Inicio » Posts tagged 'PLAN PATRIA'

Tag Archives: PLAN PATRIA

Comunicándonos para la Cohesión Social del Plan Patria

Una propuesta al MINCI

Por: Alice Peña Maldonado |

En la comunicación e información hegemónica se busca el control social, entendiendo por esto, el conjunto de prácticas, actitudes y valores destinados a mantener el orden establecido por las élites y grupos económicos dominantes. Para ello hacen uso de la manipulación, la mentira, el engaño, la calumnia, la falsedad, es decir, revisten las palabras de medias verdades y medias mentiras. Esto hace que sus medios de difusión contribuyen a lograrlo eficazmente y la alienación cultural, espiritual y mental permanente y sistemática a un pueblo resulte naturalizada.

En cambio, la comunicación e información emancipadora y humanizadora, se basa en la construcción de la conciencia individual y colectiva desde el debate y las interrelaciones e interacciones humanas en función de sus necesidades, intereses y expectativas vitales. Esta se convierte en sí misma en contrahegemónica y lo que busca es la cohesión social en torno a un proyecto y bien común. Por cohesión social se explica el grado de consenso o sentido de adhesión hacia una idea o sentido histórico de un grupo social o de una nación.

Hoy como sujetos históricos estamos frente a estos dos modelos y es necesario educar críticamente para que seamos conscientes del impacto y alcance de uno y del otro pero también propositivamente para efectuar el cambio. Si bien es cierto que estamos fundados en ambos, no podemos dejar a un lado los procesos educativos y culturales que embarga afrontar la imposición hegemónica frente a la contrahegemónica que no siempre cuenta con la debida sistematicidad y organicidad necesaria y que de no hacerlo estamos expuestos a profundizar los antagonismos y contradicciones entre el ser/quehacer de otro que se impone sobre el ser/quehacer de nosotros y perpetuarse en un siempre comenzar y en un no superarlos debidamente.

Si es verdad que no podemos ser ingenuos frente a este desafío, menos podemos ofrecer recetas mágicas ante el reto planteado de la tarea histórica del Plan Patria, que es convertir a Venezuela, a sus ciudadanos e instituciones en seres con conciencia y acción creadora, innovadora y productiva. Necesitamos para ello generar la savia que contiene esa fuerza generadora, los contenidos que refuerzan el sentido de identidad y pertenencia, la esencia que permita la confianza y la capacidad de aprender haciendo, de crear sinergia y simbiosis como seres humanos con la naturaleza y el espíritu de la imaginación e ingenio en respuesta a lo que queremos y necesitamos como País.

Tenemos que impulsar una acción comunicativa y dialógica que permita liberarnos de tantos condicionamientos históricos y falsos mitos culturales, sólo así podemos dar paso a la creación y a la transformación. Y son los medios de comunicación (impreso, radial, audiovisual, virtual), así como los espacios comunitarios e institucionales el lugar por excelencia para estimular, proponer y favorecer nuevas actitudes y modos de ser productivos y no ser simples repetidores e imitadores.

Ernesto Villegas como Ministro de Información y Comunicación nos recordaba la necesidad de vincular la comunicación con la cultura y la educación como procesos vinculantes que se interconectan y confluyen, sin olvidar que estos tres se convierten en anillo para el hecho y fenómeno político/económico, entendiendo por política todo acción individual y colectiva que busca resolver y transformar y conlleva un qué y un cómo económico, productivo y tecnológico. Esta triada comunicación-cultura-educación deben ser considerados en el Plan Patria, pues el qué y el cómo que se manifiesta en los objetivos históricos, nacionales y estratégicos, no son más que la intención política y la perspectiva económica del gobierno de Hugo Chávez Frías y de un pueblo que lo eligió para hacer un Estado Bolivariano caracterizado por ser democrático, social, de derechos, participativo y popular. Pero necesitamos cohesión social sobre este plan y proyecto de país. Son muchos sus enemigos tanto a nivel interno como externo, pues para los intereses de estas élites y grupos económicos resultan antagónicos para sus propósitos y parte del pueblo elector siguen sus consignas y mandatos.

En una revisión del documento de Plan Patria que el presidente Hugo Chávez convocó para dar un debate nacional y que permita configurar los próximos 6 años de su mandato se observa contenidos para una acción comunicativa a nivel institucional y acción dialógica a nivel comunitario de lo que debe ser la comunicación e información como política de Estado. Se presentan diversos objetivos que vinculan la comunicación con lo jurídico, lo cultural, lo educativo, lo político, lo económico, lo comunitario y lo institucional. Lo que nos permite ver la complejidad del mismo plan y de una política del Estado en esta materia tanto endógena (hacia dentro pública y privada) y exógena (con el sur y en contrahegemonía con el norte). Veamos a continuación los enunciados de los objetivos que están en cada objetivo histórico vinculado con la comunicación e información.

En cuanto al Primer objetivo histórico orientado a la independencia nacional

1.5.3 Garantizar las condiciones que permitan a las organizaciones y a todas las personas en el territorio nacional el acceso a la comunicación oportuna y ética a fin de contribuir a la satisfacción de las necesidades, así como la formación para el uso, creación y difusión de contenidos para el buen vivir de nuestro pueblo.

1.5.1.3. Garantizar el acceso oportuno y uso adecuado de las telecomunicaciones y tecnologías de información, mediante el desarrollo de la infraestructura necesaria, así como de las aplicaciones informáticas con sentido crítico y atendiendo a necesidades sociales y la difusión. Se generarán contenidos basados en valores nacionales, multiétnicos y pluriculturales de nuestros pueblos, a la vez que se fomentarán los principios inherentes al Socialismo Bolivariano.

En cuanto al Segundo objetivo histórico encaminado a la construcción del socialismo y a la mayor suma de felicidad:

2.2.2.8. Ampliar la infraestructura y la dotación escolar y deportiva, y darle continuidad a la incorporación de tecnologías de la información y de la comunicación al proceso educativo.

2.5.2. Establecer un sistema de comunicación permanente, para escuchar al pueblo organizado y al pueblo despolitizado, como parte del esfuerzo para la construcción colectiva del Estado Socialista, bajo el principio de “mandar, obedeciendo”.

2.5.7. Garantizar el derecho al acceso y libre ejercicio de la información y la comunicación veraz.

2.5.7.1. Fortalecer la soberanía comunicacional, divulgando nuestro patrimonio cultural, geográfico, turístico y ambiental, así como el desarrollo productivo y político, con miras al fortalecimiento de los procesos de integración y unidad latinoamericanos y caribeños. Para ello, nos proponemos seguir coadyuvando al desarrollo de redes de comunicación y medios de expresión de la palabra, la imagen y las voces de nuestros pueblos.

2.5.7.2 Fortalecer el uso de los medios de comunicación como instrumento de formación para la transición al socialismo, potenciando los valores ciudadanos, así como el uso responsable y crítico de los medios de comunicación. En esta tarea, se hace indispensable fomentar la investigación sobre la comunicación como proceso humano y herramienta de transformación y construcción social.

2.5.7.3 Consolidar la regulación social de los medios de comunicación como herramienta para el fortalecimiento del poder popular, promoviendo e impulsando el Sistema Nacional de Comunicación Popular (radios y televisoras comunales, periódicos comunitarios, ambientalistas, obreros, juveniles, partidistas, sindicales, campesinos, entre otros) como espacio para la articulación de significados y relaciones producidas desde la práctica de la comunicación social y humana, con el fin de transformar la realidad desde el Poder Popular organizado.

En cuanto al Tercer objetivo de convertir a Venezuela en una potencia creadora y productiva:

No se encuentra elemento de información y comunicación en el texto, lo que resulta grave pues todo proceso de invención, creación e innovación pasa por la comunicación en cuanto información y geopolítica del conocimiento necesario y válido que el pueblo venezolano se sienta llamado a responder como trabajador, profesional o investigador. Además de una cultura de trabajo creativo y transformador.

En cuanto al Cuarto objetivo que apuesta a una nueva geopolítica internacional multicentrico y pluripolar:

4.1.8 Impulsar el nuevo orden comunicacional latinoamericano y caribeño, con énfasis en los nuevos sistemas y medios de información regionales, y en el impulso de nuevas herramientas comunicacionales.

4.1.8.1 Fortalecer Telesur garantizando una mayor presencia regional y mundial.

4.1.8.2 Expandir la señal de la Radio del Sur como herramienta comunicacional para el reconocimiento de los procesos políticos de la región.

4.1.8.3 Fomentar las redes de cadenas informativas alternativas y comunitarias en la región, así como las redes sociales.

4.1.8.4 Difundir de forma permanente información veraz producida por los países de la ALBA, y países aliados del Sur.

4.1.8.5 Garantizar la producción permanente de contenidos que se difundan a través de los medios de comunicación regionales sobre los avances sociales, políticos, culturales de la Revolución Bolivariana.

4.3.2.1 Fortalecer las cadenas multiestatales de televisión y radio Telesur y la Radio del Sur, junto con sus respectivas plataformas electrónicas, expandiendo su alcance, su oferta en diferentes idiomas y la variedad y calidad de sus contenidos, con el fin de proyectar la verdad de nuestros pueblos y romper el bloqueo informativo y la censura a la cual están sometidos los pueblos de las potencias imperialistas por las corporaciones transnacionales de la comunicación.

4.3.2.2 Establecer alianzas con las cadenas de comunicación e información de los polos emergentes del mundo, para asegurar el conocimiento mutuo y la información veraz sobre nuestras realidades, sin el filtro deformador de las grandes empresas de comunicación de las potencias imperialistas

4.4.2.4 Llevar a niveles no vitales la conexión de Venezuela a las redes de comunicación e información dominadas por las potencias neocoloniales.

4.4.2.5 Eliminar la dependencia de sectores estratégicos para el desarrollo nacional de redes de comunicación e información controladas por las potencias neocoloniales.

En cuanto al Quinto objetivo orientado a una visión ecohumanista:

5.3.1. Contrarrestar la producción y valorización de elementos culturales y relatos históricos dominantes, circulantes a través de los medios de comunicación y las instituciones diversas.

5.3.1.2. Vehicular las críticas a través de los medios de comunicación públicos (revistas, televisión, eventos, etc.).

5.3.4.2. Incentivar la difusión en los medios de comunicación masivos, públicos y privados, de los contenidos históricos, culturales, populares, tradicionales y de nueva producción.

A modo de resaltar algunos puntos de los objetivos anteriormente presentados quiero valorar como el Plan Patria plantea la información y comunicación como espacio, proceso o sistema para:

a) Estimular la generación de “contenidos basados en valores nacionales, multiétnicos y pluriculturales de nuestros pueblos, a la vez que se fomentarán los principios inherentes al Socialismo Bolivariano”. Además de “contrarrestar la producción y valorización de elementos culturales y relatos históricos dominantes, circulantes a través de los medios de comunicación y las instituciones diversas. Lo que no es una tarea única del sistema público sino también de lo privado.

b) “Escuchar al pueblo organizado y al pueblo despolitizado, como parte del esfuerzo para la construcción colectiva del Estado Socialista, bajo el principio de “mandar, obedeciendo” de hacerse crearía un precedente a nivel mundial y latinoamericano, pues no se trata de la realización de estudios de opinión publica sino canalizar las demandas individuales y sociales como poder constituyente vinculadas con la garantía de los derechos constitucionales a través de la institucionalidad como poder constituido.

c) Divulgar “nuestro patrimonio cultural, geográfico, turístico y ambiental, así como el desarrollo productivo y político, con miras al fortalecimiento de los procesos de integración y unidad latinoamericanos y caribeños” lo que permitiría la creación de oportunidades de trabajo creador a los comunicadores, periodistas y productores de medios tanto en los medios nacionales como internacionales.

d) Fomentar la investigación y formación de nuevos comunicadores que coadyuven en el uso de los medios “como instrumento de formación para la transición al socialismo, potenciando los valores ciudadanos, así como el uso responsable y crítico de los medios de comunicación. En esta tarea, se hace indispensable fomentar la investigación sobre la comunicación como proceso humano y herramienta de transformación y construcción social”. Es necesario la articulación con el MINCI y el programa de formación de grado de Comunicación Social, así como con el Centro de Estudios de Comunicación Social y el área de Comunicación e Información de la Dirección General de Producción y Recreación de Saberes que impulsen investigaciones desde una visión epistemológica del sur.

No obstante, no observo en el Plan Patria la presencia de objetivos concretos sobre el rol protagónico y esencial de los medios de comunicación alternativos y comunitarios, a mi parecer deben formularse objetivos claros y precisos para las radios, televisiones e impresos comunitarios. Por otro lado, la creación de comités o conversatorios de los usuarios de medios en las escuelas y las universidades, y la asignación de recursos para la formación critica y propositiva en la programación de los medios que apoyados por Conatel hagan posible solidificar un bloque contrahegemónico frente a la programación mediocre, superficial y antinacional de los medios de comunicación social y de unos cuantos medios alternativos y comunitarios que han perdido su razón de ser para convertirse en mas de los mismo.

http://www.aporrea.org/actualidad/a155775.html

2013, Año de la Eficiencia

Por Alice Peña Maldonado

El año pasado cuando escribí el artículo “2012, año electoral, un año de contraloría social” podemos decir que el pueblo hizo contraloria social con el voto de confianza al Proyecto del Presidente Hugo Chávez Frías, el proyecto de Patria emancipada, solidaria, productiva y soberano conjuntamente con los 20 gobernadores para seguir impulsando y profundizando con, por y desde el pueblo el Gobierno y Estado Popular y Socialista.

Posterior a las elecciones presidenciales durante un Consejo de Ministros, nuestro Comandante Presidente llamó a la “Eficiencia política y calidad revolucionaria o la noche. Estamos obligados a tomar medidas radicales y siempre en positivo”. Así también conformó un equipo cívico-militar para inspeccionar el funcionamiento de las obras realizadas por el Estado.

Pero que es ¿eficiencia? Haciendo uso de las posibilidades de internet encontré lo siguiente: “esta palabra proviene del latín efficientia que en español quiere decir: acción, fuerza, producción. Se define como la capacidad de disponer de alguien o de algo para conseguir un objetivo determinado. Se refiere al uso racional de los medios para alcanzar un objetivo predeterminado (es decir, cumplir un objetivo con el mínimo de recursos disponibles y tiempo). No debe confundirse con el término eficacia que se define como la capacidad de lograr el efecto que se desea o se espera” Ahora bien eficiencia y eficacia van acompañadas, de lo contrario, no habría eficiencia en mayúscula. Pues eficacia que también proviene del latín efficacĭa, significa la capacidad de alcanzar el efecto que espera o se desea tras la realización de una acción. No se trata de apariencia sino de esencia revolucionaria.

Eficiencia y Eficacia de la dirección, gerencia y gestión pública por parte de los altos funcionarios y de los servidores públicos. Dirección encargada de administrar los recursos presupuestarios y financieros conforme al Plan Patria. Gerencia alineada al mandato de “eficiencia” como producto del trabajo innovador, liberador y transformador para la suprema felicidad de todos y la Gestión orientada a los procesos internos y externos de la acción institucional en función de los objetivos planteados y en respuesta a las necesidades, intereses y expectativas del pueblo venezolano. Si bien estas tres palabras provienen de momentos históricos específicos en función de otros pueblos no hay que negar que vista en mancomunidad desde el mismo sentir y pensar de acción gubernamental permitirá consolidar el proceso bolivariano y una cultura participativa protagónica, corresponsable y revolucionaria tan necesaria y pertinente de un Estado Popular y por tanto, participativo.

Así como lo expresé el año pasado en el artículo de opinión mencionado, el 2013 Año de la Eficiencia “es la posibilidad de crecer en una ciudadanía de alto nivel de compromiso y ética social”. Todos los venezolanos debemos ser partícipes de este proceso de Eficiencia a partir del conocimiento del Plan de la Patria, en desarrollar la capacidad de crítica constructiva y propositiva, en la mejora de mecanismos para el encuentro y el diálogo entre el poder constituyente y constituido, en la construcción de una cultura solidaria y ética socialista y menos consumista y crear modelos de eficiencia y eficacia conforme nuestro imaginario y no copiando otros que no tienen que ver ni con las aspiraciones de nuestra población.

Para finalizar quiero recordar dos pensamientos del Padre de la Patria, Simón Bolívar “La mejor política es la honradez. Nada es fijo que la exactitud de las promesas del gobierno” y “El sistema de gobierno más perfecto es aquel que produce la mayor suma de felicidad posible, la mayor suma de seguridad social y la mayor suma de estabilidad política”. Y cumplir las promesas previstas en el Plan de la Patria esto es ser eficiente y eficaz para la Patria.

http://www.aporrea.org/actualidad/a156985.html

La tristeza no es buena consejera

Por: Alice Peña Maldonado | Jueves, 03/01/2013 02:08 PM |

Un nuevo año hemos comenzamos con la esperanza de ver y escuchar a nuestro presidente Hugo Chávez Frías con su fortaleza y voluntad única a la que nos ha acostumbrado en estos 14 años. Sabemos lo delicado de su situación de salud y merece todo su tiempo para restablecerla. Pero también nosotros debemos ser conscientes que esto nos pone en una situación de tristeza y de incertidumbre.

Cuando Chávez nos habló el 08 de diciembre fue claro con nosotros y nos puso a pensar en la patria que ahora si tenemos, y que la tristeza como mala consejera nos impide ver lo profundo de sus palabras y lo que puede significar y entrañar en la vida de cada uno de nosotros como venezolanos en el cotidiano vivir, en los que han recibido del pueblo un nuevo mandato: ser gobernadores o aquellos que cumplen funciones públicas en el ámbito nacional o municipal.

Sus palabras confirma el mejor logro de la revolución bolivariana “Tenemos Patria” mostrando confianza y optimismo en nosotros su pueblo para seguir haciendo crecer y madurar con la comunicación y acción eficiente en las comunidades donde procedemos y en las instituciones donde laboramos. De nuestra parte amerita seguir profundizando y construyendo con paciencia histórica esa patria para que sea bien Bonita. Confianza, Optimismo, Eficiencia y paciencia son virtudes que Chávez ha llevado muy en alto en todo momento, sobre todo en un continuum de 14 años, sin descanso: sin prisa pero sin pausa.

Si es verdad que hay tiempo para todo y ahora nos ocupa la salud de nuestro amado presidente, también es tiempo para no bajar la guardia. Sigamos afrontando la realidad con coraje y decisión de seguir los mandatos del Comandante Presidente, muchos son los enemigos del Proyecto Bolivariano y del país, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras que aún no han entendido por ignorancia y alienación lo que significa Patria y mucho menos tenerla y lo que ha sucedido aquí en Venezuela y ha sido semilla para nuestra patria grande NuestraAmérica.

http://www.aporrea.org/actualidad/a156896.html

Cuando el pueblo crítico y consciente diseñe las instituciones públicas, tendremos un Estado Popular.

Por Alice Peña Maldonado *

Bajo la mirada crítica y propositiva de un pueblo que pronuncia su voz sobre una Ley, Politica o Plan como herramientas de gobierno se puede confirmar que estas deben elaborarse previa sistematización de sus saberes, respecto a los diversos temas de interés público. Para muestra tenemos en esta entrega los cuestionamientos y perspectivas de hombres y mujeres que hacen referencia a la Ley de Contraloria Social http://www.minamb.gob.ve/files/leyes-2011/No6011lorgcs.pdf aprobada en el 2011 y que aportan sus puntos de vistas que enriquece no sólo el debate necesario sino que permiten reconocer vacíos y lagunas que resultan oportunas considerar y tomar en cuenta en su aplicación de no hacerse los cambios o modificaciones.

“En nuestro concepto la Contraloría Social no ha sido asumida en la mayoría de organismos públicos, lo consideran entidad extraña a sus cometidos originales y es fruto de esa visión con gríngolas que tienen funcionarios formados en épocas anteriores, el caso más patético está en los cargos de Planificación de cada ente y que no ha sido corregido en el Ministerio de Planificación y Desarrollo porque allí existen de igual manera a estas alturas del proceso hay síntomas de ineptitud que no pueden ser calificados de otra forma sino de actos de “sabotaje”. No se puede negar el proceso de decantamiento natural con aquellos que intentan a lo interno frenar el proyecto histórico bolivariano y socialista.”

Urge la formulación de un nuevo sistema de normas, procedimientos y mecanismos internos de las instituciones públicas y privadas con el propósito de adaptarlos a los términos del Proyecto Político Venezolano expresado en la Constitución de 1999 y en las leyes de la Revolución. Para ello es importante el uso de la tecnología informática de modo que se asuma los niveles y las complejidades de la Contraloría Social, quién es el punto central a tratar en este relato colectivo, pero que ciertamente la reflexión puede ser aplicada a las diversas realidades del sector público y privado en función del ciudadano.

En el derecho de los venezolanos no solo de opinar acerca de lo que es de interés colectivo se propone aquí acciones concretas a ser consideradas en las leyes, normas y procedimientos orientados a establecer un Estado del Pueblo. Debido a su diversidad y amplitud no están orientadas a una institución como tal, pero debido a la riqueza de ideas planteadas señalamos las siguientes:

  • Revisar las leyes orientadas a la Administración Pública, si se están cumpliendo o no, el principio “cumplir y hacer cumplir las leyes” no permite atenuantes. que contradicciones existen entre ellas (por ejemplo, la Ley Sobre Simplificación de Trámites Administrativos con otras); la Ley de depósitos bancarios acordados para ganar intereses; las leyes referidas a la evasión de impuestos o la estafa existentes en el sector comercial y empresarial para obtener dólares de Cadivi y venderlos en el mercado paralelo.
  • Manejo de los fondos públicos. Revisar contrataciones y compra a proveedores, los sobreprecios en contrataciones y proveedores y por tanto del presupuesto y planificación de los gastos e inversiones.
  • ¿Cómo afrontar nuevas formas de corrupción en niveles altos? Hacer contraloría en todos los niveles. ¿Quiénes están en capacidad de hacer Contraloría Social en ámbitos tan especializados?
  • ü  No se puede hablar de socialismo cuando las contratistas de toda la vida siguen firmando contratos multimillonarios.
  • ¿Cómo hacer seguimiento ante un indicio?: allí comienza la Contraloría Social: cuando se habla de nominas fantasmas de personal, de exoneración de impuestos, la utilización de bienes del estado, de ofrecer un servicio en cambio se estafa poniendo materiales de baja calidad, etc.
  • Revisar modus operandi como la matraca y el soborno. Sistematizar experiencias y tomar carta en el asunto.
  • Revisión de los casos de corrupción existentes a nivel nacional tanto en la fiscalía como en los tribunales y suspensión a las personas responsables que hacer ante la práctica del soborno.
  • En cuanto a la impunidad la lucha contra la corrupción debe comenzar a enjuiciar a culpables para sentar escarmiento. Comencemos a castigar al responsable. No basta promesas y amenazas es necesaria la acción: Castigar
  • Cobra importancia las responsabilidades de los jueces y la articulación de todos los poderes.
  • Para avanzar hay que combatir hoy la impunidad en todas sus formas. Hay que forjar una nueva cultura que por su fuerza moral hegemonice el proceso de construcción de una nueva sociedad.
  • Creación de nuevas prácticas fiscalizadoras las cuales determinaran donde y quienes han incurrido en ilícitos contra los dineros y bienes públicos. Ejercicio activo de la fiscalización rigurosa y conquista de una moral colectiva indoblegable.
  • La corrupción tienen muchas caras y todas hay que develarlas.
  • Crear comisiones de control de los funcionarios a todos los niveles. Misión anti-corrupción
  • El Estado en su función de regular el mundo empresarial y comercial debe crear nuevos mecanismos de control que evite el perjuicio del ciudadano individual y colectivo, como lo ha sido el caso de la especulación y fraude en el sector inmobiliario, financiero, bursátil, bancario, mercantil, económico, comercial, cambiario, mediática, de aseguradoras y alimentaria, entre otros.
  • La usura por parte de élites y la ausencia de un Estado que no da respuesta ni a sí mismo en materia de supervisión y control, tan solo cuando el problema llega a serios indicios y el colectivo ha sido fuertemente golpeado.
  • Para que se cumplan las leyes en el sector privado, debe reorganizarse de modo que responda a la complejidad e incertidumbre. A modo de la acción de control social de los ciudadanos no sea para recordarle al estado sus deberes y funciones establecidas en la ley.
  • Estudiar los procesos de inflación, desestabilización, conspiración de parte de los grupos de oposición en vínculo con intereses extranjeros.

a) Críticas y Aportes a la Ley de Contraloría Social

a.1) La rendición de cuentas y el derecho a la información

La rendición de cuentas por parte de las Instituciones del Poder Público resulta una acción que garantiza el derecho de la información al ciudadano en materia de la acción gubernamental a favor del pueblo. La rendición de cuentas, es pues un principio constitucional basado en la legalidad, exactitud, sinceridad, eficacia, eficiencia, calidad e impacto de las operaciones y resultados de gestión de cada institución pública. Es el modo de demostrar cómo se ha invertido el presupuesto público en la función social. Recordamos como este año el Presidente de la República, Hugo Chávez Frías representante del Poder Ejecutivo hizo su rendición de cuenta de su gestión anual incorporando luego a su gabinete ministerial para que cada uno explicara al país como se oriento el presupuesto y cuáles fueron los resultados obtenidos, convirtiéndose en jornadas de aprendizaje y de democracia con una alta audiencia de parte de unos venezolanos cada día más interesado por todo lo concerniente a su país y que e abre una era de de interacción y cogobierno entre pueblo y gobernantes.

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV), la cual incorpora el principio de Rendición de Cuentas y varios artículos para materializar su aplicación, identifica como sujetos de Rendición de Cuentas a todos los funcionarios del Poder Ejecutivo en sus distintos niveles político-territoriales, cuando expresa que deben rendir cuentas: El Poder Ejecutivo, el Presidente de la República, la Administración Pública Asamblea Nacional (Art. 315), el Banco Central de Venezuela, los Ministros, los Gobernadores, estos últimos ante la Contraloría del Estado, Consejo Legislativo Consejo de Planificación y Coordinación de Políticas Públicas (Art. 161), Electores (Art. 66) y los Alcaldes, Electores (Art. 66) Concejales y miembros de Juntas Parroquiales, El Poder Ciudadano y Electoral en las leyes que rigen estos órganos, el Poder Judicial en la Ley Contra la Corrupción. Queda establecido además que deben rendir cuentas, los miembros del Poder Legislativo, concretamente los diputados de la Asamblea Nacional y los Diputados de los Consejos Legislativos de los Estados. En cuanto al Poder Popular también anualmente rinden cuentas en Asamblea de Ciudadanos y Ciudadanas en cada comunidad conformada en Concejo Comunal o ante el Parlamento Comunal si un grupo de comunidades han organizado una Comuna.

La Ley Orgánica de Administración Pública establece el principio de rendición de cuentas, al disponer su artículo 11 que las autoridades y funcionarios de Administración Pública deben “rendir cuentas de los cargos que desempeñan en los términos y condiciones que determine la ley”. El fin de la administración pública es administrar por mandato del pueblo, a través del elección popular, los recurso del Estado, ésta administración debe hacerse con efectividad y eficiencia. Una de las técnicas nuestro juicio es el control de gestión mediante el cual se pueden indicar los avances de la gestión en pro del cumplimiento de las metas en él proyectadas, las posibles desviaciones o falta de cumplimientos de las metas, en concordancia con lo programado en el POA para así poder hacer una medición, periódica, de la gestión ya que con esto podemos hacer la medición de los procesos gerenciales, indispensable para obtener perfectibilidad en dicha gestión.

En este punto hay que ser muy objetivos, razonables y sobre todo veraces, todas, y repito todas las instituciones públicas rinden cuentas, tanto trimestralmente, como anualmente. Ahora bien, el ciudadano común logra entender estas rendiciones muy complejas y específicas. Un punto donde podríamos afincarnos en la ley de contraloría al exigir un formato, no solo libre y de libre acceso a través de varias vías, entre ellas la Internet, sino que estas cuentas vengan rendidas en un formato estándar previamente aprobado por el Estado venezolano, y que haya sido el resultado del estudio my profundo de un grupo de profesionales que permitan colocar en “cristiano” estas cuentas y balances, que para la mayoría de los mortales nos parecen escritos en hebreo.

a.2) ¿La Contraloría Social: individual o colectiva? he ahí el dilema

La Contraloría Social, establece en su articulado que se puede hacer de tres modos: individual, colectiva y orgánica. Independiente de estas la CS debe ser una acción total, integral y constante.

Por la complejidad que implica esta práctica requiere de la diversidad de experticias que puedan participar. De manera individual hacer Contraloría Social, va a depender de las posibilidades del sujeto contralor. Por lo que la Contraloría Social a una empresa, tanto del Estado, como privada, en su área financiera y contable, será dificultoso por el tiempo que requiere, y la calificación necesaria para ello, pero es aquí donde el poder de un colectivo entra en juego, ya que si tenemos un colectivo formado como, debe ser, con las más variopintas profesiones dentro de sus miembros, podremos tener un ente fiscalizador, ampliamente preparado, y por ende, con un amplio espectro de acción, vuelvo y repito, este es el gran poder del colectivo.

Algunas personas consideran que la CS debe ser grupal, porque deben existir distintos criterios que  faciliten organizar ideas, diseñar estrategias y planificar un conjunto de acciones que permitan recabar pruebas contra actividades que han afectado intereses colectivos o se han convertido en una modalidad de apropiación indebidas de recursos monetarios o materiales que se dispusieron para que se ejecuté una obra o un proyecto que beneficiaría a una comunidad.

De ser individual, el Estado debe asumir la defensa de los ciudadanos y resguardarlo del poder público y privado. Sobre si está o no preparado, quien más interesado que el propio Estado para prepararlo, deben haber políticas públicas para esa preparación, es la única forma de erradicar la corrupción.

a.3) ¿Voluntariado sin apoyo económico? (Art. 11 LOCS)

Para una cultura del voluntariado en el área de la Contraloría Social se requiere una actitud que se manifiesta en el celo, la responsabilidad, la protección, en el amor por la patria, por la familia, por el prójimo, en fin es una actitud solidaria hasta con las futuras generaciones, en consecuencia, la limitación que conseguimos al ejercer la Contraloría Social, es la que nos marca la falta de conciencia política ante la ausencia de servicios públicos de calidad, eficientes y eficaces como garantías de su derechos.

El ejercicio de la Contraloría Social como un hecho absolutamente natural patriótico, que equivale al desaprendizaje de esa cultura del colono del robo, del despojo, del abuso. Desde esta perspectiva algunos consideran que la búsqueda de aquellos por transformar toda la sociedad desde su sentimiento revolucionario que conlleva a la práctica cotidiana de la lucha social dista mucho de las ONG que han demostrado que también hacen negocio de sus trabajos sociales, muchas de ellas inclusive reciben financiamiento nacional y foráneo, y no realizan un verdadero trabajo desinteresado como se espera.

No obstante, “el sentido ad honores” hay acciones que ameritan contar con una organización mínima donde el elemento monetario o material es necesario. Esta se puede lograr por la contribución de los colectivos y por el apoyo del Estado para esa tarea encomiable.

La Contraloría Social debe ser asumida como trabajo voluntario de quienes tienen ingresos para vivir dignamente, pero esto limitaría su acción sobre otros ciudadanos que estarían imposibilitados de hacerla pues no tienen trabajo pero tienen conciencia política. Es indispensable quitarle la carga a los contralores sociales de financiar su actividad, ya que en principio ésta es gratuita porque realizan la misma sin cobrar un sueldo por ello, pero no es justo que tengan que financiar también los materiales y demás elementos para su ejecución. Hay que buscar la forma de financiar por algún medio esta actividad que va a favorecer al colectivo. Una manera es aportes al Centro Contralor Nacional (por crear) y esta lo distribuye para el ejercicio de la Contraloría Social.

Vale recordar la siguiente máxima: “si quieres muchos voluntarios los podrás tener por poco tiempo, si quieres voluntarismo por mucho tiempo solo tendrás muy pocos voluntarios, si quieres muchos voluntarios por mucho tiempo comienza a creer en los milagros”. No podemos ser incautos e ingenuos y pretender que precisamente las víctimas del sistema tengan que sacar de sus bolsillos para que se haga justicia. Mucho más cuando a nivel mundial existen ONG financiada por instituciones internacionales.

b) Un procedimiento que para aplicarlo hay que pensarlo

A los fines de hacer propuestas para el reglamento que debe acompañar la Ley Orgánica, a continuación se encuentra algunas observaciones realizadas por un grupo focal de articulista de Aporrea en cuanto al artículo 13, son muchos los aspectos culturales y estructurales que pueden constituirse en obstáculos o trabas en su aplicación.

En nuestro quehacer sociopolítico persisten actitudes y comportamientos que pueden provocar resistencias al hecho formal de la Contraloría Social conforme a lo establecido legalmente. Es necesario desaprender. No solo como ciudadanos demandantes sino como ciudadanos demandados. Una propuesta permanente es crear una escuela para contralores, donde además de estudios se garantice un ciudadano satisfecho, con alto sentido de pertenencia de país, que no lo haga infringir o caer en los temores comunes que ya conocemos de la cultura adoptada ahora como venezolana. Debemos insistir siempre en educación, educación y más educación orientada a la conciencia socialista, patriótica, bolivariana que acompañe a los individuos en todas sus etapas de ciclo de vida tanto fuera del sistema educativo formar como en las comunidades y en el trabajo. Es urgente esta tarea, ya el artículo 16, 17 y 18 de la LOCS establecen acciones al respecto.

Otro aspecto a considerar es no tener miedo de ser contralores sociales es necesario confiar en nuestras autoridades y en nuestro sistema de justicia, porque toda irregularidad, infracción o omisiones de un deber tiene que investigarse de oficio o por denuncia para que se otorgue la respectiva sanción administrativa, civil o penal. Además la movilización y la actuación del pueblo contralor en el uso de los medios de comunicación sirve de contendor a los grupos de intereses involucrados en comportamiento, actitudes y acciones que sean contrarios a los intereses sociales y a la ética del desempeño de las funciones públicas.

Un problema es el miedo a denunciar en el trabajo y el que sale sancionado es el trabajador que es cambiado de su departamento o es luego estigmatizado como mal compañero de trabajo. Para esto se hace indispensable las intervenciones de los órganos auxiliares del orden público (Policías, Fiscalía, etc.)

c) De la contraloría del sector público al sector privado

Cuando hablamos sobre el ejercicio de la Contraloría Social generalmente la balanza se inclina hacia las Instituciones del Estado del sector público y no así el sector privado en sus actividades financieras, mercantiles y comerciales, así como en la salud, la educación, la vivienda, cuando sus fines afectan a un colectivo. El sector público es el más aceptado, porque es donde más se evidencia por cuestiones éticas y jurídicas la necesidad de que se escuche al pueblo y se corrijan comportamientos, actitudes y acciones que son contrarios a los intereses sociales y al eficiente desempeño de las funciones pública.

Es después de la aprobación de la Ley cuando se establece esta tarea que implica una dimensión de la contraloría muy importante. ¿Qué dificultades tendremos los venezolanos para aceptar y asumir la Contraloría Social a las empresas privadas?

La principal dificultad es la mediática, ya que las empresas privadas se han apoderado de un cierto agrado popular calificándolas a las mismas como las responsables del progreso, desarrollo e innovación de país, empresa privada ha sido para el común sinónimo de progreso y eso ha sido generado principalmente por el fuerte poder que ejercen los medios de comunicación nacional e incluso internacionales sobre la psiquis humana.

Tendremos muchas dificultades para ejercer Contraloría Social a la empresa privada, aunque existen muchos mecanismos legales y hasta organismos, que de alguna manera u otra son contralores, como son los sindicatos. Hacer una eficiente contraloría a la empresa privada choca con esa entelequia legal llamada propiedad privada, que es una cosa que tendremos que desmontar para poder ejercer una ciudadanía perfecta y feliz, tomando en cuenta que la empresa privada obligatoriamente es un servicio público aun cuando así no lo interprete la empresa privada.

Todavía la conciencia de clase no es algo asumido por la mayoría de los venezolanos siendo que estamos en transición al socialismo, por ello, señalar los errores de la empresa privada es algo sobre lo cual solo se discute cuando produce algún daño importante al interés de la población (caso estafa bancaria, caso estafa inmobiliaria). De cualquier modo, para señalar y denunciar los desaciertos de la empresa privada requiere también de nuevos mecanismos de movilización, participación y organización propias de nuestro tiempo y basadas en el bien colectivo.

Una cultura de control social desde las comunidades que trascienda la rancia filosofía capitalista, y esta sostiene, como atributo primordial, que la propiedad privada es inviolable, intocable y, por ende, inauditable. Se necesita una enorme transformación social y que poco puede una ley especifica hacer al respecto, como no sea la muy importante acción de regular y legalizar los procedimientos contralores, porque estemos claros, empresas privadas que aporten servicios públicos, y si lo pensamos bien son casi todas, deben estar en la completa obligación de permitir, y es más, facilitar la auditoría interna de sus funcionamientos, sobre todo si estas ejecutan de manera directa presupuesto del Estado.

*Sistematizado por Alice Peña a partir de 400 artículos de Aporrea sobre el tema de Contraloria Social

Fortalecer la contraloría social objetivo general de la gestión Bolivariana socialista 2013-2019

Por Alice Socorro Peña Maldonado

Llamados a estudiar, a profundizar y a proponer para su mejora, la Propuesta del candidato de la Patria Comandante Hugo Chávez para la gestión Bolivariana socialista 2013-2019 donde se establecen los cinco grandes objetivos históricos: como son: I.- Defender, expandir y consolidar el bien más preciado que hemos reconquistado después de 200 años: la Independencia Nacional. II.- Continuar construyendo el socialismo bolivariano del siglo XXI, en Venezuela, como alternativa al sistema destructivo y salvaje del capitalismo y con ello asegurar la “mayor suma de seguridad social, mayor suma de estabilidad política y la mayor suma de felicidad” para nuestro pueblo. III.- Convertir a Venezuela en un país potencia en lo social, lo económico y lo político dentro de la Gran Potencia Naciente de América Latina y el Caribe, que garanticen la conformación de una zona de paz en Nuestra América. IV.- Contribuir al desarrollo de una nueva Geopolítica Internacional en la cual tome cuerpo un mundo multicéntrico y pluripolar que permita lograr el equilibrio del Universo y garantizar la Paz planetaria. V.- Preservar la vida en el planeta y salvar a la especie humana. Quiero resaltar de estos el aspecto vinculado con la Contraloria Social.

La Contraloria Social es un mecanismo del poder popular que permite un modo de accionar del ciudadano en la construcción de la institucionalidad y de la misma ciudadanía. Nos hacemos con nuestro hacer. Estos objetivos históricos se dividen en objetivos nacionales, estratégicos y generales que favorecen la profundización y concreción de acciones respecto a lo que hay que hacer. Luego de revisado todo el texto extraje del mismo los relacionados directa o indirectamente con el quehacer contralor para ello cito el numeral correspondiente al texto.

En el primer objetivo histórico que consiste en la defensa, expansión y consolidación del bien más preciado que hemos reconquistado después de 200 años: la Independencia Nacional, encontramos como objetivo nacional 1.1 Garantizar la continuidad y consolidación de la Revolución Bolivariana en el poder. Es aquí donde la Contraloría Social cumple sus fines últimos, no se trata de buscar solamente los fines inmediatos que cumple la contraloria al abordar frontalmente los comportamientos y conductas irregulares como por ejemplo, la corrupción, la burocracia y la impunidad. Tenemos que cambiar nuestra mirada cortoplacista por una a largo plazo. Aquí está en juego una revolución y su mejor aliado es llevar a cabo hasta el fondo la emancipación e independencia de la cultura colonialista, elitista-conservadora, adeca y neoliberal que sólo busca el bien de sí mismo o de su grupo y no el de todos, que busca el lucro personal en detrimento de los bienes de todos, y la búsqueda exacerbada del materialismo y consumismo y no el bien común, pues estas acciones individuales pueden hacer claudicar la mejor de las voluntades colectivas.

Se resalta la necesidad de un pueblo organizado y el ejercicio democrático de la autoridad (1.1.3) que no necesariamente supone tener un cargo, sino la legitimidad de su reflexión acción hecha voluntad, donde todos los poderes públicos constituidos (1.1.3.1) la asuman desde el diálogo de saberes y se convierta en praxis revolucionaria. Es en este sentido que fortalecer la conciencia y la organización (1.1.3.2) de nuestro pueblo resulta estratégico, pues ¿quién podrá ir contra de un pueblo consciente y organizado, lejos de slogans adormecedores y de tareismo alienante?

Es el objetivo estratégico (1.1.4) que señala “el fortalecimiento y expansión del Poder Popular para que el pueblo sea el poder”. Y será poder real cuando la contraloría ciudadana ya sea individual, colectiva u orgánica ocupe ese espacio para los cambios y las transformaciones necesarios que genere nueva ciudadanía e institucionalidad. La defensa de un país no sólo se da desde lo externo, es dentro de ella, desde las estructuras donde se puede construir de modo permanente y sostenible en el tiempo y espacio histórico.

No obstante, este primer objetivo histórico desde la mirada contralora resulta básico, es el segundo objetivo “Continuar construyendo el socialismo bolivariano del siglo XXI, en Venezuela, como alternativa al sistema destructivo y salvaje del capitalismo y con ello asegurar la “mayor suma de seguridad social, mayor suma de estabilidad política y la mayor suma de felicidad” para nuestro pueblo.” quien nos obliga a detenernos y a profundizar lo que debe ser y hacer la contraloria ciudadana. Este segundo objetivo se relaciona con la necesidad de “promocionar una nueva hegemonía ética, moral y espiritual que nos permita superar los vicios, que aún no terminan de morir, del viejo modelo de sociedad capitalista”. Es “acabar con la impunidad, lograr la igualdad en el acceso y erradicar el carácter clasista y racista en su aplicación” si queremos direccionar una definitiva revolución en el sistema de administración de justicia.

Esto no se posible si no potenciamos las expresiones culturales liberadoras (2.2.1.15), hacemos visibles la identidad histórica comunitaria (2.2.1.16) y combatimos la impunidad, el retraso procesal de pena, en coordinación con el Ministerio Público, Defensa Pública y Poder Judicial (2.2.1.30). Lo que nos debe llevar a “Impulsar la participación protagónica del Poder Popular en los espacios de articulación intersectorial y en las instancias institucionales para la promoción de calidad de vida, así como la planificación, ejecución, monitoreo y evaluación de las acciones del Sistema Público Nacional (2.2.2.21).

Lograr la democracia participativa no tendrá otro camino que la formación y educación de la ciudadanía, igual la Contraloria Social para que sea espacio, instancia y mecanismo del poder popular fundado en la movilización, la participación y organización. “Consolidar y expandir el poder popular y la democracia socialista. Alcanzar la soberanía plena, como garantía de irreversibilidad del proyecto bolivariano, es el propósito central del ejercicio del poder por parte del pueblo consciente y organizado (2.3) y para el cual es necesario garantizar la participación de todos (2.3.1) y “consolidar los diferentes procesos de socialización de saberes, orientados a la potenciación de las capacidades, habilidades y herramientas apropiadas por el pueblo para el ejercicio de lo público…” (2.3.5). Esto será posible afianzar a través del ejercicio de educación popular como fuerza impulsora de la movilización consciente del pueblo, orientada a la restitución definitiva del Poder Popular (2.3.5.4).

En este sentido es necesario “Convocar y promover una nueva orientación ética, moral y espiritual de la sociedad, basada en los valores liberadores del socialismo (2.4) y preservando el acervo moral del Pueblo venezolano como honestidad, responsabilidad, vocación de trabajo, amor al prójimo, solidaridad, voluntad de superación, y de la lucha por la emancipación; al reforzarlo mediante estrategias de formación en valores (2.4.1) y la promoción permanente y a través de todos los medios disponibles, como defensa contra los antivalores del modelo capitalista, que promueve la explotación, el consumismo, el individualismo y la corrupción, y que son el origen de la violencia criminal que agobia a la sociedad venezolana” (2.4.1.1). En contraposición a estos, debe reforzarse la ética y la moral socialista, la formación y autoformación socialista, la disciplina consciente basada en la crítica y la autocrítica, la práctica de la solidaridad y el amor, la conciencia del deber social y la lucha contra la corrupción y el burocratismo.

Los espacios de aprendizajes y formación deben adecuar los planes de estudio en todos los niveles para la inclusión de estrategias de formación de valores cónsonos con la nueva sociedad que estamos labrando. (2.4.1.3). Desde la familia, la escuela, el liceo, la universidad y las mismas instituciones de los cinco Poderes Públicos deben ser espacios naturales de formación ciudadana crítica, contralora y de acción a favor del bien público, cuidado y uso racional del bien común para que se constituyan en modelos de praxis educadora.

Sin lugar a duda, el objetivo estratégico más vinculado al tema que me animó a hacer este artículo se trata del (2.4.2) que establece el “Fortalecer la contraloría social”. Creo que desde 2010 cuando se aprobó la Ley de Contraloría Social este ha sido el documento oficial que apoya la posibilidad de construir una cultura y una acción sociopolítica contralora, que a su vez refuerza los otros objetivos nacionales. El Plan define como objetivo general “Continuar promoviendo la contraloría social como estrategia para el ejercicio de la potestad y la capacidad del Pueblo para supervisar la gestión de los organismos de la administración pública en el manejo de los fondos públicos y en la eficacia en el alcance de las metas de gestión pública, dotándola de herramientas que fortalezcan su desempeño. (2.4.2.1).

Se trata de democracia directa y escucha de los saberes del pueblo para prácticas emancipadoras y revolucionarias en el tiempo. “Desatar la potencia contenida en la Constitución Bolivariana para el ejercicio de la democracia participativa y protagónica” (2.5.1) y de “Establecer un sistema de comunicación permanente, para escuchar al pueblo organizado y al pueblo despolitizado, como parte del esfuerzo para la construcción colectiva del Estado Socialista, bajo el principio de “mandar, obedeciendo” (2.5.2). Sin esto no hay contraloria social.

No se olvida este Plan de la necesidad de los funcionarios o servidores públicos, las sanciones, los trámites innecesarios. Para “Forjar una cultura revolucionaria de servicio público, en todos los ámbitos, fortaleciendo el criterio de que los funcionarios de la Administración Pública son ante todo servidores públicos y están allí para servir al pueblo de forma expedita y honesta”(2.5.4.2); “Profundizar y ejecutar los mecanismos de sanción política, administrativa y penal, según sea el caso, para los servidores públicos que incurran en ineficacia administrativa, política y en hechos de corrupción” (2.5.4.5); y por último, “Suprimir todos los trámites innecesarios en los requerimientos exigidos a los ciudadanos y ciudadanas para realizar operaciones legales con el Estado o para obtener licencias, registros, diplomas, certificaciones, etc.” (2.5.4.7).

Quedan los tres últimos objetivos históricos referidos a: III.- Convertir a Venezuela en un país potencia en lo social, lo económico y lo político dentro de la Gran Potencia Naciente de América Latina y el Caribe, que garanticen la conformación de una zona de paz en Nuestra América; IV.- Contribuir al desarrollo de una nueva Geopolítica Internacional en la cual tome cuerpo un mundo multicéntrico y pluripolar que permita lograr el equilibrio del Universo y garantizar la Paz planetaria. Y el V.- Preservar la vida en el planeta y salvar a la especie humana. No existen referencias directas a la contraloria social, sin embargo, es indudable que estos objetivos ejecutados no serán más que el resultado de una dirección y liderazgo ético y comprometido, que hagan eficaz y eficiente uso de los recursos presupuestarios y financieros, usufructo de nuestras riquezas, en especial, el petróleo y de los impuestos para hacer posible gestiones socioeconómicas a favor de todos y de un País productivo, justo y de potencia ética.

Quiero llamar la atención del último objetivo en cuanto a preservar el planeta y salvar la especie humana, con el buen uso de los recursos naturales que nos da la madre tierra podemos asegurar la vida de las siguientes generaciones. Y esto es hacer contraloría a largo plazo. Debemos hacer uso racional y ecológico de nuestras riquezas y no podemos empeñar el futuro de nuestras futuras generaciones.

Luego de esta revisión del plan de Desarrollo Económico y Social (2007-2019) que asume objetivos históricos trascendentes al incluir la Contraloria Social como objetivo estratégico y desarrollar objetivos generales que inciden en crear las condiciones y factores vinculantes es un esfuerzo normativo de quienes nos interesa el tema para hacer aportes y sugerencias pertinentes.

Mi aporte es ir a debates que lleguen a la concreción en todos los ámbitos de la vida nacional tanto del sector público y privado. Y cruzar este Plan con los saberes necesarios de la Contraloría Social, surgidos del estudio de 400 artículos de Aporrea (ver: http://contraloriasocialvenezuela.wordpress.com/2011/12/26/hello-world/) que como relato colectivo están presentes en el Plan sin embargo,  es necesario reconocer, visibilizar y valorar para que se conviertan en inspiración de un nuevo quehacer institucional. Por otra parte, animar a la construcción de una política pública en la contraloría social y que el Poder Moral y Ciudadano debe ser impulsor de su diseño, implementación y monitoreo desde la participación ciudadana como lo establece la Ley Orgánica de Administración Pública.

* Lic. Comunicación Social (UCV)
Msc en Comunicación Organizacional (UCAB)
Doctora en Ciencias para el Desarrollo Estratégico (UBV)

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.