social Indirecta (la ejercida por el Estado) de medios de producción, no puede ser adjudicada de otro modo que no sea por decisión del soberano. En la medida que el Poder Popular Productivo se vaya consolidando, la Propiedad Social Directa debe volverse dominante. La idea fundamental es que el Pueblo le trabaje al Pueblo, generando bienes de servicio o consumo para el Pueblo y con dividendos o plusvalía que sirvan para cubrir otras necesidades del Pueblo. No se trata de desconfiar de la capacidad gerencial del Estado, como tanto argumentan los neo-liberalistas. Se trata, por el contrario, de reconocer que el Poder debe desplazarse de lo privado (Capitalismo) a lo social (Socialismo), evitando la desviación hacia el Poder Público (Capitalismo de Estado).
Otro aspecto que hay que considerar es el papel de los Consejos Obreros y de Consejos Campesinos. Los trabajadores deben organizarse no sólo para conseguir mejores condiciones laborales, sino por montarse en la lucha de convertir sus centros de producción en Propiedades Sociales, preferentemente directas. Para ello es necesario establecer estrechas relaciones con los Consejos Comunales y con los Consejos de Consumidores. Con los Consejos Comunales debe definirse la jurisdicción (comunidad, comuna o ciudad) vinculada a la empresa social productiva y definir aspectos gerenciales y financieros relacionados con la empresa, así como los modos de hacer uso de la plusvalía. Con los Consejos de Consumidores deben definirse estrategias de mercado que permitan prosperidad de la empresa social y nivel competitivo frente a los productos provenientes de empresas no sociales (Este punto se ahondará en la próxima sección).
Un aspecto que no puede dejarse por fuera se relaciona con la calidad. No se trata de que, por pura solidaridad, el Pueblo tenga que adquirir bienes de calidad inferior. Hay que romper el mito neo-liberal de que las empresas privadas tienen mayor capacidad de producir calidad. Así mismo hay que acabar con el mito de que la producción nacional es deficiente. Para ello, es necesario que el Estado Socialista asuma la promoción de la calidad como problema y estimule a las empresas sociales consecuentes.

Todo el Poder para el Consumidor
El Poder del Consumidor no ha sido abordado por ningún autor, hasta donde tengo referencia. A continuación argumentaré por qué lo considero un elemento esencial del Proceso Socialista Evolutivo.
Por mucho que cambien las cosas, un elemento que habrá de subsistir es el intercambio de bienes y servicios entre los humanos. Unos vendemos fuerza de trabajo, ideas, productos o servicios en general; otros los compramos. Quizás se llegue a configurar un esquema en el cual el dinero no intervenga tanto, pero el intercambio es inevitable. El control, por parte del Pueblo, del intercambio es fundamental. A través de la consolidación del Poder Productivo-Laboral se conquistará el sueño de Alí: “Obrero por tu propia fábrica”, “Campesino por tu propia tierra.” Sin embargo, el producto generado en esa fábrica o esa tierra se podría perder sin la participación consciente del Pueblo en su condición de Consumidor, sobre todo cuando el mercado es dominado por los que no están en sintonía con los intereses del Pueblo.
Hoy por hoy, y perdonen el eufemismo, el control de ese intercambio no lo tiene el Pueblo. En el “juego” de la oferta y de la demanda, como en todo juego, domina el que tenga mejores condiciones. La dominación, en general, que se observa dentro de las relaciones sociales se asocia a una doble disparidad. Los compradores de trabajo y los vendedores de bienes tienen el dominio sobre los trabajadores y consumidores finales, quienes representan por cierto la inmensa mayoría del Pueblo.
Observemos con los siguientes ejemplos cómo los proveedores de bienes y servicios sacan provecho de su dominio en el mercado.
• Un vendedor se aprovecha de que muchos compradores no indagan precios y aumenta los precios de sus productos.
• El sector lácteo decide derramar millones de litros del preciado producto a un río, para desechar la producción que “se perdió” debido a las presiones para aumentar los precios.
• La empresa A le vende la mayonesa a la empresa B. La empresa B le vende a la empresa A la margarina. Todas las presentaciones de cada uno de estos productos pertenecen a monopolios disfrazados.
• A pesar de las fuertes necesidades de viviendas, hay viviendas “frías” debido a que la tasa de inflación en el sector es muy alta y es mejor negocio esperar.
La formula para mejorar el Poder del Consumidor radica en incrementar los niveles de
• Información,
• Conocimiento sobre el negocio,
• Organización,
• Capacidad de negociación,
• y Conciencia del consumidor en su rol y en su poder de regulación del mercado.
La creación de los Mercales, la importación de rubros acaparados y el estímulo a la producción de bienes escasos, representan medidas gubernamentales de significación indiscutible. Sin embargo las mismas no sirven para consolidar el Poder Popular. Además, la intervención del Estado con medidas puntuales como las anteriores es una evidencia de la debilidad del Pueblo Consumidor. En la medida que el Poder Popular se vaya consolidando, el papel mediador del Estado se irá diluyendo. El papel del Estado debe ser como el de un padre que cada día requiere estar menos pendiente de la protección y más pendiente de la educación y autonomía de sus hijos.
Hoy por hoy, el porcentaje de la población integrada a organizaciones de consumidores ni remotamente llega al 1%. Existen algunas organizaciones de usuarios que han mostrado su poder en los aspectos específicos que les concierne, sin embargo el rango de rubros de interés colectivo que deberían ser controlados por la población es mínimo. El Pueblo Consumidor tiene muy poca conciencia de su rol y actúa muchas veces de forma autómata y hasta alienada en el mercado.
Incluir los Consejos de Consumidores en la CRBV no es un aspecto simplemente nominal. Se trata por el contrario de un aspecto táctico esencial. Hay quienes precisan dudas porque el Consumidor no tiene una condición de clase social y no tiene ningún interés en el Proceso. Este argumento es rebatible porque, en todo caso, la inmensa mayoría de la población esta asociada al proletariado y porque el diseño de los Consejos de Consumidores se hará con una visión revolucionaria.
No podemos perder de vista la naturaleza de nuestro Proceso Socialista, partimos de una sociedad dominada por el modo de producción capitalista y vamos en búsqueda de un modelo ideal de sociedad. Como este es nuestro punto de partida, es necesario identificar las fortalezas y debilidades del sector productivo privado para elaborar estrategias que conlleven al dominio popular de la economía.
Retomando el discurso anterior, la formula para mejorar las relaciones de intercambio entre proveedores y consumidores radica en incrementar los niveles de
• Información,
• Conocimiento sobre el negocio,
• Organización,
• Capacidad de negociación,
• y Conciencia del consumidor en su rol y en su poder de regulación del mercado. En la medida en que la sociedad conozca la información de componentes de costo, márgenes de ganancia, y dividendos, se dispondrá de información de áreas competitivas para las empresas socialistas y se tendrá posibilidades de ejercer presiones para mejores condiciones laborales. En la medida que tengamos conocimiento de las condiciones del mercado y del negocio podremos crear nuevas empresas socialistas. Con un Consumidor organizado y con Poder de negociación se pueden establecer presiones sobre los productores y distribuidores para garantizar precios, calidad y abastecimiento competitivo. Es más, los consumidores organizados podrían montarse en campañas para dirigir la demanda hacia las empresas sociales, forzando a la desaparición paulatina de las empresas productivas de capital privado y estimulando la consolidación del Socialismo, sin generar ningún tipo de vacío y utilizando las propias contradicciones de la competencia capitalista.
Como se ve, los Consejos Comunales, los Consejos Productores (de Obreros, Campesinos, o Empresas Sociales) y los Consejos de Consumidores pueden complementarse para ejercer un auténtico Poder en la Sociedad. Para ello es necesaria una fuerte participación inicial del Estado mientras que la criatura va madurando y adquiriendo mayor capacidad autonómica. La transferencia de Poder del Estado al Pueblo es vital, aunque es claro que esa transferencia debe darse en forma paulatina.
Entre las transferencias de Poder al Pueblo que el Estado se propone realizar, debe tener especial relevancia la transferencia de información, de tecnología, de conocimiento y capacidad organizativa de los sectores populares. El Pueblo en cada uno de sus roles fundamentales: Ciudadano, Productor y Consumidor, debe armarse de estos instrumentos para convertirse en elemento clave para impulsar Nuestro Socialismo Evolutivo.

Indicadores Socialistas
Dada la conceptualización del Socialismo como Proceso que se dirige a un referente específico, es posible diseñar indicadores globales del éxito. Si los Propósitos que nos planteamos son los seis planteados anteriormente, entonces necesitamos diseñar indicadores de:
1. Niveles de explotación del hombre por el hombre.
2. Niveles de prevalencia de las empresas socialistas.
3. Niveles de satisfacción de necesidades humanas.
4. Niveles de Democracia, de protagonismo popular.
5. Niveles de Moral Social.

La idea es que, tras identificar los indicadores apropiados, en cada instancia nacional se haga seguimiento de los mismos. Así, se generan los datos de entrada que nos permitan definir los planes y programas que nos permitan seguir consolidando nuestro Proceso.
Parece difícil medir los niveles de Moral Social. Como bien lo refirió el Presidente recientemente, la Moral tiene dos acepciones igualmente útiles. La primera se refiere a la energía, al ánimo de seguir emprendiendo la lucha; la segunda se relaciona con la conducta, con el apego a los valores de interés social. Tener medida de ambos aspectos es fundamental, y aunque efectivamente difícil, se encontrará la forma de hacerlo.
Como se ve, la idea de los cuatro pasos no representa simplemente un esquema reactivo para confrontar profundos males que nos aquejan como lo son la especulación y el acaparamiento. Se trata de un elemento clave dentro de la primera etapa de nuestro Socialismo Evolutivo: La Consolidación del Poder Popular.

El Paso Inmediato
En este momento debe establecerse un equipo de trabajo que refine la conceptualización de esta idea y formule un proyecto de ejecución acelerada. La ejecución debe ser acelerada, porque el proceso revolucionario exige en el presente que se reimpulsen los programas sociales y se hagan más visibles las bondades del Sistema Socialista Evolutivo que estamos proponiendo y que en buena medida estuvieron planteados en la Propuesta de Reforma Constitucional.
El equipo debe estar encabezado por actores del alto gobierno. La conceptualización final podrá estar a cargo de CENDITEL o de una organización ad-hoc. La creación de la versión inicial del Sistema de Información podrá estar a cargo de FUNDACITE. Posteriormente deberá crearse una organización con este exclusivo propósito.

Conclusiones
Se presenta en este documento una propuesta de creación y activación de una Red Nacional de Consumidores. De ejecutarse la propuesta se tendrían los siguientes beneficios e impactos soaciales:
1. Consolidación del Poder Popular en los Roles de Vecinos, Productores y, especialmente, en el de Consumidores.
2. Demostración con hechos de las ventajas del Socialismo Evolutivo y de conceptos propios de la Propuesta de Reforma Constitucional: División territorial, Propiedad Social, Democracia Participativa, Transferencia de Poder.
3. Reimpulso de los Consejos Comunales.
4. Aprovechamiento de las tecnologías para la emancipación (El gran error del Capitalismo fue Internet).
5. Modos efectivos de ejercer contraloría social sobre estructuras del estado y sobre relaciones sociales. Estos ejemplos pueden dar base a la creación de mecanismos de contraloría sobre otras instituciones y procesos.
6. Las Asambleas Virtuales como mecanismo de organización popular moderna.
7. Control popular de las relaciones de mercado. Erradicación de la especulación y del acaparamiento.
8. Mayores niveles de felicidad del pueblo: el fin absoluto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s