Los saberes necesarios de la Contraloria Social para la Construcción del Poder Popular

 

 Introducción

“Saber y honradez, no dinero, es lo que

requiere el ejercicio del poder público”

Simón Bolívar

.

Este documento, sustentado en la necesidad de producir conocimiento válido y pertinente desde, con y para el pueblo quien a su vez la legítima desde su saber múltiple para incidir en nuevas prácticas contraloras,  es resultado de Analizar e interpretar 400 artículos elaborados por 238 articulistas de la página www.aporrea.org y 23 grupos o agencias de noticias (en total: 261 opinadores), quienes discuten y debaten sobre la Contraloría Social (83 artículos), el burocratismo (75 artículos), la corrupción (113 artículos), la ineficiencia e ineficacia del sector público (54 artículos), la especulación y el acaparamiento del sector privado y (28 artículos)  la impunidad de ambos sectores (47 artículos).

Los  artículos analizados contienen argumentos, críticas y propuestas que apuntan a la posibilidad de afrontar las insuficiencias de prácticas contraloras hacia las instituciones públicas y privadas por parte de los ciudadanos, así como a reconocer y reivindicar el poder del pueblo desde sus saberes para una praxis emancipadora en materia de contraloría social.

La sistematización de los aportes significativos de cada articulista permitió producir conocimiento para una praxis emancipatoria que coadyuve en una nueva ciudadanía e institucionalidad, en tal sentido se pretende con este documento contribuir a visibilizar la fuerza recreadora existente en las miradas de estos 261 venezolanos y venezolanas, quienes con libertad creadora concurren a espacios de opinión y debate para ofrecer sus saberes para prácticas contraloras transformadoras.

“La mejor política es la honradez”

Simón Bolívar

 

De la sistematización de los 400 artículos surgieron los siguientes componentes:

a)      Componente Histórico Cultural: Hacia una praxis emancipadora del pueblo contralor.

b)      Componente Percepciones Humanas: Hacia una ciudadanía que se construya desde el reconocimiento de las voces y las miradas como acto de confianza y solidaridad.

c)      Componente Estructural organizativo del sector público y privado: De un Estado Burócrata organizado para la élite a un Estado organizado para la participación contralora del pueblo.

d)     Componente Legislativo, Normativo y Procedimental: Las leyes, las normas y los procedimientos de Contraloría Social a partir del pueblo.

e)      Componente formativo-educativo e informativo-publicitario: Hacia una praxis emancipatoria desde una ética contralora.

Componentes que permiten reconocer la complejidad de los saberes populares de la Contraloria Social independientemente del énfasis de los articulistas cuando problematizan desde temas como la corrupción, el burocratismo, la ineficacia, la ineficiencia y la negligencia, la especulación y el acaparamiento y la impunidad que como “comportamientos, actitudes y acciones son contrarios a los intereses sociales y a la ética del desempeño de las funciones públicas, así como en las actividades de producción, distribución, intercambio, comercialización y suministro de bienes y servicios necesarios para la población, realizadas por el sector público o el sector privado como lo recuerda el artículo 3 de la Ley Orgánica de la Contraloría Social (2010).

Para una mejor comprensión se presenta una breve explicación de cada uno de los componentes en la que se conforma un pensamiento integral e integrador:

a)      Componente Histórico Cultural o Hacia una praxis emancipadora del pueblo contralor.

En este componente el elemento histórico es de suma importancia pues constituye el marco donde se desarrolla el tema desde las perspectivas de los escribientes. Dos puntos centrales que reflejan los ciudadanos es hacer memoria de nuestro pasado y presente histórico que va desde la colonia, republicanismo, hasta el actual proceso bolivariano y el elemento cultural que supone y está contenido en la vivencia histórica vinculada a la CS. La historia se revela como una caja de pandora llena de antagonismos y contradicciones que desde una lectura general y parcial de los problemas de la corrupción, burocratismo, ineficiencia e ineficacia, impunidad, etc. podían no develar  el entramado que supone y la producción cultural ya sea en términos ideológicos, axiológicos y de acciones. De fondo el elemento cultural surge como la acumulación de las virtudes y vicios de los ciudadanos y las instituciones y en base a ella se produce o no los cambios y las transformaciones en el tiempo. Por lo recurrente de este tema por parte de un grupo importante de  articulistas y además por caracterizar el fondo del problema resultó ser un componente esencial para su comprensión desde la complejidad histórico-sociopolítico.

Lo que exige de un proceso de concienciación por parte de los ciudadanos y las instituciones pues su olvido e indiferencia hacen que retornen y se profundicen más los vicios en saberes y prácticas erróneas y perversas para la vida de la República.

b)      Componente Percepciones Humanas o Hacia una ciudadanía que se construya desde el reconocimiento de las voces y las miradas como acto de confianza y solidaridad.

c)      Componente Estructural organizativo del sector público y privado o De un Estado Burócrata organizado para la élite a un Estado organizado para la participación contralora del pueblo.

Una fuerte crítica al Estado burgués, burocrático y corrupto responde este componente. Qué hacer ante esto? ¿Por dónde comenzar? ¿Qué teclas tocar? ¿Cómo construir con las herramientas que tenemos una nueva lógica social que implique el cambio del Estado? y ¿Qué capacidad tienen el Estado en su función de fiscalización y contraloría interna? Son preguntas que se hacen y responden los articulistas. Críticas que no se hacen como fin último sino que les permite presentar propuestas que dan muestra de un pueblo con capacidades de crear y construir desde la realidad. No hay CS sin la crítica. Es la base donde se fundamenta la Contraloría Social cuando un pueblo observa que no se está haciendo las cosas conforme a lo establecido  ya sea por las leyes o los planes o no se está viendo los resultados esperados.

El aspecto ideológico en la construcción del Estado subyace en las criticas y el deseo de participar en su construcción son elementos claves de este componente.

d)     Componente Legislativo, Normativo y Procedimental o Las leyes, las normas y los procedimientos de Contraloría Social a partir del pueblo.

Este componente es el más vinculado a la Ley Orgánica de Contraloría Social aprobada en diciembre de 2010, que como constructo jurídico siempre habrá aspectos por mejorar o considerar. Es un análisis crítico propositivo de 14 articulistas que en una consulta orientada para este fin expresan la necesidad del ejercicio contralor, pero para ello consideran que la rendición de cuentas y el derecho a la información es condición sine qua non de la practica contralora. Por otra parte, se presenta el dilema de la Contraloría Social: individual o colectiva. Hay una afirmación hacia la práctica colectiva.  Y una de las razones es que en grupo se puede solventar los gastos de una acción que la ley la presenta en el marco del voluntariado. Opción no muy clara cuando remite a un ejercicio ciudadano que ocupa tiempo y dinero para hacerlo, pues la voluntad de hacerlo es lo que debe privar y el Estado debe correr con los gastos.

Finalmente, se hace un cuestionamiento al procedimiento de ley que para aplicarlo hay que pensarlo desde las realidades contraloras, desde sus complejidades e incertidumbres, en la que se puede presentar conductas indeseables por parte de los funcionarios e instituciones que impedirían la acción contralora. Así como la necesidad de construir cultura contralora hacia el sector privado. Pues el énfasis sobre la CS se refiere al sector público. Este aspecto sobre a quién se le hace contraloría social es un avance en materia legislativa, sin embargo, en el imaginario del pueblo aún no está asumido. Gracias a las últimas intervenciones del Estado por efecto de la especulación y acaparamiento del sector privado en desmedro del interés colectivo que ha afectado a un número importante de ciudadanos como ha sido el caso de la venta de viviendas, venta de vehículos, ,

e)      Componente formativo-educativo e informativo-publicitario o Hacia una praxis ética contralor.

Este último componente que se complementa con los anteriores insta al Estado a ser formador y educador del ciudadano contralor. El Estado debe invertir en la educación para la vida ciudadana, no solo de quien ejerce contraloría social sino en el servidor público o privado para que sea garante del derecho. Además debe invertir en información y promoción de la Contraloría Social para llegar a todos sin distinción y sin límites. Otro aspecto es regular la publicidad que incita al consumismo exacerbado, la cual impide la vivencia de valores de la solidaridad, honestidad y sentido de pertenencia.

Esta labor del Estado, aunada a la movilización, participación y organización de la Contraloría Social por parte de los ciudadanos, comunidades y colectivos representaría un esfuerzo mancomunado para la producción de una cultura y acción contralora para una praxis verdaderamente emancipatoria.

A continuación se presenta el desarrollo de los componentes obtenidos de las miradas y voces de los articulistas de http://www.aporrea.org:

LOS SABERES NECESARIOS DE LA CONTRALORÍA SOCIAL PARA LA CONSTRUCCIÓN DEL PODER POPULAR

1.1 Hacia una praxis emancipadora del pueblo contralor – Componente Histórico-Cultural

Desde que se aprobó la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en 1999 la cual definía nuestro Estado democrático participativo, en oposición a la constitución de 1961 que apostaba por la democracia representativa, se dio inicio a un proceso que ha exigido nuevos aprendizajes a partir de la propia realidad. Esta tarea y compromiso ha hecho que ciudadanos, grupos, comunidades y colectivos se incorporaran en diversos ámbitos de la vida pública (social, política, económica, cultural, educativa, etc.) lo que ha significado el encuentro de saberes y prácticas que de modo dialéctico, antagónico y contradictorio se producen para reproducirse o recrearse, para reconstruirse o destruirse.

Estos saberes populares y prácticas sociales no sólo van a incidir en la visión de la realidad sino en la construcción efectiva de la misma. Van a formar parte de los diálogos cotidianos de los ciudadanos, además de la conformación de identidades personales y sociales pues se constituyen en generadores de tomas de posicionamiento y producen los significados que la gente necesita para comprender, actuar y orientase en su vida cotidiana. Generalmente estos integran las novedades del pensamiento y acción social.

Estos productos socioculturales van acompañados de utopías e imaginarios contenidos en diversas visiones paradigmáticas (religiosas, filosóficas, políticas, económicas) que determina las condiciones bajo las cuales la sociedad se percibe y asume algo como problema o carencia, y al mismo tiempo alberga la capacidad de encontrarles una solución. La utopía y los imaginarios juegan en la vida de una sociedad como pilar sobre el que se apoyan tanto la identidad que la constituye como los fines que la orientan.

La utopía, tomada más desde la perspectiva de la forma que del contenido, se revela como una manifestación de lo imaginario. A través de esta, el hombre se recrea en el pasado o edifica un futuro renegado de su realidad cotidiana. Comprende la utopía como una apertura siempre inacabada de posibilidades de realidad alternativas a la institucionalizada socialmente, y que se desencadenan como resultado de la insatisfacción que esta provoca. Tras cualquier tipo de proyecto revolucionario late siempre el germen de la utopía como medio de trascendencia de lo real y apertura a lo posible, lo que ofrece una resistencia a todo intento de imposición de la evidencia presente bajo el pretexto de única posible realidad.

Lo imaginario es lo que dota de fuerza a la utopía. Desde lo imaginario, se consigue movilizar la potencia social, cuestionando el orden social establecido. Ocurre así en todos los movimientos de transformación social, los cuales se enraízan en un imaginario que dinamiza la capacidad de movilización de la sociedad. Mientras la utopía trasciende lo real el carácter eternizador de la ideología contribuye a inmovilizar la realidad social.

Con este binomio utopía e imaginario no se puede comprender una praxis emancipatoria desde la Contraloría Social debido a que comporta esta acción no solo en una acción contralora en sí misma, sino porque deviene la necesidad de algo que inspire y permita transformar aquello que no responde a las necesidades, intereses y expectativas de un pueblo, y que más bien resultan un obstáculo.

Desde nuestra venezolanidad vamos a encontrar diversas miradas que van a troncarse y todas permiten favorecer una visión y utopía que sustente una praxis emancipatoria  de la Contraloría Social cuyo fin último consiste en construir una nueva ciudadanía y nuevas instituciones.

Como se trata de visibilizar los argumentos del pueblo que son tan válidos como los de los líderes del proceso bolivariano. Solo que los primeros deben constituirse en nuestro punto de partida: expresiones sencillas pero profundas están en el sentipensamiento del pueblo como: “Buscar mejoras”, “colaborar para el buen vivir”, “contribuir en el desarrollo y al bien común”, “contribuir al ejercicio pleno de las facultades humanas”, “buscar la calidad de vida de toda la comunidad”, “dar lo mejor con el concurso de todos”, “por un cambio positivo”, “para que vivamos mejor”, “transformar la realidad para el bienestar y beneficio de todos”, “mejor vivir”, “para superarnos y construir la identidad colectivamente”. Si estas expresiones resultaran simples para muchos que hablan desde los discurso ideológicos sobre el “poder popular”, o “el socialismo”, etc. es que aún no han entendido que la fuerza no están en las palabras en si misma sino en el valor que un pueblo le da y que generalmente no usan argumentos de otras latitudes, pues el sistema siempre oferta una mirada que puede resultar para ellos “enajenante” si no es fruto de un proceso de concienciación política que permita la discusión profunda desde el sentipensar venezolano. Así también encontramos otra tendencia también legítima como la de un pueblo que se suscribe en cambios paradigmáticos, propuestas desde el liderazgo del Presidente Hugo Chávez Frías como ha sido la propuesta del Socialismo del XXI, no obstante, la novedad es que el ideal bolivariano y la felicidad suprema hecho revolución resultan un potencial utópico en el pueblo y que bien es asumido bajo otras miras como el Socialismo humanista, la democracia socialista, el hombre nuevo; la Revolución moral de las conciencias y de las instituciones, el Poder Popular, la Revolución moral de las conciencias y de las instituciones, el desarrollo endógeno y la Patria libre e independiente.

Este punto de partida debe ser un elemento central en la reconstrucción de “Nuestra utopía” que exige la actuación contralora. Buscar integrar y cohesionar para una praxis emancipadora y transformadora, evitando así la desarticulación y fragmentación a la que hemos sido víctimas en la historia.

A esta reconstrucción debe ir respaldada de la memoria histórica preexistente desde nuestros originarios, la del proceso de invasión y colonización española y la resistencia ofrecida por los grupos étnicos indígenas y negros, así como también las etapas de la emancipación, independencia, republicanismo, liberalismo, dictadura, democracia y neoliberalismo en los últimos 200 años que nos permite visualizar nuestras capacidades libertarias y humanistas pero también el reconocimiento de un orden cultural subyacente que fracturan y bloquean nuestro ser y quehacer y al cual debemos concienciar los saberes y las prácticas emancipatorias y transformadoras  a modo de actúan como fuerza para subvertir de modo colectivo los saberes y las prácticas hegemónicas y de sujeción.

Este paso es esencial para reivindicar los poderes originarios del bravo pueblo de Bolívar que lo impulsa a un “verdadero empoderamiento popular, ya que es el pueblo común, el vulgo general, educado o no, profesional o no, instruido o no, quien, sencillamente, dirá si un servicio funciona o no, si un servicio es legal o no, si un servicio es necesario o no, al final, será como un sistema de auto reparación del mismo sistema social superior, ya que cuando esté presente leves o grandes anomalías, serán los usufructuantes de esta sociedad. Además de usar “los iniciales mecanismos de alarma, de alerta temprana, que permita a los organismos competentes, en unión siempre con el pueblo, el poder subsanar los problemas, tanto vitales como los comunes del día a día, dentro de la sociedad, que en resumen harían de “La Contraloría Social el instrumento legal fundamental para el funcionamiento de una sociedad realmente social y humanista”.

El aspecto cultural que favorece la práctica de la Contraloría Social es la necesidad de lograr la refundación de la República, la cual es efectiva con la participación protagónica del pueblo. Es decir, los cambios se harán efectivos con la actuación de los ciudadanos y las ciudadanas y que ahora tienen el derecho de ejercer control sobre las políticas públicas. Para promover la refundación de la República, seria esencial profundizar el pensamiento de Bolívar, la construcción de una cultura política cónsono a los tiempos y bajo el eje identitario de la venezolanidad. Todos los aspectos inscritos en la cosmogonía de nuestro originarios, deben ser rescatados, para aplicarlos a nuestra cosmogonía actual, ya que de esa manera nuestro sentido de pertenencia a nuestra pachamama y nuestro Abya Yala, será verdaderamente autóctono, porque no hay nada más extraño a nuestros orígenes ancestrales, que la cosmogonía en la cual nos han sumido los conquistadores, que de paso son las aberraciones que debemos erradicar, de nuestras costumbres para poder ejercer un control más efectivo para nuestro vivir. Para promoverlo se propone educar, educar y educar.

Pero ¿qué significa la Contraloría Social para nuestro pueblo?

  • es una manifestación del poder popular que persigue la transformación moral de la sociedad.
  • es simple y llanamente una herramienta de revisión y supervisión tanto de la función pública, como de la función privada de servicios a la comunidad. La razón para llevarnos a ejercerla se fundamenta en obtener los resultados para los cuales fueron creadas estas políticas públicas y de servicios.
  • Es un deber y un derecho constitucional, que consiste en una corresponsabilidad entre las instancias del Poder Público y los ciudadanos y ciudadanas que se encuentren organizados o no en instancias de Poder Popular, con el fin de garantizar que la inversión pública se realice de manera transparente y eficiente en beneficio de los intereses sociales de una colectividad.
  • Es el elemento clave para impedir la desviación de los objetivos del proceso de transformaciones y su razón de ejercer la Contraloría Social es evitar todos los tipos de corrupciones que existen y los beneficios individuales con recursos públicos que deben estar destinados a intereses sociales.
  • Es el ejercicio de vigilar y acompañar las actuaciones económicas, administrativas, jurídicas y operativas de las instituciones públicas del Estado y del Gobierno, por parte de la ciudadanía individual o en colectivos organizados comunitarios u organizaciones sociales en general para garantizar el cumplimiento de los objetivos institucionales y sociales, la reducción de la corrupción y el evitar el entorpecimiento burocrático de planes y proyectos.
  • es la forma de participación activa que puede enarbolar la ciudadanía, el pueblo en conjunto a los efectos de evaluar, controlar, y sancionar en los casos que así lo requieran el uso adecuado o inadecuado de los recursos públicos, de la gestión pública y del ejercicio de la función pública, a la vez de garantizar el uso racional, económico, transparente, eficiente y eficaz de dichos recursos por parte de los administradores, per a la vez debe tornarse en un nivel decisorio, deliberante, por supuesto hay que dotar a la ciudadanía en pleno de los conocimientos que garanticen que esta función no se convierta en una peña de desacreditación, vilipendios o falsos testimonios y chismes.
  • es una especie de instrumento de control, que debe ser ejercida por el ciudadano común en solitario o en conjuntos, como ejemplo, consejos comunales, comunidades, comunas, etc. Que, aunque hoy parezca, – la C.S – una entidad sin fuerza y sin poder, tenemos que convertirla mediante la ley orgánica en un arma contundente para defender, no solo la inversión del estado, sino proteger a todo el país, en conjunto. Todo lo relacionado con el estado es competencia del pueblo (potentia), en su condición de soberano y autentico dueño del poder.
  • En la práctica nos permite tener puntos de prueba y/o corrección del ejercicio de gobierno de nuestro país, y que establece una especie de señalizador donde se pueda monitorear el avance de la gestión de gobierno en todos sus aspectos y actuar en consecuencia para promover correctivos donde fuese necesario. Debe motivarnos a ejercer la Contraloría Social el deber y el derecho de ejercer el poder, que como pueblo nos  confiere la constitución nacional en el articulado   y el concepto político de poder; que radica en  el pueblo (potentia) y que es ejercido por las personas delegadas para ejercer ese poder (potestas). Todo ello para hacer palabra buena el precepto de gobernar obedeciendo.
  • La Contraloría Social es el derecho que otorga el estamento jurídico establecido en una sociedad determinada a las personas de esta sociedad para que las mismas participen en la vigilancia, seguimiento y control de la gestión pública. En la República Bolivariana de Venezuela este derecho está consagrado en la Carta Magna, el espíritu de nuestra Constitución plasmado en los Principios Fundamentales, artículos del 1 al 9 y muy explícitamente el artículo 2 que expresa “Venezuela se constituye en un Estado democrático y social de Derecho y de Justicia, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico y de su actuación, la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social y en general, la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político”. Además en el Artículo 62. “Todos los ciudadanos y ciudadanas tienen el derecho de participar libremente en los asuntos públicos, directamente o por medio de sus representantes elegidos o elegidas. La participación del pueblo en la formación, ejecución y control de la gestión pública es el medio necesario para lograr el protagonismo que garantice su completo desarrollo, tanto individual como colectivo. Es obligación del Estado y deber de la sociedad facilitar la generación de las condiciones más favorables para su práctica”. También los artículos del 130 al 135 correspondientes a nuestros deberes, cada venezolano y/o venezolana tiene el deber de ser contralor del respeto y cumplimiento de estos deberes.  El artículo 139. “El ejercicio del Poder Público acarrea responsabilidad individual por abuso o desviación de poder o por violación de esta Constitución o de la ley”.  Así mismo el artículo 143.  Es importante resaltar que todo el articulado de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela faculta la Contraloría Social, por lo tanto es un derecho y a la vez un deber de todos los venezolanos y todas las venezolanas ejercerla, por lo que la Ley Orgánica de Contraloría Social fortalecerá aún más el Poder Popular.
  • La Contraloría Social a través de información y conocimiento de causa realiza un conjunto de acciones voluntarias para ejercer el control, la vigilancia, la supervisión y la evaluación para contribuir con la gestión gubernamental, dado que busca la democratización de los servicios, el manejo de los recursos en beneficio de la colectividad, la capacidad de respuesta y pretende evitar que los recursos sean utilizados por intereses particulares de algún grupo.

1.2 Hacia una ciudadanía que se construya desde el reconocimiento de las voces y las miradas como acto de confianza y solidaridad – Componente Percepciones Humanas

Antes de actuar como funcionarios públicos y empleados privados, como consumidores de productos o usuarios de servicios, como líderes políticos y económicos somos ciudadanos venezolanos. Este sentimiento debe privar sobre los roles que cumplimos como seres humanos y profesionales.

Al visualizar el burocratismo, la corrupción, la ineptitud y la negligencia no podemos separarlo del hecho y del fenómeno humano. Tienen nombre y apellido los hacedores de estas prácticas, pero también tienen nombre y apellido quienes no actúan así. No es una situación que se da de modo espontáneo y fortuito, más si responde a la realidad del sujeto histórico en situación y en proyección desde sus mapas culturales y, sus imaginarios y utopías.

Si la desconfianza como forma de vida del venezolano es el resultado histórico del comportamiento dudoso y no  cumplieron con lo prometido de quienes tuvieron la autoridad y resultó un enemigo en la realidad. La confianza es el fruto de una interrelación e interacción donde se da la coherencia entre la palabra y la acción. Entre las promesas y las ofertas ante las demandas y exigencias de las personas y grupos sociales. No obstante, ocurre la manipulación y el engaño que puede dar la impresión de su cumplimiento y mantener el posicionamiento o cumplir lo solicitado o prometido y dar la impresión que no fue atendida, ya sea porque las condiciones y factores que circundaron una acción o por elementos fuera de control.

“La  confianza   es  como    una  roca   fuerte   en la cual   una  puede pisar  sin miedo, es  como  un  árbol  umbroso  debajo  del  cual  se   protege  del  calor    y del sol   el  caminante.  La  confianza  en la  justicia  es   superior a  la  roca y  al  árbol , pero  si  falla  la frustración   es  tan inmensa   como   todos  los  océanos juntos. “

Para los articulistas, la actitud de la confianza o la desconfianza está referida a tres ámbitos: a las personas (dirigentes o no); a los procesos de cambio (como la  revolución Bolivariana o la socialista) y a las situaciones (como la gestión propia a lo público o privado).

1.2.1. En cuanto a las personas y grupos

“Requerimos funcionarios con alta ética y valores socialistas”, “basta de los funcionarios que exhiben una vida ostentosa”, “es necesaria la Declaración jurada a los funcionarios altos y medios”. “Existen élites privilegiadas y empresas privadas que actúan en redes de corrupción donde se usa la matraca o el soborno para meterle mano a los fondos público”, hay que “denunciar a los gerentes que se ponen la gorra y la franela roja solo cuando le conviene”; El funcionario público perverso. ¿Dónde buscar a los nuevos sujetos históricos que no sea lo que tenemos? ¿Dónde están los responsables? “es necesario que el funcionario público se vea como un ciudadano común”, “se critica de la oposición de dentro y fuera del Estado Corrupto, la oposición en altos cargos decisorios y de manejo de dinero en dólares, “los funcionarios publico demuestran incompetencia profesional y buscan cargos “que den real” y para eso el compadrazgo”; “cuando los altos funcionarios se rodean de anillos y no responden a los postulados constitucionales”; las comisiones ¿quién la paga o la recibe?; “el pueblo está entre dos caminos: quien le dé la solución real a sus problemas o quien más le ofrezca”; “la gente se desencanta, se desilusiona, se desalienta y se decepciona”; “el pueblo altamente intuitivo”; ¿Quien mide la eficiencia de los funcionarios públicos?; “No hay corrupto sin corruptor”; “La empresa privada vende una falsa imagen: que ellos son los éticos y productores”; “que el presidente se ponga al frente de una movilización nacional contra la corrupción. Una misión contra la corrupción y por la dignidad”; “el problema de la corrupción es que traiciona la confianza que le fue suministrada por un sufragio o designación de una autoridad”; “corrupto: es un vulgar ladrón o estafador que se remite al fraude, al enriquecimiento ilícito y a la malversación de fondos”; Depurar la policía ¿Cómo?; “en el mundo del consumismo exacerbado los que tienen o no desean tener más”; “¿Quién debe dirigir la sociedad?”; ¿Cómo aceptar un cargo si no se está capacitado, sin preparación para ejercerlo?; “Importante saber ¿quiénes somos? ¿Seguimos las directrices del presidente?”; “el funcionario que se supedita a la tarea burocrática. Es verdaderamente triste encontrar en estos trabajadores fuerte carga de sentimientos de miedos, frustraciones individuales y también colectivas, resentimientos, incomodidades, insatisfacciones, este arsenal atenta peligrosamente con la intención de participación ciudadana, protagónica y corresponsable”; “papel del Psuv  en la construcción del nuevo estado”; “El aumento de los “ni-ni” se pudiera decir,- siempre ha sido-, directamente proporcional a la desconfianza en las instituciones y en los partidos políticos”; “El enemigo dice tantas mentiras que cuando, por accidente, le sale una verdad, la tendencia oficial es a callarla o negarla”; “Tenemos que respetar la condición del ser humano en situación no todos pueden pensar y actuar revolucionariamente pero si como ciudadano venezolano”; “hay que hacer un llamado a la juventud”; “Lástima que Chávez no es Bolívar, no existirían los Diosdados en este gobierno, mucho menos los Acuña. La Revolución Bolivariana comienza a dar muestras de un evidente deterioro, sólo basta iniciar una conversación con el más humilde de nuestros compatriotas, quien, de inmediato, soltará su rosario de penas,” “¿Estamos dispuestos a trabajar con estos argumentos? Con esto queremos decir, la falta de interés de la persona por rendir su servicio al Estado Revolucionario y al Interés por el Trabajo Social Voluntario”; “El burócrata es contra-revolucionario por excelencia y odia ese mecanismo administrativo y sano de control interno que es la auditoría; excepto cuando quien la realiza es otro burócrata conocido; por aquello que “entre bomberos no se pisan las mangueras”.”; “Esta Contraloría no tiene la más mínima intención de favorecer o perjudicar a persona alguna, ni siquiera de las personas que ahora se “defienden”. Lo que preocupa es el método de manejo entre bambalinas, en secreto, con medias verdades y medias mentiras”; “La ley de Contraloría Social representa un desafío, pues debe enfrentar a la burocracia. Hay muchos funcionarios que deben cambiar de actitud, pues éstos se deben al colectivo social. Por lo tanto, deberán despegarse de los vicios que caracterizan al Estado burocrático. El funcionario debe colocarse de lado de las comunidades, actuar desde ellas y someterse la Contraloría Social”. “Actitudes de líderes confunden a la gente que comienzan a participar”.

1.2.2. En cuanto a los procesos

“Las leyes deben ser elaboradas a favor del pueblo y desde el pueblo”, ¿para qué quiere socialismo quién se ha enriquecido ilícitamente? “Solo la Contraloría Social eficiente y el cese a la impunidad permitirá construir el socialismo bolivariano, “Hay una falta grave en el cuerpo dirigente del proceso”; “Sobre estos males de la Administración Pública es donde debe incidir el revolucionario, diagnosticar sus causas y acometer políticas que reviertan estos males”; “el Presidente Hugo Chávez, afirmó: “Hay que diseñar un Sistema Nacional de Participación y Contraloría Social donde los venezolanos y venezolanas puedan formular sus reclamos y denuncias. Sean analizadas y comprobadas, se prepare un informe semanal para darle respuestas a las mismas; “Una forma de garantizar la eficiencia de la administración pública”; “se hace critica al liderazgo revolucionario que pierde su vinculación con las masas, con el pueblo”; “No solo el burocratismo es enemigo de la revolución, también es enemigo aquel que se hace el oídos sordos cuando los trabajadores reclaman sus derechos laborales, y no por eso quiera decir, algún loco por ahí, que somos unos saboteadores”; “nos debemos a una comunidad que tiene inmensas potencialidades y mucha capacidad para la acción. Para ello es preciso motivarla a través del esfuerzo y una actividad desinteresada y sostenida de cada uno de nosotros. De manera organizada, para poder vencer los fuertes, poderosos y peligrosos aparatos burocráticos heredados de la cuarta república”; “Inventan soluciones que sólo existen en sus limitadísimos pensamientos. Vociferan que aún no son los tiempos de cambios profundos, que hay que respetar las leyes y normas establecidas, que la vía son las reformas sociales, que las soluciones son para el mañana. Las elecciones son para ellos sus orgasmos, el escuálido por su parte, está cumpliendo el papel que le corresponde, fiel a sus intereses de clase: si puede aportar su granito de arena al descrédito de un proceso del cual es enemigo visceral y de paso enriquecerse impunemente, ¡cuánto mejor! y si puede hacerlo desde el interior de las instituciones del estado, ¡glorioso!”; “Una red popular de Contraloría Social es fundamental dentro de este proceso. En otro ejemplo, si se quiere establecer Contraloría Social sobre el Presidente de la República, es necesario que una red de ciudadanos venezolanos nos pongamos de acuerdo para ejercerla. Esto puede sonar como una posibilidad remota, pero se hará realidad en la medida que el pueblo vaya ganando poder. “Hemos sido víctimas de una forma de ser y hacer política.”

1.2.3. En cuanto a las situaciones

“Persiste una “impotencia ante la estructura parasitaria del Estado”, “Como la corrupción está enquistada en el poder religioso y en las elecciones del PSUV”, “si es posible nuevas prácticas que así lo demuestra”; se alerta a Chávez sobre el flagelo del la corrupción y cómo el capitalismo busca vincular a Chávez con esta”; “crear en el pueblo una autentica conciencia acerca del daño moral que le hace al país la corrupción no es suficiente”; “se le alerta que pueblo desilusionado nada le cuesta poner otra vez a la oposición”; “la teoría y la praxis debe acompañar a todo militante socialista”; “Debemos analizar las responsabilidades de cada funcionario, establecer lo más rígidamente posible dentro de causas, de los que no debe salirse bajo pena de severísimas sanciones y, sobre esta base, dar las más amplias facultades posibles.”; “Quienes ocasionaron un daño patrimonial, político y social irreparable al país siguen conspirando sirviendo de fuerza de choque a potencias extranjeras y a intereses bastardos. En cuanto al corto plazo, se debe superar la idea de impunidad, lo cual se traduce en hacer cumplir las leyes sin distingos o ensañamientos de ningún tipo, en todos los niveles en los que ésta se infrinja. Y si existiera alguna preferencia en la aplicación de la Ley, esta debe ser para exigir una cada vez mayor transparencia y comportamiento ejemplar a quienes ejercen responsabilidades públicas y cuyo buen o mal trabajo, afecta integralmente a la sociedad. Personalmente no creo que todos sean corruptos como es voz populi, hay sus excepciones, por lo tanto propongo o sugiero, que el que pase la prueba, sea premiado a una reelección y que cuente con el apoyo de todos nosotros.” “Los efectos de la impunidad: envalentona a los culpables del delito, desmoraliza a los funcionarios honestos, destruye los logros alcanzados en la construcción de ética y valores individuales y colectivos, amedrenta a los ciudadanos haciéndoles ver que no vale la pena denunciar los delitos, estimula a los que tienen la capacidad de hacerlo para tomar la justicia por su mano aplicando la venganza pública o la venganza privada, una prioridad establecer como meta: cero impunidad”.

1.3 De un Estado Burócrata organizado para la élite a un Estado organizado para la participación contralora del pueblo. – Componente Estructural Organizativo del sector público y privado

La capacidad (auto) crítica y propositiva de nuestro pueblo resulta un elemento clave para la emancipación y la transformación del Estado. Desde esas capacidades se revela un pueblo inconforme pero también optimista que evalúa con criterios reales y alternativos, asumiendo la complejidad e incertidumbre ocasionadas por todas las condiciones y factores presentes en su entorno. Sin embargo, no todos comprenden las bondades de estas capacidades cuando hay rechazo por parte de líderes políticos e instituciones de la crítica, desdeñándola y censurándola como un factor oposicionista y anti-revolucionario, lo que ha hecho que muchas personas se autocensuren e impiden la autocrítica. La crítica pública no debilitará a la revolución, muy al contrario le permitirá estar en buena salud. Además, esta la atenuante de la necesidad de la critica constructiva y autocritica porque el rol que hace el oposicionismo no deja otra alternativa. Se trata entonces: o combatimos la corrupción o liquidaremos la revolución.

“¿Por qué es tan importante la presencia de lo profético dentro de la Revolución? El profetismo tiene que ser para la Revolución una “terapia de shock”, una curación a través de la sacudida que produce poner al descubierto la realidad ambigua o corrompida allí donde se encuentre y, sobre todo ello, la difícil esperanza que vincula la justicia y equidad revolucionarias al hacer honesto y apasionado de sus dirigentes. Sin el elemento profético, el revolucionario se vuelve amorfo, no sabe exactamente para que exista, pierde su orientación y el sentido de su misión. El revolucionario necesita de lo profético como el pan de la levadura”.

No basta la quejadera típica del venezolano, la crítica tiene sus límites cuando es sesgada, es decir, busca sus propios intereses en detrimento de las mayorías o no busca en el fondo la resolución de los problemas planteados porque no se compromete o espera que otros lo hagan. Es hora de tomar acción, aportar soluciones, organizarse y hacer valer sus derechos. Si se siente afectado por el mal servicio como usuario o consumidor ya sea del sector público y privado. La crítica y la autocrítica deben ser el pan nuestro de cada día de los que sirven y son servidos. No puede ocurrir esto: “Sabemos que en muchas oportunidades nos mordemos la lengua ante las evidencias de lo que está ocurriendo”

Se trata más bien de ser “Irreverentes en la discusión, pero obedientes en la acción. La imposibilidad de mantener grupos de discusión o de estudio en la administración pública está al orden del día. Pero en los momentos de crisis se acude a las 3R o a las 3 al cuadrado, para que al final se quede en buenas promesas e intenciones o como el pueblo a veces lo afirma: en regaños. Las criticas y las autocriticas a la ineptitud no debe hacerse en forma abstracta sino con nombres de responsables y con las evidentes acciones ineficaces e ineficientes  de la gestión gubernamental.

Las presentadas a continuación están orientadas en el marco de la Contraloría Social para el uso eficiente y eficaz del erario público en miras a la felicidad suprema y frente a los cambios y transformaciones que le exige el país a las instituciones públicas y privadas. Pero que debido al papel del Estado como regulador y legislador del ámbito privado, el Estado tiene doble responsabilidad para cumplirlas cabalmente.

1.3.1 Crítica al Estado Burgués, corrupto y burocrático

La corrupción, el burocratismo, la ineptitud y negligencia de los funcionarios públicos son unas de las acciones mayormente criticadas por los articulistas de Aporrea debido a su inmoralidad y perjuicio, pues mengua el erario público y lo privatiza, enemiga del pueblo porque lo despoja o hacen uso ineficaz e ineficiente de sus pertenencias, convierte de pronto a nuevos burgueses a partir del enriquecimiento ilícito, no hay una respuesta a las necesidades, intereses y expectativas del pueblo, busca el lucro de unos pocos con los bienes de todos y se aprovechan del proceso revolucionario, llamados a estos robolucionarios pues su riqueza súbita los pone en evidencia.

Siendo el burocratismo, la ineptitud y la negligencia graves problemas, el énfasis lo ponen en la corrupción, tanto que debe ser considerado un delito contra los derechos humanos para que no prescriba.

En este aspecto la corrupción es abordada como una consecuencia de la supremacía del capital impuesta por el capitalismo, quien al configurar el Estado burgués con el apoyo de las leyes han mantenido esta situación y es por ello que no bastan las leyes y la necesidad de revisarlas exhaustivamente. Mientras la lógica del capitalismo subsista habrá corrupción Aún cuando se entiende la corrupción como parte del sistema alienante el pueblo alerta sobre la degradación moral a todos los niveles y que corroe a toda la sociedad, incluso en vínculos con otras anomalías como el narcotráfico mundial. El poderío de la corrupción dentro del Estado actúa en redes ya sea locales, nacionales e internacionales.

La corrupción siempre se ha ligado a la política, atribuida a la administración pública, al manejo de fondos o tráfico de influencias. Pero la Corrupción se encuentra en todos los ámbitos de la vida social. En el sector privado lo que se denomina Delincuencia privada o de Cuello Blanco. Como el Estado es el mayor contratador la corrupción se hace por dos vías la empresa privada nacional e internacional. Por tanto el saqueo de nuestras riquezas se hace por parte de las trasnacionales y las empresas privadas.

Licitaciones y contrataciones de bajo, medio y alto nivel dependiendo de las instituciones que va desde una institución de bajos recursos o al contrario de manejo de recursos inimaginables como PDVSA: Compras sin planificación, pérdidas cuantiosas en dólares y en recursos, evasión de impuestos, omisión de procedimientos por amiguismo.

La corrupción de la administración pública con la empresa privada está íntimamente ligada con la democracia representativa cuando se inicio Fedecámaras. Quien demostró en el tiempo su capacidad parasitaria pues como entidad productora dejo mucho que desear, y prefirió el camino fácil recibir de cada gobierno las concesiones o el dinero para comprar en el extranjero y vender al pueblo como si constituyera sus propias inversiones.

Funcionarios públicos de los altos cargos y empresa privada unidos para delinquir. En los años 90 Fedecámaras adquirió todo su poder en el Estado para su privatización. De allí la concurrencia de trasnacionales extranjeras (prestan sus empresas los venezolanos) que se hacen rico de la noche a la mañana, roban, especulan, y luego sacan los capitales y no los invierten los dólares como está establecido. Sin todavía incluir los magnates o empresarios extranjeros que utilizan y explotan a los venezolanos, a través de sus empresas.

Una manera de estimular la corrupción para hacerse de los contratos y licitaciones del Estado son las comisiones bajo la mesa, aún cuando en muchas oportunidades ellos los únicos que pueden dar el servicio, ya sea por la tecnología o el conocimiento implícito de su servicio, sin importar las consecuencias como son los sobreprecios, licitaciones viciadas, contratos a dedo, utilización de materiales de segunda y tercera calidad, compras innecesarias, obras asignadas a familiares, métodos todos estos heredados del pasado.

La reproducción de prácticas de la corrupción tiene una vieja data lo peor está en que se ha legitimado en todos los niveles, en el proceso bolivariano persiste estas prácticas y se han profundizados debido a dos situaciones claras, la retoma del Estado de sus obligaciones, como la actividad petrolera, la salud, la educación y la infraestructura, espacios de inversión clave. Y por otro lado, la política petrolera del Presidente, que trajo de nuevo al país ingresos que permiten el desarrollo del país, no obstante, la posibilidad de “robar” por parte de quienes ofertan al Estado sus servicios. El Estado volvió a retomar su poder y es por esta razón que todas las demás fuerzas económicas (productivas, financieras, bancarias, etc.) se alinean a ella como fuente de recursos “inagotables”.

1.3.2. ¿Qué hacer ante este flagelo?

No siempre es posible demostrar lo que es necesario dar pruebas pues el que es corrupto sabe ocultar su acción delictiva. El que denuncia puede ser fácilmente criticado o callado, ya sea porque pierde el trabajo o salen detractores de las críticas. Si se acusa, se desacredita al acusador, al que tiene poder no se le investiga, tareas de inteligencia y de investigación., Urge tomar previsiones para proteger al denunciante. Al ciudadano común le he es difícil encontrar responsables.

Hay muchas maneras de delinquir y no son los mismo modos de detectar la corrupción dependiendo de la actividad administrativa: en la empresa petrolera, tributarias, etc.  Urge caracterizar los modus operandi de las nuevas prácticas de corrupción y los procedimientos fraudulentos en el saqueo de los recursos de todos los venezolanos. Una tarea es caracterizar la problemática del burocratismo, corrupción, etc. y esta caracterización debe estar sometida a un proceso dinámico.

¿Cómo hacer contraloría a funcionarios públicos de alto nivel? O cuando las cuentas son astronómicas. ¿Quien hace Contraloría al dinero “bajo el colchón” por los vaivenes de los precios del petróleo? ¿Cómo se activa la corrupción cuando los ingresos petroleros aumentan?

Ahora bien se ha señalado la corrupción de alto nivel pero esto no niega el que medio y bajo nivel donde los supervisores y empleados públicos buscan manera de lucrarse, sembrando trámites engorrosos y colas interminables. Hay que implosionar la burocratización y de ese modo se fractura la corrupción desde el funcionario de un cargo sencillo hasta los altos funcionarios con cargos de confianza.

Hay que superar la debilidad institucional en cuanto a la corrupción y el Estado debe ser el primero en escuchar y hacer seguimiento de las denuncias aún cuando estas no son presentadas con todos los detalles exigidos muchas veces por la Ley y observarse a sí mismo para su revisión y evaluación permanente. No se puede ocultar ni desconocer que funcionarios inescrupulosos ponen en jaque el proceso y en entre dicho el proceso de cambio: la revolución se puede perder por causa de la corrupción.

Es necesario redimensionar la lucha contra la corrupción y adecuarlo a los tiempos donde la tecnología cumple un papel importante, a objeto de sistematizar y darle organicidad al sistema de evaluación y monitoreo y en la cual debe considerarse estos cinco ejes: participación ciudadana, acceso a la información pública, rendición de cuentas y control, modernización de la gestión pública y sanciones para afrontar la impunidad.

Ejes que invitan a la elaboración y ejecución de una Política de Anticorrupción como forma de gobierno, el empleo de hombres honrados aunque sean enemigos,  células anticorrupción, satanización al corrupto e institucionalizar la persecución pública a la corrupción, donde el Poder Moral y Ciudadano y sus instituciones comporten un protagonismo y lucha sin descanso conjuntamente con los otros poderes: Poder ejecutivo, legislativo, judicial y electoral. Esto implicaría la reorganización del mismo Estado en función de los intereses del pueblo soberano y un discurso persistente acompañado del ejemplo y de la punidad. Aunque no bastan los discursos es necesario el diseño de discursos anticorrupción pero no debe ser enfocado como si fuese una epidemia que esta fuera de control y que es ajena a nosotros.

1.3.3 ¿Por dónde comenzar? ¿Qué teclas tocar?

Misión Diagnostico: de todo el aparato estadal, de los servicios que se buscan garantizar. Es muy común encontrarse en la administración pública a funcionarios que no tienen verdadera conciencia de la necesidad de asumir con responsabilidad sus funciones, o llegar a una oficina pública donde pedir información es iniciar un viacrucis de estaciones de oficina en oficina. O de lo contrario, te piden que venga otro día cuando se encuentre el responsable. Pero se apunta equivocadamente, porque pone el mal en la “organización”, en el “estilo de trabajo”, y no en el Estado como tal. Chorrera de ministerios y misiones. Pretender los cambios desde una conciencia ingenua y sin conocimiento es comenzar mal. Dice el Che que si conocemos “las causas y los efectos de los males de la administración pública podemos analizar exactamente las posibilidades de corregirlos”.

Rescatar la conciencia histórica y superar las contradicciones históricas. Se trata de cuidarse del enemigo que no solo está afuera con el oposicionismo y en el exterior del país sino que deambula en el propio proceso. La corrupción como quinta columna y su coexistencia pacífica al interior de la revolución demuestra el carácter contrarrevolucionario del actual proceso, no elimina la amenaza del golpe porque su objetivo es ayudar a la oposición en el sostenimiento de la división por las esferas de influencia.

¿Cómo pensar que después de 12 años podamos estar hablando de corrupción en las instituciones de chavistas revolucionarios? Cualquier organización humana que carezca de disciplina, que funcione al garete, al capricho de unos y otros, o porque a alguien le da la gana, tiene sus días contados. Pero la burocracia es “tan eficaz” que resiste los cambios rápidos que la revolución requiere. Desde los cambios más elementales como los más complejos. El camino es uno la masificación de la participación popular en los asuntos públicos, para enfrentar la cultura de la ganancia y el provecho individual; la conciencia consumista y de competencia desenfrenada, propias del capitalismo, y que  son la base social de la corrupción. Es posible, sin duda, minimizar el burocratismo y los privilegios.

Si bien es cierto que el acento de las críticas están orientadas al sector público, no obstante, el sector privado con su especulación, acaparamiento y la anomia con que vienen actuando han tenido un sitial en los artículos de aporrea. Y debido a que la Ley de la Contraloría Social asume que los ciudadanos, las organizaciones sociales conjuntamente con el poder público y el poder popular tienen la función de prevención, vigilancia, supervisión y control no solo de la gestión pública y comunitaria, sino además de las actividades del sector privado que incidan en los intereses colectivos o sociales.

En este sentido hay que acotar que las percepciones de los venezolanos hacia el sector privado les resultan favorables. Esto debido al proceso neoliberal de los 90 en su intento de privatización de la cosa pública forjó toda una matriz de opinión sobre el Estado presentándose lo privado como lo mejor y la única opción: como lo fue el sector salud, educativo y alimenticio. Generalmente no se asume una crítica frontal, hacia este sector a no ser por eventos que son difíciles de ocultar como lo fue.

Acciones especificas a considerar planteadas por los articulistas sobre el cambio del Estado en materia de poder popular a partir de la Contraloría Social

1.3.4 ¿Cómo construir con las herramientas que tenemos una nueva lógica social que implique el cambio del Estado?

El poder popular es el ejercicio efectivo, a través de la organización y la participación real, de la amplia mayoría de un pueblo. Un gobierno de los trabajadores y el pueblo, debe comenzar por tomar medidas concretas que lleven a la práctica la democracia participativa y protagónica, en las decisiones de los asuntos básicos que le conciernen y en la forma de enfrentar el burocratismo y la corrupción.

Si no tomamos en serio la lucha contra la corrupción, contra el burocratismo y no tratamos de reconstruir un estado Revolucionario en el municipio, en las regiones o a nivel nacional, donde el pueblo, los obreros, campesinos, juventud y el estudiantado tenga poder real, este proceso no será más que un ensayo, entre otros.

El Poder Popular expone y propone acciones con dimensiones revolucionarias pero por desgracia, “los cuellos de botellas”, frenan tales iniciativas, sugerencias y deseos por conocer y actuar, entonces, toman rumbos extraviados en contra del Proceso Revolucionario. Las órdenes emanadas pareciesen que se dictan de acuerdo a conveniencias individuales y no al Proyecto Revolucionario. En la falta de Organización y en la Ausencia de una “Práctica Social” Permanente, Reflexiva y Sistematizada. La primera y más grave consecuencia del fortalecimiento del burocratismo (léase corrupción) es la desmovilización, el debilitamiento del naciente poder popular: bien sea desmontándolo, saboteando o corrompiendo su consolidación.

Preguntarse “¿cómo las instituciones pueden ponerse a tono con las comunidades? Se requiere una “Misión Eficiencia Bolivariana” Y esto presupone al menos tres condiciones: a) la incorporación más activa y decidida de todo el pueblo al proceso transformador, pues contrariamente al modelo representativo que dejaba en manos de las cúpulas las decisiones para facilitar sus negocios, ahora se requiere un consenso activo y participativo de todos, pues la fuerza transformadora radica en el pueblo y en la educación de su conciencia moral y ética; b) la lucha a fondo por la moralización del sistema judicial, apoyada en la participación de todos pero orientada intelectual, política y moralmente por la acción del gobierno y dirigida entre otros factores a poner fin a la impunidad. Quien violó la ley y e infringe la justicia tiene que asumir sus consecuencias; y c) la generación de una cultura de la honestidad en todos los terrenos de la vida social como una forma de crear las condiciones para recuperar un sentido de dignidad e igualdad social contraria a la impunidad reinante.”

Implementar conversatorios, debates hacia el interno de las instituciones, sincerar el dualismo de competencias entre las instituciones; atender a los problemas de gobernabilidad revolucionaria que generan las gobernaciones, hacer uso adecuado de la tecnología de Información y Comunicación (TIC) como el Gobierno on-line.

Despierta conciencia es el creador de una propuesta efectiva de nuevas estructuras y procedimientos para hacer cumplir las leyes y organizar el Estado, además, es el creador de la idea del Poder Ecológico un Poder con igual potestad que los demás Poderes de un Estado.

1.3.5 ¿Qué capacidad tienen el Estado en su función de fiscalización y contraloría interna?

En el marco de la corresponsabilidad del poder constituyente y el poder constituido la contraloría tiene dos vertientes: la interna y la externa. El poder Público (Ejecutivo, Legislativo, Judicial, Moral y Electoral) no tiene la visión de la propiedad social, existe una apatía e indiferencia el ciudadano hacia la institucionalidad y del funcionario público acerca de la institucionalidad en sí misma. Construir el Poder Popular desde el Estado pasa por el debate de la Institucionalidad para, desde y con el pueblo. Actualmente el Estado y sus instituciones están mellados por una visión burguesa de la economía. Aún cuando existen esfuerzos para superar este Estado no basta esta lucha desde un solo poder.

La actualización y adecuación de los procedimientos y la legislación son un punto de partida y la aplicación previa formación a los funcionarios públicos. Se debe asegurar que sean los funcionarios quienes estén realmente preparados sobre todo en el aspecto moral, ético, conciencia ciudadana y de solidaridad para con sus semejantes de la sociedad, independiente de la formación técnica. Internalizando que el servidor público no es más que un ciudadano al servicio de su pueblo. Actividades contraloras por parte de los ciudadanos, las comunidades y de los colectivos debe representar una actividad normal por parte de la institucionalidad.

Si bien es cierto que constitucionalmente los Poderes Públicos están sometidos a la fiscalización y contraloría interna, y que anualmente sus autoridades deben presentar la memorias y cuentas de su gestión, con la finalidad de dar a conocer aciertos y desaciertos, dar a conocer en que se invierte los recursos económicos que se presupuestaron, que hechos de corrupciones se evitaron y si existieron señalar quienes reciben o están por recibir las respectivas sanciones administrativas, morales, civiles o penales como lo determina las leyes, y así, entre muchas otras cosas que son evaluadas y sancionadas por los mismo órganos del Estado; es necesaria la intervención de los ciudadanos y ciudadanas en el ejercicio de Contraloría Social. Acción no siempre bien vista o evitada cuando no se dan las condiciones debida para hacerlo.

En síntesis, el Poder Público para someterse a la contraloría debe presentar memorias y cuentas al pueblo. Los ciudadanos y ciudadanas en el ejercicio de la Contraloría Social lo que deben hacer es recabar las pruebas que permitan interponer la denuncia correspondiente para que se sancione todo hecho ilícito que afecte a la colectividad de una comunidad, de una parroquia, de un Municipio, de un Estado o al pueblo venezolano en su totalidad. ¿Es suficiente su accionar bajo las nuevas condiciones y factores históricos?

Dentro de estos poderes públicos es el Poder Moral quien tiene un papel preponderante en los procesos que faciliten la generación de una cultura de control social, de igual modo, el Poder Legislativo para promulgar un reglamento que con toda la claridad necesaria establezca los procesos y competencias a las instituciones de los Poderes Públicos. Además de impulsar la participación de los trabajadores y trabajadoras en que se organicen y hagan Contraloría Social a las gestiones públicas, evitando así el tareismo y aupando la reflexión sobre la acción gubernamental.

Constituirse el pueblo en colectivos contralores a partir de los derechos y deberes constitucionales en vínculo con las instituciones públicas y privadas en forma permanente y constante permite abordar la complejidad e incertidumbre que involucra el acto contralor. Así como la futura creación de una plataforma de comunicación entre los distintos colectivos de fiscalización, que permita la optimización cierta del tiempo de estos, y no permitir que sobre una misma institución y sobre un mismo problema hayan más de un colectivo atacando, y así, poder poner la lupa contralora sobre todo el espectro social.

 

1.4 Las leyes, las normas y los procedimientos de Contraloría Social a partir del pueblo  – Componente Legislativo, Normativo y Procedimental

“En nuestro concepto la Contraloría Social no ha sido asumida en la mayoría de organismos públicos, lo consideran entidad extraña a sus cometidos originales y es fruto de esa visión con gríngolas que tienen funcionarios formados en épocas anteriores, el caso más patético está en los cargos de Planificación de cada ente y que no ha sido corregido en el Ministerio de Planificación y Desarrollo porque allí existen de igual manera a estas alturas del proceso hay síntomas de ineptitud que no pueden ser calificados de otra forma sino de actos de “sabotaje”. No se puede negar el proceso de decantamiento natural con aquellos que intentan a lo interno frenar el proyecto histórico bolivariano y socialista.”

Urge la formulación de un nuevo sistema de normas, procedimientos y mecanismos internos de las instituciones públicas y privadas con el propósito de adaptarlos a los términos del Proyecto Político Venezolano expresado en la Constitución de 1999 y en las leyes de la Revolución. Para ello es importante el uso de la tecnología informática de modo que se asuma los  niveles y las complejidades de la Contraloría Social,

En el derecho de los venezolanos no solo de opinar acerca de lo que es de interés colectivo también proponen acciones concretas a ser consideradas en las normas y procedimientos orientados a establecer un Estado del Pueblo. Debido a su diversidad y amplitud no están orientadas a una institución como tal, dada su concreción señalamos las siguientes:

–       Revisar las leyes orientadas a la Administración Pública, si se están cumpliendo o no, el principio “cumplir y hacer cumplir las leyes” no permite atenuantes. que contradicciones existen entre ellas (por ejemplo, la Ley Sobre Simplificación de Trámites Administrativos con otras); la Ley de depósitos bancarios acordados para ganar intereses; las leyes referidas a la evasión de impuestos o la estafa existentes en el sector comercial y empresarial para obtener dólares de Cadivi y venderlos en el mercado paralelo.

–       Manejo de los fondos públicos. Revisar contrataciones y compra a proveedores, los sobreprecios en contrataciones y proveedores y por tanto del presupuesto y planificación de los gastos e inversiones.

–       ¿Cómo afrontar nuevas formas de corrupción en niveles altos? Hacer contraloría en todos los niveles. ¿Quiénes están en capacidad de hacer Contraloría Social en ámbitos tan especializados?

–       No se puede hablar de socialismo cuando las contratistas de toda la vida siguen firmando contratos multimillonarios.

–       ¿Cómo hacer seguimiento ante un indicio?: allí comienza la Contraloría Social: cuando se habla de nominas fantasmas de personal, de exoneración de impuestos, la utilización de bienes del estado, de ofrecer un servicio en cambio se estafa poniendo materiales de baja calidad, etc.

–       Revisar modus operandi como la matraca y el soborno. Sistematizar experiencias y tomar carta en el asunto.

–       Revisión de los casos de corrupción existentes a nivel nacional tanto en la fiscalía como en los tribunales y suspensión a las personas responsables que hacer ante la práctica del soborno.

–       En cuanto a la impunidad la lucha contra la corrupción debe comenzar a enjuiciar a culpables para sentar escarmiento. Comencemos a castigar al responsable. No basta promesas y amenazas es necesaria la acción: Castigar

–       Cobra importancia las responsabilidades de los jueces y la articulación de todos los poderes.

–       Para avanzar hay que combatir hoy la impunidad en todas sus formas. Hay que forjar una nueva cultura que por su fuerza moral hegemonice el proceso de construcción de una nueva sociedad.

–       Creación de nuevas prácticas fiscalizadoras las cuales determinaran donde y quienes han incurrido en ilícitos contra los dineros y bienes públicos. Ejercicio activo de la fiscalización rigurosa y conquista de una moral colectiva indoblegable.

–       La corrupción tienen muchas caras y todas hay que develarlas.

–       Crear comisiones de control de los funcionarios a todos los niveles. Misión anti-corrupción

–       El Estado en su función de regular el mundo empresarial y comercial debe crear nuevos mecanismos de control que evite el perjuicio del ciudadano individual y colectivo, como lo ha sido el caso de la especulación y fraude en el sector inmobiliario, financiero, bursátil, bancario, mercantil, económico, comercial, cambiario, mediática, de aseguradoras y alimentaria, entre otros.

–       La usura por parte de élites y la ausencia de un Estado que no da respuesta ni a sí mismo en materia de supervisión y control, tan solo cuando el problema llega a serios indicios y el colectivo ha sido fuertemente golpeado.

–       Para que se cumplan las leyes en el sector privado, debe reorganizarse de modo que responda a la complejidad e incertidumbre. A modo de la acción de control social de los ciudadanos no sea para recordarle al estado sus deberes y funciones establecidas en la ley.

–       Estudiar los procesos de inflación, desestabilización, conspiración de parte de los grupos de oposición en vínculo con intereses extranjeros.

1.4.1. Criticas y Aportes a la Ley de Contraloría Social

1.4.1.1. La rendición de cuentas y el derecho a la información

La rendición de cuentas por parte de las Instituciones del Poder Público resulta una acción que garantiza el derecho de la información al ciudadano en materia de la acción gubernamental a favor del pueblo. La rendición de cuentas, es pues un principio constitucional basado en la legalidad, exactitud, sinceridad, eficacia, eficiencia, calidad e impacto de las operaciones y resultados de gestión de cada institución pública. Es el modo de demostrar cómo se ha invertido el presupuesto público en la función social. Recordamos como este año el Presidente de la República, Hugo Chávez Frías representante del Poder Ejecutivo hizo su rendición de cuenta de su gestión anual incorporando luego a su gabinete ministerial para que cada uno explicara al país como se oriento el presupuesto y cuáles fueron los resultados obtenidos, convirtiéndose en jornadas de aprendizaje y de democracia con una alta audiencia de parte de unos venezolanos cada día más interesado por todo lo concerniente a su país y que e abre una era de de interacción y cogobierno entre pueblo y gobernantes.

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV), la cual incorpora el principio de Rendición de Cuentas y varios artículos para materializar su aplicación, identifica como sujetos de Rendición de Cuentas a todos los funcionarios del Poder Ejecutivo en sus distintos niveles político-territoriales, cuando expresa que deben rendir cuentas: El Poder Ejecutivo, el Presidente de la República, la Administración Pública Asamblea Nacional (Art. 315), el Banco Central de Venezuela, los Ministros, los Gobernadores, estos últimos ante la Contraloría del Estado, Consejo Legislativo Consejo de Planificación y Coordinación de Políticas Públicas (Art. 161), Electores (Art. 66) y los Alcaldes, Electores (Art. 66) Concejales y miembros de Juntas Parroquiales, El Poder Ciudadano y Electoral en las leyes que rigen estos órganos, el Poder Judicial en la Ley Contra la Corrupción. Queda establecido además que deben rendir cuentas, los miembros del Poder Legislativo, concretamente los diputados de la Asamblea Nacional y los Diputados de los Consejos Legislativos de los Estados. En cuanto al Poder Popular también anualmente rinden cuentas en Asamblea de Ciudadanos y Ciudadanas en cada comunidad conformada en Concejo Comunal o ante el Parlamento Comunal si un grupo de comunidades han organizado una Comuna.

La Ley Orgánica de Administración Pública establece el principio de rendición de cuentas, al disponer su artículo 11 que las autoridades y funcionarios de Administración Pública deben “rendir cuentas de los cargos que desempeñan en los términos y condiciones que determine la ley”. El fin de la administración pública es administrar por mandato del pueblo, a través del elección popular, los recurso del Estado, ésta administración debe hacerse con efectividad y eficiencia. Una de las técnicas nuestro juicio es el control de gestión mediante el cual se pueden indicar los avances de la gestión en pro del cumplimiento de las metas en él proyectadas, las posibles desviaciones o falta de cumplimientos de las metas, en concordancia con lo programado en el POA para así poder hacer una medición, periódica, de la gestión ya que con esto podemos hacer la medición de los procesos gerenciales, indispensable para obtener perfectibilidad en dicha gestión.

En este punto hay que ser muy objetivos, razonables y sobre todo veraces, todas, y repito todas las instituciones públicas rinden cuentas, tanto trimestralmente, como anualmente. Ahora bien, el ciudadano común logra entender estas rendiciones muy complejas y específicas. Un punto donde podríamos afincarnos en la ley de contraloría al exigir un formato, no solo libre y de libre acceso a través de varias vías, entre ellas la Internet, sino que estas cuentas vengan rendidas en un formato estándar previamente aprobado por el Estado venezolano, y que haya sido el resultado del estudio my profundo de un grupo de profesionales que permitan colocar en “cristiano” estas cuentas y balances, que para la mayoría de los mortales nos parecen escritos en hebreo.

1.4.1.2. ¿La Contraloría Social: individual o colectiva? he ahí el dilema

La Contraloría Social, establece en su articulado que se puede hacer de tres modos: individual, colectiva y orgánica. Independiente de estas la CS debe ser una acción total, integral y constante.

Por la complejidad que implica esta práctica requiere de la diversidad de experticias que puedan participar. De manera individual hacer Contraloría Social, va a depender de las posibilidades del sujeto contralor. Por lo que la Contraloría Social a una empresa, tanto del Estado, como privada, en su área financiera y contable, será dificultoso por el tiempo que requiere, y la calificación necesaria para ello, pero es aquí donde el poder de un colectivo entra en juego, ya que si tenemos un colectivo formado como, debe ser, con las más variopintas profesiones dentro de sus miembros, podremos tener un ente fiscalizador, ampliamente preparado, y por ende, con un amplio espectro de acción, vuelvo y repito, este es el gran poder del colectivo.

Algunas personas consideran que la CS debe ser grupal, porque deben existir distintos criterios que  faciliten organizar ideas, diseñar estrategias y planificar un conjunto de acciones que permitan recabar pruebas contra actividades que han afectado intereses colectivos o se han convertido en una modalidad de apropiación indebidas de recursos monetarios o materiales que se dispusieron para que se ejecuté una obra o un proyecto que beneficiaría a una comunidad.

De ser individual, el Estado debe asumir la defensa de los ciudadanos y resguardarlo del poder público y privado. Sobre si está o no preparado, quien más interesado que el propio Estado para prepararlo, deben haber políticas públicas para esa preparación, es la única forma de erradicar la corrupción.

1.4.1.3. ¿Voluntariado sin apoyo económico? (Art. 11 LOCS)

Para una cultura del voluntariado en el área de la Contraloría Social se requiere una actitud que se manifiesta en el celo, la responsabilidad, la protección, en el amor por la patria, por la familia, por el prójimo, en fin es una actitud solidaria hasta con las futuras generaciones, en consecuencia, la limitación que conseguimos al ejercer la Contraloría Social, es la que nos marca la falta de conciencia política ante la ausencia de servicios públicos de calidad, eficientes y eficaces como garantías de su derechos.

El ejercicio de la Contraloría Social como un hecho absolutamente natural patriótico, que equivale al desaprendizaje de esa cultura del colono del robo, del despojo, del abuso. Desde esta perspectiva algunos consideran que la búsqueda de aquellos por transformar toda la sociedad desde su sentimiento revolucionario que conlleva a la práctica cotidiana de la lucha social dista mucho de las ONG que han demostrado que también hacen negocio de sus trabajos sociales, muchas de ellas inclusive reciben financiamiento nacional y foráneo, y no realizan un verdadero trabajo desinteresado como se espera.

No obstante, “el sentido ad honores” hay acciones que ameritan contar con una organización mínima donde el elemento monetario o material es necesario. Esta se puede lograr por la contribución de los colectivos y por el apoyo del Estado para esa tarea encomiable.

La Contraloría Social debe ser asumida como trabajo voluntario de quienes tienen ingresos para vivir dignamente, pero esto limitaría su acción sobre otros ciudadanos que estarían imposibilitados de hacerla pues no tienen trabajo pero tienen conciencia política. Es indispensable quitarle la carga a los contralores sociales de financiar su actividad, ya que en principio ésta es gratuita porque realizan la misma sin cobrar un sueldo por ello, pero no es justo que tengan que financiar también los materiales y demás elementos para su ejecución. Hay que buscar la forma de financiar por algún medio esta actividad que va a favorecer al colectivo. Una manera es aportes al Centro Contralor Nacional (por crear) y esta lo distribuye para el ejercicio de la Contraloría Social.

Vale recordar la siguiente máxima: “si quieres muchos voluntarios los podrás tener por poco tiempo, si quieres voluntarismo por mucho tiempo solo tendrás muy pocos voluntarios, si quieres muchos voluntarios por mucho tiempo comienza a creer en los milagros”. No podemos ser incautos e ingenuos y pretender que precisamente las víctimas del sistema tengan que sacar de sus bolsillos para que se haga justicia. Mucho más cuando a nivel mundial existen ONG financiada por instituciones internacionales.

1.4.2. Un procedimiento que para aplicarlo hay que pensarlo…

A los fines de hacer propuestas para el reglamento que debe acompañar la Ley Orgánica, a continuación se encuentra algunas observaciones realizadas por un grupo focal de articulista de Aporrea en cuanto al artículo 13, son muchos los aspectos culturales y estructurales que pueden constituirse en obstáculos o trabas en su aplicación.

En nuestro quehacer sociopolítico persisten actitudes y comportamientos que pueden provocar resistencias al hecho formal de la Contraloría Social conforme a lo establecido legalmente. Es necesario desaprender. No solo como ciudadanos demandantes sino como ciudadanos demandados. Una propuesta permanente es crear una escuela para contralores, donde además de estudios se garantice un ciudadano satisfecho, con alto sentido de pertenencia de país, que no lo haga infringir o caer en los temores comunes que ya conocemos de la cultura adoptada ahora como venezolana. Debemos insistir siempre en educación, educación y más educación orientada a la conciencia socialista, patriótica, bolivariana que acompañe a los individuos en todas sus etapas de ciclo de vida tanto fuera del sistema educativo formar como en las comunidades y en el trabajo. Es urgente esta tarea, ya el artículo 16, 17 y 18 de la LOCS establecen acciones al respecto.

Otro aspecto a considerar es no tener miedo de ser contralores sociales es necesario confiar en nuestras autoridades y en nuestro sistema de justicia, porque toda irregularidad, infracción o omisiones de un deber tiene que investigarse de oficio o por denuncia para que se otorgue la respectiva sanción administrativa, civil o penal. Además la movilización y la actuación del pueblo contralor en el uso de los medios de comunicación sirve de contendor a los grupos de intereses involucrados en comportamiento, actitudes y acciones que sean contrarios a los intereses sociales y a la ética del desempeño de las funciones públicas.

Un problema es el miedo a denunciar en el trabajo y el que sale sancionado es el trabajador que es cambiado de su departamento o es luego estigmatizado como mal compañero de trabajo. Para esto se hace indispensable las intervenciones de los órganos auxiliares del orden público (Policías, Fiscalía, etc.)

1.4.3. De la contraloría del sector público al sector privado

Cuando hablamos sobre el ejercicio de la Contraloría Social generalmente la balanza se inclina hacia las Instituciones del Estado del sector público y no así el sector privado en sus actividades financieras, mercantiles y comerciales, así como en la salud, la educación, la vivienda, cuando sus fines afectan a un colectivo. El sector público es el más aceptado, porque es donde más se evidencia por cuestiones éticas y jurídicas la necesidad de que se escuche al pueblo y se corrijan comportamientos, actitudes y acciones que son contrarios a los intereses sociales y al eficiente desempeño de las funciones pública.

Es después de la aprobación de la Ley cuando se establece esta tarea que implica una dimensión de la contraloría muy importante. ¿Qué dificultades tendremos los venezolanos para aceptar y asumir la Contraloría Social a las empresas privadas?

La principal dificultad es la mediática, ya que las empresas privadas se han apoderado de un cierto agrado popular calificándolas a las mismas como las responsables del progreso, desarrollo e innovación de país, empresa privada ha sido para el común sinónimo de progreso y eso ha sido generado principalmente por el fuerte poder que ejercen los medios de comunicación nacional e incluso internacionales sobre la psiquis humana.

Tendremos muchas dificultades para ejercer Contraloría Social a la empresa privada, aunque existen muchos mecanismos legales y hasta organismos, que de alguna manera u otra son contralores, como son los sindicatos. Hacer una eficiente contraloría a la empresa privada choca con esa entelequia legal llamada propiedad privada, que es una cosa que tendremos que desmontar para poder ejercer una ciudadanía perfecta y feliz, tomando en cuenta que la empresa privada obligatoriamente es un servicio público aun cuando así no lo interprete la empresa privada.

Todavía la conciencia de clase no es algo asumido por la mayoría de los venezolanos siendo que estamos en transición al socialismo, por ello, señalar los errores de la empresa privada es algo sobre lo cual solo se discute cuando produce algún daño importante al interés de la población (caso estafa bancaria, caso estafa inmobiliaria). De cualquier modo, para señalar y denunciar los desaciertos de la empresa privada requiere también de nuevos mecanismos de movilización, participación y organización propias de nuestro tiempo y basadas en el bien colectivo.

Una cultura de control social desde las comunidades que trascienda la rancia filosofía capitalista, y esta sostiene, como atributo primordial, que la propiedad privada es inviolable, intocable y, por ende, inauditable. Se necesita una enorme transformación social y que poco puede una ley especifica hacer al respecto, como no sea la muy importante acción de regular y legalizar los procedimientos contralores, porque estemos claros, empresas privadas que aporten servicios públicos, y si lo pensamos bien son casi todas, deben estar en la completa obligación de permitir, y es más, facilitar la auditoría interna de sus funcionamientos, sobre todo si estas ejecutan de manera directa presupuesto del Estado.

 

1.5. Hacia una praxis ética contralora – Componente Formativo-Educativo e Informativo-publicitario

Consolidación definitiva del proceso revolucionario y la fundación total y absoluta de la nueva sociedad que tanto queremos. ¿Cómo lograr que este sistema tan necesario se consolide en toda la sociedad? Con educación y comunicación a todos los niveles sociales y sostenidos en el tiempo- instaurar en la sociedad un nuevo ideal moral- liderazgo – aplicando las sanciones no a la impunidad

El ejercicio de la Contraloría Social contribuiría a fortalecer al sujeto de derecho, impulsando la revolución cultural que implica la cultura de la participación en un sistema democrático real. Esto implica la formación de la ciudadanía, y la comprensión que la participación es un ejercicio inherente al desarrollo de las cualidades de ese sujeto político: el hombre y la mujer nueva son ante todo, sujetos de la política pública, legisladores en su quehacer cotidiano, hacedores de la vida en colectivo y corresponsables del bienestar individual y colectivo de su comunidad y territorio, que incluye el ejercicio de la Contraloría Social.

Motivar en la potestas (funcionarios elegidos y designados), el sentido y ejercicio del respeto a los auténticos detentadores del poder en una sociedad como lo es el pueblo (potentia). Por otro lado lograr que el pueblo de una vez por todas asuma su rol protagónico en el ejercicio y disfrute del poder y su soberanía. Para alcanzar la consolidación de la Contraloría Social, se hace necesario aparte de de ejercerla por parte del pueblo, concretarla en hechos correctivos y ejemplificantes, eficaces y contundentes en el ejercicio de la potestas.

Cuando el pueblo se empodere de la práctica de la Contraloría Social se facilitaría la consolidación del Socialismo Bolivariano, ya que serian erradicados tantos vicios que hoy privilegian la desidia, ineficiencia y muchos males arraigados en la cultura funcional de la burocracia del Estado.  Moriría lo que Ernesto “Che” Guevara identificó como “el burocratismo.”  Ahora bien responder qué es necesario cuesta mucho, sin embargo es simple decir que puede empezarse con una fuerte avanzada informativa y formativa a la vez, sin despreciar la sanción penal, conjugando estos dos factores estoy convencido que es un buen inicio.

¿Cómo convertir la praxis contralora y el proceso de prevención, vigilancia, supervisión y control de la gestión pública y comunitaria, como de las actividades del sector privado que incidan en los intereses colectivos y sociales, para hacerlo un hecho normal y cotidiano en la vida de los ciudadanos y en aquellos que dan el servicio a la colectividad? ¿Cómo quebrar a ese Estado burocrático, corrupto, inepto e impune si quienes actúan desde dentro del mismo para corregir los vicios son expulsados? Cómo hacer de la Contraloría un producto de combate popular.

La Contraloría Social es una excelente herramienta de control y de direccionalidad. No se reduce a una simple observación, requiere de una sistematización de datos referenciales (Metas, Resultados esperados), que hace posible un observar en función de la situación incluida en el diagnóstico y lo que el proyecto se propuso modificar: “deber ser”. Si nos interesa una acción de gobierno efectiva, la Contraloría Social es la herramienta. La CS debe actuar para que la trasparencia caracterice la actuación pública

No hay recetas preelaboradas para el cumplimiento exitoso de esta transición, pues las fórmulas ensayadas hasta el presente no han conseguido producir la transformación civilizatoria anhelada. Sólo podemos señalar que el medio o instrumento utilizado para alcanzar nuestra meta, debe ser consistente con el fin perseguido. Y si ese “otro mundo posible” que soñamos ha de fundarse en la solidaridad, la equidad, el diálogo, el protagonismo popular y el respeto a las diferencias, las estrategias o medios que se utilicen (como el partido político, por ejemplo) no pueden contradecir estos valores, pues estaríamos condenándonos a nosotros mismos a errar el camino.

“La batalla contra la corrupción depende mucho de la Contraloría Social rápida, de que llegue y sea efectiva”. La Contraloría Social debe tener una función mucho más específica, es decir, se requiere en cada comunidad de establecer equipos responsables de estas funciones y que el estado reconozca como tal. De esta forma se acaba con la indiferencia de los funcionarios públicos para con la Contraloría Social.

la conformación de la Contraloría Social sustentada en la CRBV (Art.62), los Lineamientos Generales del Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación 2001-2007 y en el Nuevo Mapa Estratégico. La Contraloría Social busca prevenir conflictos sociales ya que detecta problemas que puedan ser generados por las instituciones públicas, cuando pierden la direccionalidad de los programas y proyectos, los cuales pueden ser causados tanto por acción como por omisión.

La Contraloría Social, que nace con el espíritu de que las comunidades generen sus propios procesos de lucha contra la corrupción que va más allá de los Consejos Comunales, la Contraloría Social también es para las instituciones públicas, o ¿habrá algún interés de que no sea así?

La Contraloría Social habrá de convertirse en el principal ejercicio democrático. No tiene sentido hablar de control si no se pueden establecer acciones correctivas tras diagnosticar desviaciones en el desempeño de funcionarios y dependencias. La verdadera Contraloría Social ocurrirá cuando se ejerza un verdadero impacto sobre las decisiones administrativas y judiciales y sobre la reducción de la corrupción administrativa y el incremento de la eficiencia y eficacia gubernamental. ¿Quién debe hacerle Contraloría Social a los consejos comunales?

Puntualizó que la Contraloría Social debe significar que el pueblo puede auditar las obras en sus propias comunidades, a fin de lograr que contraloría se haga de manera ética.

1.5.1 De un Estado educador para un ciudadano contralor

En el fondo de la ley en su artículo 4 sobre los fines de la LOCS sugiere que la Contraloría Social se ejerza en sincronía con la contraloría formal, la cual forma parte del mismo aparato administrativo del Estado, esa condición sugiere que la contraloría debe estar acompañada con un entrenamiento formal que le dé instrumentos y rudimentos al ciudadano. Es pertinente que los Ministerios de Educación en sus dos estamentos, forme al ciudadano. Para ello, la Contraloría Social debería ser una materia obligada junto con la formación ética y moral del ciudadano, como parte constitutiva e integral del pensum de todas las carreras y en todos los niveles de la formación educativa, y debe tener un significativo peso específico. En otras palabras la Contraloría Social debe asumirse como los procesos de alfabetización, la llave para poder acceder al conocimiento y practica ciudadana. Sí no somos capaces de ejercer Contraloría Social en los dos sentidos, -activo y pasivo- no seremos ciudadanos completos.

En todas estas finalidades es importante que el Estado promotor de este cambio, y especialmente el Gobierno Bolivariano asuman esta actividad de formar, educar, promocionar, difundir de manera permanente y desde todas sus instancias.

Lo cierto es que para que la Contraloría Social funcione, el Estado debe promover de manera inmediata e inicial, la creación de la misión contraloría y esta debe tener la misma capacidad de convocatoria y penetración que tuvo en su momento la misión robinsón, luego debe crear una Oficina Central de Contraloría Social, que debe tener representación a nivel estatal y nacional, que debe ser la coordinadora de la creación, dentro de norma, de todos los colectivos contralores, debe ser la facilitante de esta formación de manera correcta, pero por sobre todas las cosas, debe ser la garante de la implementación de los recursos monetarios necesarios para que, ciertamente, las contralorías sociales a nivel comunal puedan operar, amén de que la participación de la empresa privada de manera directa es una enorme fantasía, pero en lo que respecta a destinar recursos para el funcionamiento de estos colectivos, ahí sí que tienen clara responsabilidad, y la ley debe garantizar la obligatoriedad, así como el escalafón del aporte a la Contraloría Social, por cada una de las empresas privadas que funcionen dentro del ámbito muy general del servicio público.

Veamos a continuación algunas propuestas sobre las instituciones que deben hacer aportes significativos en materia de hacer realidad la CS en el ámbito nacional:

1. Promover y desarrollar la cultura de control social como mecanismo de acción en la vigilancia, supervisión, seguimiento y control de los asuntos públicos comunitarios y privados que incidan en el bienestar común 2. Fomentar el trabajo articulado de las instancias, organizaciones y expresiones de poder popular con los órganos y entes del Poder Público, para el ejercicio efectivo de la función de control social. 3. Garantizar a los ciudadanos y a las ciudadanas en el ejercicio de la contraloría, obtener oportuna respuesta por parte de los servidores y servidoras  públicos sobre los requerimientos de la información y documentación relacionados con sus funciones de control. 4. Asegurar a los servidores y servidoras públicos, los voceros y voceras del poder popular y todas las personas que, de acuerdo a la ley, representen o expresen intereses colectivos, rindan cuentas de sus actuaciones ante las instancias de las cuales ejerzan representación o expresión. 5. Impulsar la creación y desarrollo de programas y políticas en el área educativa y la formación ciudadana, basadas en la doctrina de nuestro Libertador Simón Bolívar y en la ética socialista, especialmente para niños, niñas y adolescentes, así como en materia de formulación, ejecución y control de políticas públicas
Instituciones públicas de los Poderes Públicos y empresas privadasCada institución del Estadal debe crear mecanismos contralores desde los funcionarios públicosLos entes del Estado orientados a la Participación, al Poder Popular, a las Comunas, a la Educación y a la Cultura,

La

Contraloría General de la República y demás Contralorías de los diferentes Estados

Los entes encargados de proteger al usuario y consumidor de productos y servicios.

Todas los poderes públicos desde el ámbito comunitario, parroquial, municipal, regional y nacionalInstancias como el Consejo de Planificación Pública,Ministerio del Poder Popular para  las Comunas Todos los entes, ministerios, Poderes Públicos del Estado y empresas privadas están obligado por la prevención y corrección de conductas, comportamientos y acciones contrarios a los intereses colectivos a garantizarnos a los ciudadanos y ciudadanas el derecho de que se nos rindan cuentas públicas, transparentes y periódicas sobre una gestión, de acuerdo con el programa presentado o a las actividades que  desarrollan.Defensoría del PuebloMinisterio del Poder Popular para las Comunas y la

Contraloría General de la República y demás Contralorías de los diferentes Estados

Todas los poderes públicos desde el ámbito comunitario, parroquial, municipal, regional y nacionalEl órgano competente de acuerdo a la materia Contraloría General de la Republica.En principio a la Asamblea de Ciudadanos donde tienen su ámbito de acción supervisados por el Ministerio del poder popular para las Comunas Instituciones públicas del poder público parroquial, municipal, regional y nacional.Ministerio del Poder Popular para la Cultura.Ministerio del poder popular para las Comunas

Ministerios del Poder Popular para la Educación en sus dos ámbitos.

Misiones Educativas, Movimientos Sociales.

Tarea fundamental del partido PSUV

Cuadro elaborado por consultados respecto a la Ley Orgánica de Contraloría Social

Esta actuación institucional debe estar acompañada en la formación de principios y valores, que si bien los establece la misma ley, es necesario hacer énfasis en los siguientes: conciencia política en los derechos y deberes individuales y colectivos y su garantía por parte de las instituciones públicas y privadas, el interés y el respeto hacia lo colectivo, la honestidad y la transparencia en los actos públicos, la información y la rendición de cuentas, la solidaridad, la corresponsabilidad, el sentido de pertenencia y cuidado hacia el bien común, la justicia, la igualdad y la equidad, la eficacia y la eficiencia de los servicios como deber social y para el bienestar, el voluntariado y la valentía, así como una cultura de evaluación y de sanciones y penas al que infringe la ley.

1.5.2. Movilización, Participación y Organización de la Contraloría Social

Pasa por la asunción de la participación y el protagonismo del pueblo (entendido no como masa sino como diálogo entre diversas subjetividades) como valores fundacionales del socialismo del siglo XXI que ya comienza a echar raíces en nuestro continente.

¿Cómo? Organizarse para la Contraloría Social ¿Cómo develar actos de corrupción que no dejan rastros? Una labor de zapa para detectar delincuentes de cuello blanco

¿Cómo hacerlo y llevarlo a prácticas cotidianas?

Estas interrogantes resultan serias pues quienes la pronuncian

Debemos fortalecer la Contraloría Social ahora con más ímpetu que nunca por la cada vez mayor presencia de la gente en la marcha de la gestión pública no como simples espectadores

La Contraloría Social, tiene la virtud de ser un ejercicio directo de la soberanía por parte del pueblo que puede intervenir incluso sobre los titulares de los otros medios de control para asegurar que cumplan con sus delicadas funciones.

La Contraloría Social es una expresión del derecho a la participación ejercida por los ciudadanos para controlar de manera cotidiana y permanente las gestiones de los consejos comunales y los gobiernos locales y regionales.

Es importante que la ciudadanía se organice para ejercer la Contraloría Social, ya que solo un pueblo unido jamás será vencido…

En toda reunión deben estar los integrantes de los Consejos comunales, voceros y voceras, banco comunal y Contraloría Social, no pueden, ni deben efectuar reuniones separadas, los tres organismos se articulan en uno sólo, junto a la asamblea de ciudadanos y ciudadanas.

“El tema de cómo se debe hacer la contraloría, a través de qué procedimientos, cuáles son las instituciones (…) Para todo eso estamos haciendo la ley, para responder a la expectativa y emergencia del poder popular, de allí que queramos consultarla con el pueblo directamente”, comentó.

Organizarnos para conocer a fondo los problemas y buscarle soluciones viables conjuntamente con las instancias competentes. Trabajo mancomunado.

Organizarnos por derechos, intereses y expectativas para formar comités comunitarios y trabajar conjuntamente con los del Consejo Comunal para ir a los organismos competentes. Articular con las organizaciones afines a los problemas: basura, alumbrado público, inseguridad, condominio, transporte, vialidad, ruidos, electricidad, mercal, mendicidad, drogas, canchas, buhonería.

Movilización permanente ante las instituciones competentes para reclamar, quejarse y demandar eficiencia y eficacia solicitar la intervención del Estado en lo que la comunidad no puede resolver. Previo diagnóstico comunitario. Coordinación y activación de las comunidades con el gobierno. Organizarse para hacer presión y las autoridades dé respuesta a la comunidad. Exigirles la solución con el concurso de todos

Que el Estado desde los poderes públicos cree normas y reglamentos que fortalezcan la participación ciudadana.

1.5.3. Lo formativo-educativo para la formación de contralores sociales

Los procesos educativos en términos de la Contraloría Social deben basarse en las capacidades y limitaciones que tiene actualmente el ciudadano para su ejercicio pleno. A continuación encontraremos algunos elementos a considerar, obtenido de una consulta a articulistas de Aporrea.

Capacidades y limitantes para ejercer la Contraloría Social

Capacidades

Limitantes

Como ciudadanos y ciudadanas

Un pueblo con conocimientos de sus derechos y deberes constitucionales y que puede ejercerlo. Las nuevas leyes nos facultan para ejercerla.Voluntad para ejercer la función contraloraGente honesta

La práctica individual exceptuada de la búsqueda de acuerdos o consensos para el desarrollo de los procesos a que hubiere lugar facilitan los mismos en el momento de la toma de decisiones

como ciudadanos tenemos la capacidad cierta de hacer que nuestra voz sea escuchada, porque al fin y al cabo, el principal logro de la CS, es hacer que la voz del vulgo sea escuchada,

 

No ser escuchados en su debido momento al interponer denuncias.Existe una dependencia de las acciones del gobierno, y mucha gente no quiere que la tachen de “escuálida” si critica.Falta de conocimiento, motivación y formación, Conciencia política

La práctica de la “viveza criolla” o “cultura de la trampa” está arraigada en la mayor parte de quienes conforman un muy significativo número de la burocracia del Estado. Bajos niveles ideológicos y Culturales

Inexistencia de programas cohesionados de formación

El ejercicio individual de la contraloría implica un mayor esfuerzo para su consecución, y está sujeta a una mayor subjetividad por parte de quien la ejerce.

Es claro que al ser solo un individuo quien lleve la queja, la denuncia, la sugerencia, la alerta, esta tiende a ser tomada muy poco en cuenta, por lo menos en estos estadios iniciales de este proceso, que necesita, como ya te he dicho, muchísima educación.

 

Como comunidades

Existencia de organizaciones e Instancias del Poder Popular para la organización comunitaria (expansión de una cultura de participación)Las leyes del poder popular ofrecen las oportunidades para ejercerla

Necesidad de participación en el proceso contralor

Como seres humanos entendemos que debemos estar organizados socialmente, además asumimos la práctica de organización comunitaria como medio de fortaleza para solucionar situaciones problemáticas de la comunidad.

El trabajo compartido permite distribuir la carga de los procesos que se asuman, a partir de las diversas fortalezas y capacidades que se reúnen en una comunidad.

 

Estar implicados en irregularidades miembros de los Consejos Comunales.La organización comunitaria ha servido para llenar informes, pero en su mayoría es deficiente, y se actúa como si el consejo comunal fuera una junta parroquial, con frecuencia controlada por la derecha.

Desinterés

Alcaldías y Gobernaciones tratando de manejar las comunidades organizadas. En muchos casos, por el bajo nivel de conciencia, logran domesticar personas convirtiéndolos en Cipayos, lacayos o serviles para fines particulares, mantienen sometida y bajo su dominio las comunidades. En muchos casos tienen como aliados funcionarios del alto Gobierno Nacional.

La preeminencia de caciques en las comunidades

La escasa formación política e ideológica en torno a la convivencia y trabajo en equipo

La todavía poca delegación de la potestad participativa y protagónica en los procesos decisorios por parte de los niveles centrales de Gobierno

El bajo incentivo a los procesos productivos y autosustentables a ser manejados por parte de las comunidades

El timorato cumplimiento a 12 años de revolución del artículo 184 de la Constitución

Aislamiento de las estructuras del consejo comunal (vocerías) de la asamblea de ciudadanos

El logro de acuerdos o consensos y la puesta en común de los procesos y resultados pueden verse sometidos a largas discusiones debido a la diversidad del sujeto comunitario.

Como colectivos

Apoyo, solidaridad, respeto a las leyes.Necesidad de participación en el proceso contralor

Entendemos que unidos logramos imponer nuestro criterio considerado justo, además comprendemos que logramos poder.

Libertad de asociación

Los colectivos se reúnen en torno a proyectos comunes y compartidos, lo que contribuye a viabilizar la orientación del ejercicio de la CS  y hacer más expedita la obtención de resultados positivos.

En el colectivo reside el poder absoluto de esta ley, ya que si las analizamos bien, todas las leyes o por lo menos el gran conjunto de leyes del poder popular, están claramente orientadas para que sean los colectivos las que lleven adelante todo, absolutamente todo el empoderamiento popular, de ahí que considere que estos sean las agrupaciones idóneas para el verdadero poder para el pueblo,

DesinterésSolo actuamos como colectivo cuando nos embarga un problema y reaccionamos equivocadamente, en la mayoría de los casos nos castigamos nosotros mismos quemando cauchos u otras sustancias que contaminan la colectividad. Esa es nuestra cultura.Dispersión, espíritu de partido al cual aludía Bolívar

Aquellas que puedan surgir de las divergencias entre los miembros o desacuerdos en cuanto a los procesos seguidos durante el ejercicio de la CS.

Que haya personas con interés de beneficiarse individualmente.

El gran limitante no es otra que la siempre gran diatriba filosófica entre el poderoso y preponderante individualismo, y el muy necesario y bueno, pero a la vez muy débil colectivismo,

 

Mas no basta la consideración de sus capacidades y sus limitantes, hay que potenciar las primeras y superar las segundas. ¿Cómo? básicamente con formación integral que invoca a diversas instituciones, a inversión económica, a constitución de nuevas instituciones de Contraloría Social a objeto de consolidar la movilización, la participación y la organización desde los ciudadanos, las comunidades y colectivos.

Para ejercer la Contraloría Social ¿Cómo potenciar las capacidades? ¿Cómo superar las limitantes?
Como ciudadanos y ciudadanas A través de lecturas, foros y conversatorios que permita la difusión de los derechos y responsabilidades de cada uno y los mecanismos de ejercer la Contraloría Social. Así como el estudio y difusión de las leyes del poder popular.Construcción o implementación de oficinas gestoras a nivel comunal y nacional de la Contraloría Social, eso permitiría que todo ser individual, sin necesidad de formar parte de un colectivo, pudiese dirigirse a estas oficinas, elevar su denuncia y revisar, de manera diaria, si así lo desea, el progreso de su reclamo

Inserción en programas formativos  permanente en todos los ámbitos aplicando la metodología de Educación Popular que permita ir consolidando niveles de conciencia superiores

Descubriendo muy sinceramente el nivel de  consciencia que tenemos e ir en pro de metas a consolidar.

Articulando el ejercicio de la CS con la/as comunidad/es y/o movimientos sociales, es decir colectivizando este ejercicio

 

Inversión en lo educativo formativo, en la construcción de espacios y estructuras físicas que permitan el encuentro de las comunidades y de los ciudadanosDenunciar por todos los medios y organismos competentes posibles.Requiere un trabajo político y de participación activa. Manteniendo una acción perfectible de las políticas adecuándolas a la realidad social, económica y política del momento

Partiendo de nuestra cotidianidad de vida, entender que como humanos podemos, pero con autoridades morales bien esclarecidas.

Voz activa y directa con los niveles máximos de autorización, decisión, y control

Plantear soluciones más que problemas

Ejercicio objetivo, sustantivo y competente de la Contraloría Social

Con programas de estudio dirigidos  a formar nuevos ciudadanos y ciudadanas

Articulando el ejercicio de la CS con la/as comunidad/es y/o movimientos sociales, es decir colectivizando este ejercicio

Como comunidades Constituir legalmente según el procedimiento Instancias del Poder Popular.Llevándole un plan de formación y obteniendo de ellas la información necesaria para el ejercicio de la función contralora

Debemos practicar compartir de saberes permanentes en la cotidianidad de relaciones comunitarias, pero además planificar estos compartir de saberes comunitarios formalmente y con periodicidad, donde podamos comentar experiencias y demostrar, sin temor, lo consolidado e ir sistematizando todo.

Con el diseño de mecanismos que activen aun más la participación (sobre todo de los jóvenes).

Incorporar al pleno la asamblea de ciudadanos/as en toda su diversidad

 

No ser flexible. Todo el que esté implicado en una irregularidad debe ser denunciado.

Determinando con exactitud la realidad del problema planteado para su inmediata corrección.

Con ayuda mutua, aprender a recibir y dar sin otra intención que superar limitaciones

Revisión de los procesos diseñados y establecidos en las leyes para la organización comunitaria.

Asumir metodologías participativas desde el inicio de los procesos para hacer transparente el ejercicio y el posterior logro de los resultados.

Como colectivos Ser consciente, siempre pensar en beneficios colectivos. Organización y formaciónEn los colectivos, por su naturaleza, a veces resulta fácil potenciar capacidades, pero debe ser siempre en procesos formativos compartiendo saberes para la práctica cotidiana de vida.Manejar como prioridad los intereses de la comunidad y no los intereses personales

Propulsión de programas formativos a sus miembros

Cohesión, respeto, disciplina, objetividad, transparencia y sobre todo conducta moral inexpugnable

Fomentando el debate promoviendo propuestas ante las comunidades que las convenzan de retornar al proceso de empoderamiento popular.

Ampliando la participación del ejercicio de la CS, a partir de construcción de un tejido social diverso: otros colectivos, comunidad organizada, etc.

Erradicar todo individualismo. Ubicando los puntos de desencuentro y  la selección de  personas idóneas para ejercer la función de Control SocialEn los colectivos muchas veces esto resulta incomodo para algunos miembros, ya que la soberbia de membrecía impide descubrir limitaciones y en ocasiones muchos miembros asumen responsabilidades en ámbitos donde tienen muchas debilidades limitantes.

Plantear en diversas esferas del poder político la delegación de los procesos de Contraloría Social en los Órganos de Contraloría Social del Pueblo organizado, ya la Contraloría General no se da abasto, es necesario dotar de instrumentalidad jurídica el ejercicio de las contralorías Sociales como Órgano Auxiliar de La Contraloría General de La República

Propiciar programas de formación conjunta entre las contralorías sociales y las instituciones del Poder Moral con capacidad de iniciar procesos de determinación de responsabilidades.

Organizando equipos de Contraloría Social de acuerdo a la realidad de la organización comunitaria en cada espacio y organizando equipos para ofrecer apoyo a los procesos de formación en Contraloría Social.

En las propuestas arriba mencionadas se observa la necesidad de redimensionar el Poder Ciudadano y Moral creando una Institución o instancia de Contraloría Social ejercida por el Poder Popular en vínculo con los poderes públicos establecidos. Esta debe ser regida por los ciudadanos en calidad de contralores sociales. No serán considerados “funcionarios públicos”.

Desde una visión participativa protagónica, corresponsable y revolucionaria esta instancia creara una Escuela Nacional de Contraloría Social que sea capaz de abordar la diversidad y complejidad del acto contralor en los entes públicos y privados a nivel comunal, municipal, regional y nacional, a partir de un estudio y diagnóstico particular de las realidades a controlar y asumiendo lo cultural.

Además implementará programas de formación a los funcionarios públicos en sus competencias para que sean ellos los primeros ciudadanos en hacer Contraloría Social en sus dependencias.

La formación de un liderazgo contralor desde los diversos niveles educativos (escuela, liceos, universidades, instituciones) que con conciencia política y de acción promuevan la Contraloría Social con pasión, decisión, convicción y firmeza, de otro modo, no será posible los cambios radicales que clama un pueblo ante el desafío de enfrentar la corrupción, el burocratismo, la ineficiencia e ineficacia, la especulación, acaparamiento, estafa, soborno y la impunidad del sector público y privado.

Un aspecto particular en esta formación es la del funcionario público, quien muchas veces entra a ocupar un cargo sin la inducción y formación necesaria de su labor y las implicaciones de su servicio en la construcción de un país y de un Estado democrático de derechos. La falta de ética de funcionarios públicos no solo es fruto de una cultura que nos arropa sino también por la falta o ausencia de controles debidos por parte de la contraloría Estadal creada para este fin. Lo que exige la formación en el compromiso y la calidad institucional. Bien lo decía el Libertador Simón Bolívar “Moral y luces son nuestras primeras necesidades” y en este asunto de la Contraloría es esencial ambas acciones.

Como aportes para desarrollar los programas o procesos de formación a los ciudadanos ya sea como Contralores Sociales o como Servidores Públicos se proponen a continuación los siguientes contenidos y prácticas

Temas orientados al:

  1. Marco Histórico-Geográfico-cultural

Historia de nuestros ancestros conjuntamente con nuestra geografía y cultura originaria para establecer nuestra propia identidad e internalizar lo que éramos antes de la invasión imperial española, luego de la colonización para reconocernos en que nos convertimos, la independencia y siguientes etapas republicanas para entendernos cómo somos como colectivo y qué queremos ser en el futuro cercano.

  1. Marco Legislativo sobre la participación y Contraloría Social desde el Poder Moral

Doctrina Bolivariana como fundamento del Poder Moral

Praxis para la adecuación a la moral, razón y al derecho de Contraloría Social.

Teoría de significación y trascendencias  de Contraloría Social.

Estudio de las leyes del Poder Popular-Ley Orgánica de Contraloría Social-Propuestas para un reglamento y normas de esta Ley que deben ser discutidas y aprobadas por las comunidades en base a sus necesidades, intereses y expectativas

Desarrollo del contenido legislativo vigente relacionada con la Contraloría Social.

Contenido de la Constitución-Practicas sobre el Poder Moral y su vinculación con los otros poderes públicos

  1. Marco Sociedad, Estado y Constitución

Humanismo y ciudadanía protagónica, corresponsable y revolucionaria

Ética socialista y socialismo

Estado, Ética y Servicio.

Estudio de casos importantes en la historia venezolana en los cuales se practicara la denuncia de los organismos del Estado.

  1. Marco práctico

Estudio de casos desde diversas complejidades de la Contraloría Social

Contraloría Social al sector público

Contraloría Social al sector privado

Delitos Económicos y los Ámbitos de Empresa.

Propiedad y Derecho.

Contraloría Social mixta

Contraloría Social en los Consejos Comunales

Economía Social y Desarrollo Comunal.

Medios Alternativos de Solución de Conflictos.

Esta actividad formativa/educativa puede ser canalizada en un primer momento por las instituciones del Poder Ciudadano o Moral en conjunto con Consejos de Contraloría Social creada y conformada en los diversos estados del País.

1.5.4. Lo informativo-publicitario para la producción de una cultura contralora

El Estado debe regular todo aquello que alimente el vicio y más malas prácticas y apoyar todo debate en torno al mismo. Y debe promover los valores y acciones de ciudadanos que actúan conforme al bien común. Veamos a continuación algunos elementos a considerar en cuanto lo informativo y publicitario.

Información: el acceso libre a la información es un derecho del ciudadano y un deber de las instituciones de garantizarlo. El Estado y las comunidades, así como los ciudadanos y funcionarios públicos deben ser conscientes de su importancia. Fomentar e invertir en el uso de la informática para el derecho de la información resulta clave en este proceso contralor. Además en los medios de comunicación alternativos para la socialización de la información y conocimiento necesario en materia de Contraloría Social. Formar en herramientas informativas y comunicacionales para la creación de periódicos, trípticos, panfletos con el objeto de convocar, motivar, estimular a la gente a integrarse en los esfuerzos de Contraloría Social en la resolución de los problemas comunes. Realización de charlas, talleres y foros de reflexión para la acción ante los problemas cotidianos y en vínculo con las instancias competentes. Un aspecto de la información es dar a conocer casos de Contraloría Social donde se ha resuelto con sanciones a los funcionarios. Es este aspecto falta mucho por hacer y exigir: ¿Si Chávez pide una información y tarda mucho que queda para los comunes mortales?

Aun cuando nuestra cultura venezolana le da mucha importancia a la denuncia, es bueno aclarar que hay un mito en los medios de comunicación social en torno a esto. Es costumbre ver en los medios impresos, radiales, audiovisuales y virtuales la denuncia de hechos de corrupción, burocratismo e ineficiencia de empresas públicas y privadas. Si bien es cierto un primer paso para enfrentar públicamente un problema susceptible a la acción contralora, la denuncia resulta el punto de partida de una investigación, sin embargo esta debe ser acompañada de acciones concretar con los entes competentes. No basta la denuncia en un medio masivo. ¿Cuántas de estas denuncias, de ser veraces, son escuchadas y respondidas a tiempo? No se puede negar el poder disuasivo de estas denuncias, en la que la gente espera respuestas inmediatas y los interesados o agraviados actúan más rápido. Ahora bien, no es suficiente si estas no están acompañadas y dirigidas a las oficinas competentes. Salir una denuncia por un periódico o por la televisión no significa que se resuelven los problemas allí planteados. Esto acarrea muchas veces desesperanza y apatía.

Publicidad: Los medios de comunicación masivos cumplen un rol de modelaje cuando incita a través de la publicidad y su programación estilos de vida y aspiraciones como la riqueza, la fama y la gloria, aunado a estimular el consumo de cosas y el deseo de situaciones más allá de las posibilidades reales del individuo y de la sociedad. El marco legal existente en materia comunicacional y publicitaria no profundiza ni aborda mucho este aspecto fundamental, sin embargo, la aplicación de la Ley de Responsabilidad Social de Radio y Televisión puede ser un buen inicio para recordar su tarea de educar. Una manera sería la promoción de los valores a partir de programas y espacios publicitarios que coadyuven en la formación de valores contralores establecidos en la Ley Orgánica de Contraloría Social y a crear redes de usuarios y consumidores para contrarrestar la especulación y el acaparamiento de los bienes y servicios.

Anuncios

4 comentarios sobre “Los saberes necesarios de la Contraloria Social para la Construcción del Poder Popular

  1. Valorar los saberes populares es entender la fuerza que tiene un pueblo para alcanzar sus metas y superar sus dificultades. A muchos no les conviene visibilizarlos porque busca o ambiciona el poder para sí mismo y no para la construcción de nuevas realidades que favorezcan a las mayorias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s